martes, 29 de diciembre de 2009

De lo que hice, no hice y dejé de hacer en 2009

El año se muere y una pequeña parte de nosotros también.

He de confesar que no creo en los propósitos de año nuevo. Son sólo buenos deseos de lo que nos gustaría hacer pero al final del año sólo se convierten en eso.
Buenas acciones que creíamos que podrían materializarse de manera mágica sin que nos costaran un poco de trabajo, como dejar de fumar, hacer ejercicio y un montón de basura políticamente correcta que, (al ver que nada de eso ocurrió) nos dejan con un vacío existencial.
Porque ahora en vez de una, fumamos tres cajetillas y en lugar de tener el cuerpo de Madonna, parecemos la reencarnación de Vitorino.

Hace poco (cuando por fin me enteré de que el año se estaba acabando) me deprimí un poco porque en mi núbil recuento sentí que no había hecho nada. Después fui con el psicólogo, me cacheteó y vi claramente que mi "nada" en realidad era algo. O fue una trampa psicológica para que me fuera contenta y sintiera que había valido la pena viajar dos horas en el metro para ir a la consulta. Nah, no es cierto.
El punto es que si bien, no terminé mi tesis como lo predije en enero de 2009, tampoco me quedé tan estancada. Pude cambiar rápido de tema luego de la ida a tierras tapatías de mi querida Aralé.
Mi cuerpo no se transformó en el cuerpo de Madonna como lo deseamos el clan de las chicas y yo (mientras nos empacábamos un gran plato de pasta), pero me pude mantener en mi peso.

No dejé de fumar, pero si bajé considerablemente mi consumo de nicotina.

No me lié en una relación amorosa estable y comprometida como lo pedí cuando me tragué las uvas, pero tuve la oportunidad de salir con muchas personas que si bien, no todas fueron buenas experiencias, sí me ayudaron a crecer como persona y avanzar en el terreno del autoconocimiento.
Aunque esto no estaba en mis manos, mi mamá ha recuperado lentamente la salud que tanto pedimos a principio de año.
La cosecha de amistades aumentó. ¡Y como!
Como ya muchos saben, a través de este blog y su debido seguimiento en twitter, contacté por mera casualidad a muchas personas a las que ahora puedo contar como amigos.
Y amigos en serio: Daniel, Alejandro, Melissa, Mariana, Luis, Miroslava, Leo, Patricia, Berenice, Ángeles, Aldo, Ángel, Juan et al. Señoras y señores, muchas gracias por su amistad y todos los momentos felices, divertidos, tristes, bizarros (y lo que falte) que he pasado con ustedes. No esperaba nada y me fui con todo.

¡Brandy se fue! La mascota adorada que me acompañó durante 13 años, el 4 de mayo partió al cielo de los perros, dejando a Cognac sola. Pero nos quedamos con los recuerdos de la que se convirtió en un miembro más de la familia.

Pensar en el siguiente año me da vértigo y miedo. En realidad ahora sólo puedo pensar en que 2009 me dio herramientas y armas para vencer las dificultades y ventajas del 2010. Porque tengo un año más de experiencia, de madurez y de evolución.
Ah!, y ahora me toca desearles un gran año. El año que ustedes se quieran crear.

Fotos del año que se va






miércoles, 23 de diciembre de 2009

Cómo estar solo en Navidad y no morir en el intento

Para Me y Mi a las que aprecio mogollón
Espero que este año, nuestra búsqueda resulte exitosa.
#terabesi

Pues ya estamos a punto de que la Navidad nos saque un ojo.
Algo que no comprendo de estas fechas, es la necesidad de las personas de conseguir pareja (desesperadamente). Pero el fenómeno se da en fechas muy específicas como febrero, entre marzo y abril y en diciembre, como si no hubiera mañana y como si el hecho de no conseguir a alguien con quitarse el calor (o dárselo) es señal de que en todo el año tampoco podrán.

En el caso de la temporada navideña, me imagino que esta afirmación es motivada por la idea que las fiestas se deben pasar en compañía. Yo entiendo por compañía amigos y familiares, aunque cuando lo menciono me dicen: "Pero no es lo mismo".
Es decir, los seres queridos valen madres porque no pueden tener ayuntamiento carnal con ellos. Pues sí, en definitiva no es lo mismo (y en el caso de los familiares, en gran parte de los países, hasta ilegal).
¿Será por eso que la tasa de suicidios y rasgaduras de vestidos varias aumenta en esta época?
Y es que el final del año trae consigo (queramos o no) un análisis de conciencia muy fuerte. De lo que se ha hecho y no en el transcurso de 12 meses. Y en este caso, encontrarse con que no se pudo mantener una relación estable ni con el gato, está muy difícil.
¡Pero amiguito lector, no se sienta mal si ni su perro se le acerca!
Hace poco, luego de que un amigo me contara las desgracias que le habían ocurrido en el año, le dije cual Miguel Ángel Cornejo de petatiux: acuérdate que crisis es igual a oportunidad." Y es verdad.
Porque, ¿qué sería de nosotros si no aprendieramos de las relaciones fallidas por las que atravesamos? O quizá porque no hemos aprendido es que seguimos cometiendo los mismos errores y enamorándonos de las mismas personas que sabemos que serán nuestra perdición cual chocolate para gorda en dieta, o cual cigarro para fumador de 3 cajetillas al día o , o...(cualquier otra metáfora pendeja que se les ocurra).
Es decir, es sano tener errores, pero también saber verlos y extraer el aprendizaje que llevan consigo. (Por ejemplo, yo este año aprendí, que lo mío, lo mío son los extranjeros... o algo).
De cualquier forma, no hay recetas perfectas para conseguir el amor, una pareja o alguien que nos haga olvidar el tiempo. Y menos si la búsqueda parece una misión imposible por encontrar el elixir de la vida.
Easy dude! Están buscando pareja, no el arca perdida.
(Y quiero mandarle un consejo indirecto a cierto tuitero que se la pasa lanzando convocatorias en el timeline. Amigo, esa no es la forma: pareces desesperado. Ah y deberías dejar de escribir como si hablara un niño pequeño. Tampoco es sexy y sí bastante ñoño).
Sí.

Después de destrozar la autoestima de alguien (para su bien) sólo me queda desearles que pasen decentemente las fiestas y déjense de mamarrachadas (ya saben: la navidad apesta, odio la navidad, ojalá que pudiera dormir el 23 de diciembre y despertar el 2 de enero, bla bla bla) Secretamente a todos nos gusta la temporada, nada más que ser reaccionario en contra del sistema jamás pasará de moda).
Embriáguense, pero no hagan cosas estúpidas como subirse a un coche e intentar manejarlo o algo.
Recuerden que es de pésimo gusto morir en estas fechas.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Los héroes caídos

Ay de mí, llorona..
llorona de ayer y hoy
Ayer, maravilla fui llorona
y ahora, ni sombra soy...
La llorona/canción popular oaxaqueña


En la mañana alguien retuiteó a cierto profesor de la FES Aragón, que si bien a mí no me dio clases, su fama se extendía a los dos turnos de Periodismo. Era uno de esos a los que amas u odias.
Pensando en eso, recordé a uno de mis profesores que tenía una línea muy parecida a la del antes mencionado. Ambos se empeñaban en mostrar las raíces del mexicano por medio de la historia, la arquitectura, la música.
Ambos tenían historias truculentas a su alrededor, ambos eran queridos y odiados. Populares, vacas sagradas, temidos, respetados.
Yo le tenía un especial cariño al que fue mi profesor. Cada que abría la boca, le encontraba un singular parecido con uno de mis más queridos tíos. Mismas características, historias y formas de ver la vida. Mismas problemáticas, misma enfermedad.
Ayer hablabamos de Jimmy Hendrix y le dije a mi papá: me gusta mucho su música pero no lo considero un genio. Si necesitas de la droga para tocar así, es que el talento no es nato.
Y exactamente eso me pasa con estos personajes.
¿En verdad se necesita ser un alma torturada para tener genialidad? ¿tener un vicio (que no vicio sino enfermedad progresiva y mortal por necesidad) para trascender?.

Y volví a pensar en mi profesor. Alucinado (o lleno de luz), loco místico, espíritu atormentado, extravagante... recibí grandes lecciones de vida directa e indirectamente. Pero el último semestre, cada vez que llegaba con el semblante alterado, la cara roja y los ojos turbios a darnos cualquier indicación para librarse de dar clase, esa admiración se convirtió lentamente en tristeza lastimosa. Como cuando encuentras que tu héroe de la infancia no era tan grande, tan poderoso o tan sabio.

Y volví a pensar en mi tío. Él es un gran artista (retirado): pintor, escultor y fotógrafo.
Me regaló unos discos de Lila Downs (de la que ambos somos grandes admiradores). Mientras los probaba en el stereo, las notas de su versión de "La llorona" irrumpieron violentamente en el cuarto. Él miraba al vacío cuando, "Ayer, maravilla fui llorona. Y ahora ni sombra soy..." le taladró el oído. Volteó a verme y me dijo "es verdad".
En ese momento yo sólo tuve ganas de llorar.
Mi tío llevó una vida de artista. Vivió como el estereotipo: atormentado, genial y enfermo.
Toda la vida lo he admirado, es de esas personas con las que puedes platicar por horas y terminas tapándote las orejas y los ojos para que la información que acabas de recibir no se te salga, para retener el torrente de datos, anécdotas y vivencias.
En serio amo a ese hombre.

Pero ahora que soy mayor, me doy cuenta que su alma atormentada de artista fue movida por el miedo. Miedo de crecer, de madurar, evolucionar.
Nadie deja ir al amor de su vida a otro país, sólo porque no sabría que hacer en un lugar ajeno en costumbres y diversidad.
Sólo el miedo. Y odio pensar que una de las personas a las que más admiro en la vida, haya sido movido por el miedo en todo momento.
Porque no quiero ser así...
...o porque yo misma tiendo a ser así.

Un héroe es aquel al que le transferimos poderes sobrenaturales. Un papá que todo absolutamente TODO lo arregla. Un profesor que se sabe todas las historias del mundo; una mamá que en todo momento está disponible para escucharte. Un hermano fuertísimo y valiente que te defiende de todos los malos; una hermana que se enfrenta con todo el mundo y no le tiene miedo a nada. Un tío que sabe y domina todas las doctrinas políticas y religiosas del mundo...
Mala noticia: creces y te das cuenta que todo ha sido una patraña.
Que son humanos, que no lo saben todo, que no tienen poderes increíbles, que algún día se agotan.

Ahora que soy mayor me doy cuenta de eso. Y por la misma razón los amo y los respeto más.
Porque algún día escucharé a Lila Downs con su voz potente y dolorosa decir: "Ayer, maravilla fui llorona. Y ahora ni sombra soy..." Y querré que el que esté a mi lado me escuche decir: "es verdad".
Y que ese alguien no tenga ganas de llorar.

lunes, 7 de diciembre de 2009

malditos regalos! y otras reflexiones sobre conciertos masivos...

Post dedicado a Arlett y René por lo que
parece un año de felicidad mientras los demás
envidiamos su buena estrella
y preguntamos en que curso de buceo se inscribieron.
¡Ea valientes! Los amo a los dos.


Atendiendo al tema navideño, el viernes regresé sumamente feliz de la fiesta de fin de año de la oficina. Y no porque la comida haya sido estupenda (que no lo fue), sino porque en el intercambio me dieron justo lo que quería y ahora podré comprar los audífonos decentes que me recomendó el querido y apreciado Dani, para salvar la poca audición que me queda luego de incontables horas pegada al iPod.
sí.
Por otro lado recibí otra cósmica compensación por el horrible y desagradable episodio que viví el jueves (yo nada más digo, no vayan al Lumiere Reforma. O vayan si son gerontófilos). Y esta compensación fue algo tan bizarro y paradójico que me emocionó. Me gané un wii.
¡¡Un wii!!
De dónde salió la idea de que a mí me gustan los juegos de video? ¿cómo ocurrió? Porque dios sabe que yo odio los videojuegos (excepto rock band y guitar hero a los que considero la salida a la frustración para un aspirante a rock star que jamás a tocado ningún instrumento. Nos hacemos llamar melómanos).
Pues la cosa es que tengo una sofisticada consola gamer y temo por mi vida.

Cuando hace poco comencé una amistad que prometía convertirse en algo más pero que no llegó ni a la cola de las tortillas, tuve ganas de aprender a jugar. Pensaba insulsamente que su aprecio subiría si me convertía en experta gamer; afortunadamente deseché la idea que desde su origen era estúpida. Estuve a punto de perder autenticidad por una tomada de mano que no valía la pena. No por la persona sino por la situación en sí. Bah.
(anécdota que no tiene nada que ver, pero que tenía que incluir como responsabilidad social con mis congéneres).

Ah sí, los regalos.
El mismo viernes, mientras hacía algo sin interes para el respetable, la gran Loli marcó para preguntar: quieres ir al Goliath? (festival de música miscelanea que su organizador, Pedro Moctezuma, intentó comparar con Woodstock y Lolapalloza) (ya pueden dejar de reír o de babear espuma). De nuevo:
La Lola:-¿quieres ir al Goliath con un pase en VIP?
DcodyR4: mmm, bueno.

Y así fue como caí en la zona VIP para codearme con personalidades como Ari Borovoy y unos pendejillos de telehit cuyos nombres no recuerdo. Ayer, Luiz Yocomolobos me dijo: dicen que los de VIP se la pasaron bien. Y sí, yo creo que fueron los únicos.

La zona de general era un asco, demasiada gente y demasiada discriminación. Jamás había ido a un concierto tan elitista por razones varias:

1-El servicio médico estaba justo al lado de la entrada a VIP, para los demás había que caminar toda la Alameda Poniente.
2-Básicamente la zona de comida era el equivalente a elegir, en que lugar de Polanco comer. Había puras cadenas de zonas adineradas, a excepción de una cadena de pizzas que vendía las individuales en 50 pesos (unos 6 dls aproximadamente).
3-Los grupos iban retrasados dos horas. Sólo quería ver a Justice y me lo perdí porque salieron a tocar como a las 3am. Es decir, la organización fue una mierda.
4-La zona VIP apestaba. Los yuppies ni siquiera iban a ver el concierto, competían por ver quien tenía más botellas vacías en sus mesas y quién trataba peor a los meseros. Maldita alta sociedad cerda.
5-Los boletos: Zona general: 790 (80 dls) ; Preferente:1500 (160 dls) VIP: 2,875 (300 dls aprox). Creo que el comentario sobra.

Pero en general no estuvo mal. Pude ver muy de cerca a Calle 13 (de los que ahora soy una núbil fan pouser gracias a que (y no me canso de decirlo) Residente está re-bueno), a Black Eyed Peas (que tampoco me gustan pero tienen buen espectáculo), a Cromeo (a los que tuve a cuatro metros y suenan parecido a Daft Punk) y otros grupos cuyos nombres no recuerdo porque me asaltó una migraña terrible que sólo se curó con dos aspirinas, paracetamol y diclofenaco todo eso tragado con una coca-cola.
Fue un gran viaje, enorme.

Salimos a las 2:30am muertas de frío, sin ver a Justice y comentando sobre drogas duras durante el trayecto de Santa Fé a la Roma.

Llegué a casa a las 3:30 en lo que fue un cuadro ligeramente gracioso visto desde fuera: Yo tocando la puerta y marcando al teléfono para despertar a mi papá porque no tenía llaves, temblando de frío, mientras Cognac estaba acostada en mi cama con la panza para arriba, las patotas abiertas y la cabeza de lado.

No cabe duda que el perro es el mejor amigo del hombre.
Cuando le conviene.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

De intercambios y otros oscuros objetos del deseo

Diciembre me gustó, pa que te vayas
que sea tu cruel adiós
mi navidad...
Amarga navidad/José Alfredo Jiménez


Después de tres años de vida laboral, descubro que no soy fan del intercambio.
En realidad, el hecho per se no es detestable, la tradición del regalo está desde que tengo memoria (y más atrás) y siempre se agradece el obsequio desinteresado. PERO, el regalo de intercambio puede llegar a ser desagradable y apestosísimo por razones varias.

1. Porque casi siempre, participa toda la oficina. No es lo mismo un intercambio entre amigos, cuando sabes más o menos que dar, que la famosa "rifa de papelito". Ahí te puede tocar desde tu mejor amig@, la secre que te acusa de tardar media hora más en la comida, el jefe que te hace la vida imposible, el buenón del piso, el mueble y demás fauna burócrata.

2.No das un regalo por gusto sino por obligación. Aún cuando te niegues a asistir a la faji-chupi-comida de fin de año, NO te puedes zafar.

3.Nunca te dan lo que esperas. Afortunadamente a alguna mente maestra se le ocurrió que los participantes dieran una lista de lo que desean. Antes sólo se daba el monto mínimo de regalo, pero se corría el riesgo de que Pafnuncio le diera una flamante cartera de piel con el logo gigante del América a Romualdo que le va a las Chivas. O que a Juanita de "cobros" le dieran una caja de chocolates cuando es diabética. (Que dios bendiga las tarjetas de regalo).

4.El momento de entregar el obsequio es ligeramente ridículo. Normalmente se hace en medio de la comida, entre el pollo en salsa de almendras con pudín de elote y el tiramisú de 7 chocolates con sidra Santa Clos. Los convocados pasan con su regalito al frente y entre el queloabra-queloabra, besobeso, sexosexo pasan unos de los 5 minutos incómodos de la noche (y los que faltan).

Después viene el chupe, más chupe, bailongo, bailongo deshinibido, bailongo subido de tono, el baile del perrito, reaggeton, lambada. Y lo que sigue: -"¿Alguien a visto a Ricarda? se desapareció y dijo que me iba a dar un rai...-
O como lo que me contó una gran amiga que vio en su fiesta: "Albertano de finanzas se puso a brindar con el jefe y le rompió la copa, luego fue a bailar y quizo manosear a las muchachas". O "Simeón se puso bien pedo y le mentó la madre a todo el mundo", ó:"estabamos bailando y pisé al director de la empresa".

Gracias a alguna bendición cósmica o algo, en los trabajos en los que he estado no he tenido que pasar por tanta desgracia. En el primero hubo tiramisú de chocolate (o de lo que sea), el baile del perrito (y el clásico tímido que se deschongó en el proceso luego de tres tragos), disfraces de princesas, saltimbanquis y demás cosas del medievo (recordé a una pobre tuitera que buscaba ideas originales para vestirse de vaquera por una causa similar) pero nada de regalos.

En donde actualmente trabajo, el año pasado la cena fue agradable y afortunadamente casi todos guardaron la compostura, pero tuve que pasar por el incómodo momento del grito de guerra besobeso-sexosexo. Me dieron una tarjeta de regalo de la reconocida librería que promueve frases jocosas y compré 3 películas de mi director favorito Pedro Almodovar y un libro de Ibargüengoitia que no me gustó (aunque yo quería un iPod).

Pero nada como la anécdota que oí hace tiempo sobre una fiesta de fin de año ocurrida por ahí de 1970 y tantos: "Todo el mundo andaba en la fiesta bien contento, cuando de repente veías que dos se desaparecían en una oficina. A principios del siguiente año llegaron como tres muchachas llorando con sus mamás fúricas, buscando al jefe porque estaban embarazadas".
Creo que por eso dejaron de hacerse fiestas en las oficinas.
Supongo que así, la gerencia no paga esos platos rotos.

lunes, 30 de noviembre de 2009

Cosas del twitter innecesariamente desagradables (o algo)

Una de las tantas cosas que me molesta en twitter es el RT, el lamento gratuito, las frases cursis queintentansersoftporn y los hashtag recurrentes como esa cosa de #internetnecesario. (Ajá, limpien la saliva rabiosa de sus bocas, hay quienes pensamos que el paquete fiscal COMPLETO es mucho más importante que lloriquear por sólo el 3% de internet)
Ejem, ejem...

¿No podría hacer como en FB y ocultar los tweets recurrentes de la gente que hace de esto su rutina diaria de tuiteo?
Y exactamente ese tipo de cosas es el que me hacen querer huir de Twitter como de la plaga de almorranas furiosas o de oficinistas de Polanco con intenciones de ligar en cocina económica (imaginar corbatudo alzando el vaso con agua de jamaica y guiñando el ojo).

La solución es tan obvia que da comezón: dar unfollow. Y lo he hecho... mucho. Dios sabe cuanto unfollow he hecho.
Hasta a gente que en algún momento de esta vida me interesó mucho (aunque eso fue por otras razones pero no ese no es el tema, ni los frijoles están refritos aún).
El caso es que yo me pregunto: si esta es una comunidad, debería haber reglas de, llamémoslo civismo, a la hora de llenar de pendejadas al aire el ciberespacio.
DEBERÍA.... guiño, guiño.

En realidad sólo quería quejarme.
Tengo hambre y el concierto de los Fabulosos FABULOSÍSIMOS Cadillacs es hasta las 8pm.
(último post de noviembre lleno de sentimentalismos, emoción y estiercol).
bai

Atento aviso a la comunidad

Por motivo del mes de diciembre y todas las celebraciones, emociones y suicidios que conlleva la época navideña, este blog se complace en presentar el especial navideño:
ESPECIAL NAVIDEÑO DE AQUÍ.

Así que durante todo el mes esperen los post especiales, suicidas, emotivos y felices que este cuchitril les tiene preparado.
(sale los lunes miércoles y viernes, empezando desde el miércoles 2 de diciembre).

vai.

martes, 24 de noviembre de 2009

¿Los restos del naufragio?

Cocorocó caballero
una limosna para este pobre viejo
que ha dejado hijos
para el año nuevo...
El viejo/ canto tradicional veracruzano


Me pregunto si ya es hora de hacer un recuento del año...
Seguramente en las oficinas de esta ciudad, están llegando correos que dicen algo así:
"Queremos extenderles la invitación para la comida de fin de año donde habrá música y sorpresas (y la sorpresa será que no habrá despidos... hasta enero). Tendrá inicio a las 5:30pm (para que tenga mucho más tiempo de acordarse de que brindó con el jefe y le estrelló la copa, quizo manosear a las muchachas y bailó animadamente el baile del mono con perfecta coreografía). Habrá servicio de taxi. (pa´ que se embriague a gusto y se olvide de la gran aventura en los separos, o en su defecto, del posible borrachazo en periférico).

Cuando llegó mi propio correo pensé, ¿ya tan pronto?. (Entran los acordes de "Amarga navidad": Diciembre me gustó, pa´que te vayas... que sea tu cruel adiós, mi navidaaaaad). Y pensé en lo que he hecho, no hecho y dejado de hacer desde la última vez que pensé: Ya es diciembre.
Es decir: el año pasado por estas fechas no tenía un blog (ni pespectivas de abrir uno, vaya). Me preocupaba el calentamiento global y las posibles consecuencias de la guerra ideológica en el sur de África así como la colección otoño invierno de Luis Güitón. Nah.
En realidad estaba al borde del pánico porque faltaba nada para la boda de mi hermana, no tenía vestido para la boda y me había convertido en la persona más importante del evento (más que los novios, por supuesto): Yo era... La madrina de pastel. (Entra música de "Final Countdown" Tururu ruuu, turururu ru).
Ah sí, y mi hermana se casaba.

Algunas cosas han cambiado, otras no.
-El año pasado para estas fechas estaba estrenando trabajo (y sigo con el mismo, gracias a algún milagro cósmico-fenómenal);

-Sigo soltera, lo que se traduce en 6 pelmazos mandados (muy amablemente ya que su concepto de respeto y pareja no eran equivalentes con los míos) a la mierda en casi un año (ah, soy encantadora);

-Sigo con el mismo celular.
- El año pasado, a pesar de la boda y todo lo que me hubiera gustado planificar una dieta, sesiones de gimnasio y un gran corte de cabello, me ganó la pereza. Creo que nunca me vi más pasada de peso y desarreglada que en esa fiesta.
Un mes antes se me ocurrió la grandiosa idea de hacer un corte de cabello, digno del recorte presupuestal para *inserte un rubro importante en la economía nacional* (aproximadamente 15 centímetros) .Por lo que fue muy difícil peinarme y me hicieron un arreglo digno de cualquier jeva asistente al gran baile anual de Sonido La Changa (anga, anga, anga) o de sonido Polly March.
(... aún sigue la lista)
- El señor Yoshimi sigue igual de sabroso..
-Hice grandes amistades como el Flaco y M (aunque después corrieron a Flaco y M me empezó a ignorar sistemáticamente hasta que yo me aburrí de comer sola y sentirme sola).

Otros asuntos inexistente el año pasado, se echaron a andar, por ejemplo:
-Estoy haciendo ejercicio y dieta, cosa harto importante para mi salud.
-En esta edición de diciembre 2009 Avanzo penosamente con la tesis (pero avanzo). Hace un año no había siquiera pensado en un nuevo tema después de que abandoné el proyecto con Aralé, por lo que cualquier mención al tema, era como invocar a Elba Esther en negligé (y transparente).
-Abrí "Crónicas..." que ha servido para explotar la actividad que más me gusta hacer en esta vida que es escribir, conocer a laS genteS del post anterior y básicamente como una sesión de catarsis más efectiva que zamparse dos docenas de cajas de chocolates (aunque no es tan delicioso).

Y en resumen, creo que tuve un intenso crecimiento emocional, junto con un golpe (sigo hablando de lo que viene a ser el sentimiento, abusados!) que no esperaba a inicios de marzo. Pero ella es tan fuerte que me hace fuerte a mí. Y sí ella no se pandea, yo tampoco.
(Eso fue taaan local, pero no pienso compartirlo con el mundo.)
seee.
¿Será que ya es hora de un conteo del año?.
Creo que no.
Esperaré otro poco. Me niego a aceptar que 2009 está agonizando y las expectativas que tenía del año, también.

martes, 17 de noviembre de 2009

No son hologramas, ¡son gente real!

A pesar de lo que cualquier persona no inmersa en el mundo del periodismo creería, los idem no somos gente extrovertida, amistosa, expresiva y popular. (Ok, hay sus excepciones como mi hermana, pero esa es otra historia).
Desde que puedo recordar (por algún motivo ajeno a mi entendimiento) he tenido muy pocas amistades. Y no porque sepa escoger muy bien o porque sea muy selectiva, sino porque la popularidad no se me da a granel. Tampoco fui la apestada, simplemente el arranque para departir con personas extrañas no es lo mío.
Es curioso pero en cada etapa, mis amistades se han ido filtrando. Por ejemplo, de la primaria y secundaria sólo queda la Gatona (con la que he compartido momentos tan trascendentes de mi vida como el primer día de clases de primero de primaria); de la preparatoria quedó Adrián, sobreviviente del nutrido grupo conocidos como los "chivos tizos" (a los que extraño mogollón). De la Universidad conservo amistades como Aralé e Isra a los que veo cada que Vicente Fox dice algo inteligente, porque la primera vive en Guadalajara y el segundo tiene una agenda social apretadísima.
De ahí salto al crew de las chicas : Lú, Loli, Mago, Arlett y Alma, con las que difiero en edad porque me llevan entre 5 y 8 años.
Eso me lleva a mis amistades actuales y el motivo de este post. Como ya he explicado tantas y tantas veces, internet es una ventana de posibilidades infinitas.
Cuando empecé con este blog y con la cuenta de twitter, jamás imaginé todo lo que cambiaría mi vida. Comencé a relacionarme con gente a la que no hubiera podido conocer más que por este medio y no sólo eso. Ellos se convirtieron poco a poco en amigos entrañables; ya no en hologramas que responden un chiste tonto o una crítica ácida en twitter. Son personas con las con las que salgo a trasnochar, grito de emoción, aprendo temas que antes me interesaban un pepino (como la moda), desahogo mis frustraciones amorosas, hago de confidente, comparto música, hablo de temas serios y me río como si no hubiera otra cosa que hacer.
Y pensar que todo derivó de una reunión a la que no tenía planeado ir. (Y terminé yendo porque mis papás me dijeron que dejara de ser tan antisocial).
Entonces termino mencionando a Botica Pop, Bere, Pustulio, Marianita, Alex, Leo, Ángel, Aldo, JuanP, Luiz, Concertina, Guapologa, Ikhos y todos los demás que no conozco en vivo y a todo color, pero a los que aprecio y respeto igualmente.
Noches como la del fin de semana anterior deberían repetirse tan seguido como sea.
Los quiero a todos infinitamente y les agradezco su amistad.
Muchachos: Se acerca el fin del mundo. Lleven cartones y botellas de Jack Daniels porque aquello se va a poner muy mal.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Sobre crecer y los adultos constipados

Muy temprano en la mañana prendí el radio. Por supuesto no es una actividad fuera de lo común porque lo hago todas las mañanas para salir con más "ánimos" al trabajo (aunque después de oír el programa del ISSSTE que ponen en Reactor 105.7 a las 6 am... bueno).
El punto es que hoy, dos pensamientos ocuparon mis reflexiones matinales.
La primera, fue la canción que escupió el radio: "El pendeviejo" de Los auténticos decadentes. La letra dice algo así:
Quiero ser un pendejo,
aunque me vuelva viejo,
que no se apague nunca,
lo que yo llevo dentro...
(para los que no sepan, los argentinos utilizan este término así: pendejo= niño o jovencito).
Es decir, el individuo de la canción no quiere caer en la trampa del adulto serio y amargado.

La siguiente, fue el eco de una plática que tuve hace poco con una amiga. Me decía que, a su vez otra amiga (que tiene aproximadamente 33 años) le hizo una declaración tenebrosa para alguien de su edad: "No quiero madurar, quiero que las cosas sigan igual que cuando íbamos en la prepa".
Así que mientras me lavaba los dientes, interrumpí el proceso para preguntarme:
¿Es decir que crecer y madurar son sinónimos de amargura y seriedad? (acto seguido, escupí el dentífrico y descubrí que me había ensuciado el suéter). Seee
Anécdota
Recuerdo que cuando iba en la prepa, conocí a un buen amigo al que llamaré Vicente. Él era alegre, tocaba la guitarra, usaba guaraches de suela de llanta y en aquél tiempo, era bastante flexible con su forma de pensar y sus opiniones.
Entramos a la Universidad y Vicente cambió mucho su apariencia, pero no su carácter. Al poco tiempo, conocimos a un fulanito que iba en nuestro salón y casualmente militaba en cierto partido político.
Vicente empezó a juntarse mucho con el fulanito, que a su vez era mucho más grande que nosotros; serio, amargado, casi siempre nos veía con una mezcla de entre compasión y diversión y la constante en su cara era un rictus de entre intelectual de mierda y político serio de mierda. Pobre Vicente, a los pocos meses se convirtió en una copia al carbón (de mierda).

Cuando en algún momento traté de indagar que había pasado con el Vicente que conocí en la prepa 9, me dijeron que había cambiado porque él sí había madurado y crecido como persona. No como nosotros, que seguíamos entre el bullirengue y la lámina acanalada, brincoteando en los conciertos y perforándonos la cara como adolescentes. Fin de la anécdota

Me parece que ser de espíritu liviano (en el buen sentido de la palabra, no en el caliente sentido de la palabra, gracias) no está peleado con madurar. A veces las vida nos pone pruebas fuertes, y es en ellas donde probamos que hemos crecido.
No creo que se necesite usar traje sastre, peinarse con el cabello relamido y poner cara de estreñimiento crónico para dar la idea de madurez. O estar de mal humor todo el día porque la situación económica del país apesta, porque los políticos apestan o porque la vida en general apesta.
(Para eso, úsese este VALE por un vidrio roto y córtese la yugular pero ya, que nos roba oxígeno a los demás)
VALE POR UN VIDRIO ROTO
Y UNA JERGA =)
(
imagínese el cuadrito porque no supe como hacerlo)

Lo admito, me asusta pensar que ya he ingresado a la vida real del adulto temprano. (Como cuando recibí mi diploma de egresada y mi mamá con una sonrisa entre maligna y cómplice me abrazó y me dijo al oído: "Bienvenida a la realidad")
Aún tiemblo cuando me acuerdo y despierto llorando en medio de la noche .

Entonces, ¿quiero ser una "pendeja" como en la canción? Sí
Siempre y cuando, emerja el adulto responsable que soy cuando la situación lo amerite.
Cada cosa en su lugar.
Amén por eso.

martes, 3 de noviembre de 2009

McLuhan pone y la conexión dispone: amor por internet

y la distancia le ganó al amor
solo te veo en el monitor...
Volován
Y el que no lo haya vivido ¡que se muerda la lengua por mentiroso!

La Aldea Global (gracias McLuhan) nos trajo los grandes beneficios de la interacción a niveles sorprendentes.
Por ejemplo, hace 30 o 40 años nadie se imaginaría que una relación podría gestarse entre dos personas que viven, ya no digamos en entidades distintas, sino en diferentes países. Eso me recuerda a un novio que tuve cuando tenía 15 años. Era de Venezuela y me llevaba dos años; por supuesto, el feliz romance duró el tiempo que nos tomó darnos cuenta que aquello no prosperaría por el pequeño detalle de que ni siquiera vivíamos del mismo lado del continente.
Claro, también existen historias de éxito a pesar de las fronteras, pero los casos son tan reducidos, que las esperanzas de involucrarse con un marqués alemán o un potentado árabe se pierden entre los millones de usuarios de la web.
¡Es tan fácil y tan engañoso! Porque el enamoramiento virtual puede ser muchísimo más fuerte que el tradicional. De entrada no existen los defectos (ni físicos, y menos de carácter). Cómo le digo a la persona que está del otro lado del monitor que tengo un carácter de la jodida, que soy gritón(a), egoísta y que no terminé la secundaria (por ejemplo).
Como casi siempre sucede, nos enganchamos con los detalles en los que establecemos identificación. Y durante una charla virtual, esos detalles se magnifican al máximo, porque no hay un punto de contacto físico para que ocurra la famosa “química” o “crush” (como deseen llamarlo). Las palabras e ideas son el único motor que llevan al sentimiento, porque todos los factores físicos quedan anulados.
Un gran ejemplo de ello, es la historia de FO que no quiere ser llamado así y que entonces será Mr X. Él dice:

No sé cómo conocí a una chica vía red social. Ella es de Veracruz, pero ha
vivido en distintos estados de la república. Actualmente se encuentra en un
lugar del Caribe mexicano. El punto es que con ella he conversado mucho, bastante: nos hemos contado muchas cosas, y creo que conoce más de mí que algunos amigos, incluso. Hemos tenido lindos "cibermomentos" (lo que sea que
ello signifique), y ambos (de su parte, según me ha dicho) somos actualmente
personas relevantes en la vida del otro (raro, ¿no?). En fin, como sea...lo que
he percibido de su personalidad me ha cautivado sobremanera (y, por otro lado,
la chica es muy guapa). No ha podido venir al DF por problemas laborales, y yo
no he podido ir a donde ella por situaciones económicas. Además, me parece un
tanto "ridícula" la situación.

La situación cambia ligeramente cuando la gente decide conocerse o mejor aún, la gran red de redes hace de Cupido y nos acerca a personas que ni remotamente pensamos conocer. Las encontramos por los lugares más inverosímiles de la web, (como en los blogs). El azar y el destino mueven las cuerdas y la web sólo hace que las piezas se acerquen.
Ya sea que asistamos a una reunión a la que no teníamos pensado ir o un correo oportunamente contestado, como en el caso de Bere y Andreas (mejor conocido como El Andy) que se conocieron gracias a una página de hospitalidad internacional en la que ella ingresó cuando estudió su posgrado en Suecia y él fue el receptor hospitalario en los primeros días de su estancia. Lo demás, ya es historia contada.
Pero, ¿qué nos lleva a tener un enamoramiento virtual? ¿La soledad, acaso? ¿La falta de personas que estimulen nuestro interés? Es difícil determinarlo, y no tiene nada que ver (ni significa) que los individuos en cuestión sean un par de perdedores… o algo.
Porque queramos y lo admitamos o no, (a menos que tengamos pareja y tengamos una estabilidad emocional con ésta) siempre estamos en la constante búsqueda del amor y del par que haga perfecto click con nosotros, que se sintonice con nuestras ideas como tener gustos extraños por Kitty, inclinaciones por la nueva ola de música irlandesa tradicional que incluya el bongó o debilidad por las carreras de caracoles.

Y para terminar, rescato un punto importante. Charlando sobre el tema, una muy querida amiga bloguera, me platicó:

mi historia es un poco al revés, fue hace como 10 años aproximadamente; comencé
a andar con un chavo que como a los 4 meses de novios se fue a vivir a Canadá
por 6 meses! Yo lo animé para que se fuera porque era una gran oportunidad. El
caso es que él se la pasaba en la computadora y yo era súper papa para usarla (todavía existía el ICQ, imagínate) y se volvió una situación muy tensa entre
los dos porque él quería que yo estuviera más disponible para chatear y hacer
video llamadas y yo no tenía ni tiempo ni ganas de estar lidiando con el clásico
"se me fue el internet, ¿qué dijiste?" "No te escucho, te vuelvo a llamar" y un
largo etcétera.
Total, que la relación se desgastó mucho gracias al chat, porque él se hacía unas telarañas mentales espantosas interpretando si había puesto de nick una canción o le había escrito diferente que el día anterior o, más desgastante, si no le contestaba sus e-mails el mismo día y así.

Y así es señoras y señores, niños y niñas caramelos y bolitas, como terminan estas relaciones la mayoría de las ocasiones.
Y de eso no se trata.

martes, 20 de octubre de 2009

Lo que son los premios

Dejo pendiente el post que iba a publicar hoy para poner los premios que me han dejado en otros blogs y no he tenido tiempo de postear:

Agradezco a BoticaPop, JuanP y Karyna por acordarse de este chiquero.
Y como uno de los premios viene con meme, pues contesto:

1. ¿En qué animal te reencarnarías?

En hiena, siempre he querido ser banda.

2. Algo sin lo que no puedas estar...
Familia y música. Simplemente no concibo un mundo en el que no exista la música. (y lo otro se explica solo)

3. ¿Qué es lo que más aprecias de una persona?
Que sepa decir lo exacto en el momento exacto. Y que si no tiene nada inteligente o que aporte algo, mejor se quede callada.

4. Suelo vestir de color…
Negro. Como soy una palurda para combinar, el negro siempre es obligatorio para mí.

5. Tres palabras que te definan:
obsesiva, inteligente y amigable.

6. Un lugar al que viajarías:
Difícil. Estoy haciendo un esfuerzo sobrehumano con mis finanzas porque quiero viajar a la Argentina, pero desde que vi "Madeleine" en la pubertad, el amor de mi vida es y será para siempre Paris.

7. Tu cita favorita (de un libro, película…):
del "poema 20" de Pablo Neruda: "... Es tan corto el amor y tan largo el olvido"
de la canción aire de Mecano: "...este cuarto es muy pequeño para las cosas que sueño"
De la película Trainspotting, no recuerdo el cita exacta, pero mi adolescencia fue marcada por la perorata de Renton sobre elegir. Me sentía bien malosa.

8. Algo que quiero hacer:

Viajar y seguir abrazando a mi mamá cuando ella cumpla 90 años.

9. De mayor quiero ser:
Creo que todavía tengo chance de contestar esta: quiero ser editora de Chilango. ¿Más allá? De Vanity Fair. (ajua!)

10. Reconozco que mi mayor "monosidad" es:
Monosidad? Es decir ¿mi gracia? Siempre he dicho que para sobrevivir sólo tengo mi sentido del humor y mi racionalidad.

Ah si los elegidos:
Lisistrata
Alma de chocolate
Chacharas en la red
Salté de la carroza

domingo, 18 de octubre de 2009

Sobre Luz y Fuerza del Centro

Hoy publico la carta de un amigo querido que trabajó 17 años en Luz y Fuerza del Centro. Yo quiero mantenerme al margen de las controversias, así que guardo mi opinión al respecto. Pero como periodista tengo el deber de dar a conocer versiones como éstas en el espacio que tengo.
Saludos a todos.
Hola Amigos, la verdad no he sabido bien a bien como empezar a contarles lo que sucede, todo ha sido tan fuerte, sabiamos que esto siempre lo había tenido en mente el gobierno, el presente es sobre todo para apelar por vuestro apoyo para la causa del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) ,primero aceptaré y seré autocrítico con respecto a que Luz y Fuerza no daba un muy buen servicio que digamos, es cierto a medias, claro que existen y han existido malos trabajadores (felizmente yo nunca fui uno de ellos) prácticas corruptas e ineficiencias en la atención a los usuarios, verdad a medias porque esta empresa siempre ha trabajado (y un servidor llevaba 17 años trabajando ahí en diferentes secciones) con mínimos recursos, con parches, añadiendo alambres, trabajando con maquinas de escribir en plena época computacional, qué dónde está el dinero destinado a esta paraestatal se preguntarán?
NO ES PARA LOS DICHOSOS "PRIVILEGIOS" DE LOS TRABAJADORES QUE TANTO DICEN LOS MEDIOS, LAS PRESTACIONES GANADAS A TRAVÉS DE 95 AÑOS DE EXISTENCIA COMO SINDICATO ESTAN RESPALDADAS EN LA LEY FEDERAL DEL TRABAJO, Y REPRESENTAN CON TODO Y NUESTRO RÉGIMEN DE SALARIOS PARA LOS ACTIVOS Y PAGO DE JUBILADOS EL 30% DEL PRESUPUESTO DE LA EMPRESA, ADÓNDE SE VA EL OTRO 70?
AL PAGO QUE HACE LUZ Y FUERZA A COMISION FEDERAL DE ELECTRICIDAD (LA OTRA EMPRESA PÚBLICA DE LUZ) POR CONCEPTO DE COMPRARLE ENERGÍA EN BLOQUE, SI, LUZ Y FUERZA NO GENERA LUZ, PORQUE NUNCA LE HAN DADO RECURSOS PARA QUE LO HAGA, REVENDE LA LUZ.
Y DÓNDE ESTA EL QUEBRANTO SE PREGUNTARÁN? QUE POR LAS TARIFAS IMPUESTAS POR HACIENDA, LUZ Y FUERZA ESTA OBLIGADA A COMPRAR A CFE EL KILOWATT A $1.20 Y REVENDERLO A LOS EMPRESARIOS A $0.88 CENTAVOS, NO A LAS TARIFAS DOMESTICAS COMO LAS DE USTEDES , ESAS TIENEN EL MENOR SUBSIDIO, EL GRAN SUBSIDIO SE VA PARA LOS GRANDES CONSUMIDORES.
QUIÉN ME PUEDE DECIR QUE EMPRESA ESTARÍA CON LAS FINANZAS SANAS SI SE LE OBLIGA A REVENDER UN PRODUCTO MÁS BARATO DE LO QUE LE SALE COMPRARLO?YA NO DIGAMOS FABRICARLO.
Lo cierto es que Calderón ha liquidado esta empresa, sustento de miles de familias, de un plumazo, detras de esta iniciativa (y sin ser un paranóico se los digo) se encuentra la intención de abrir al capital privado este bien nacional, huelga decir que al contrario de lo que mucha gente piensa, el hacer la apertura de esta industria no se reflejará en tarifas socialmente más económicas para los miles de usuarios que desde ahora les cuesta trabajo pagar este servicio, que con todo, se encuentra minimamante subsidiado, con la entrada de capital privado se terminará dicha ayuda gubernamental.
Sin ser un dechado de santidad, el SME se cuenta entre los últimos bastiones de sindicatos independientes y en cierta forma democráticos del país, no hay líderes eternos, desde que yo entre a laborar hemos elegido alrededor de 5 secretarios generales diferentes, no tenemos liderazgos eternos como los del SNTE, teléfonos o petróleos, tampoco son imaculados estos líderes, pero si rinden cuenta a una base de trabajadores que cuestiona,esta informada y es exigente.
Muchos articulistas y sesudos intelectuales han querido vendernos la idea de que los sindicatos son entes completamente anacrónicos, nueva verdad a medias, en algunos casos lo son, pero son lo único que nos queda ante la indefensión que generan los contratos (si es que los hay) practicamente esclavistas que ejercen empresas trasnacionales como WALMART,donde trabajadores son explotados, sin seguridad social, ni mínimas prestaciones, eso es ser una empresa productiva?
El que los electricistas han peleado (y ganado)un contrato colectivo de trabajo que trata con dignidad al trabajador es motivo para cuestionar privilegios?no deberían mejor tratar de pelear los que nos cuestionan igualar prestaciones parecidas a las del SME? en dónde estaría el problema en hacerlo? porqué y aun en tiempos de crisis no es mal visto que a la clase empresarial se les libre de impuestos, se les rescate financieramente, o en otro caso, no la clase política se da (ellos si) privilegios enormes y documentados?
Todos los demás estamos condenados históricamente a mirar de lejos y resignarnos a NO ganar un trato justo, y sobre todo digno?.
No podría negar que mi empresa, no daba el mejor servicio que debiera, y sí, en varios casos derivado de la mala labor no solo de quienes la administraban, sino también de trabajadores, no obstante, el mismo SME a últimas fechas estaba muy consciente de la necesidad de cambiar, mejorar y renovarse, en eso se estaban encaminando esfuerzos, hasta que, como en un golpe de estado fueron tomadas militarmente nuestras instalaciones.
Estos son solo algunos datos amigos, este mensaje, ahora extenso (mis disculpas por ello) solo es para darles la versión de alguien que ha dejado su vida y esfuerzo en esta empresa por 17 años, y al llegar (como todo parece indicar) al termino esta etapa de mi vida, quería dejarles mi testimonio muy personal de la cosas, a manera de que cada quien saque sus propias conclusiones.
Me resta invitar a todos aquellos que coincidan en que hay que luchar por un país, un mundo más justo y digno, a que marchen con nosotros, porque no solo crearemos tráfico -como dicen nuestros detractores-saldremos sobretodo a defender nuestro empleo, pero también a defender una visión de país que cree necesario y urgente un México con más igualdad, pero no a costa de quitarnos a trabajadores lo que hemos logrado mediante conquistas históricas,en todo caso que los demás trabajadores igualen sus contratos o mejoren el nuestro, pelearemos porque no existan ya 2 ó 3 mexicanos en la revista FORBES y 40 millones en pobreza extrema.
atte. Nilo Vargas F

viernes, 16 de octubre de 2009

Y nos seguimos muriendo de hambre...

Recuerdan el guest post que hice en "El rincón del Ornitorrinco"? Pues como ya pasó una semana, ahora lo publicaré aquí, por si no vieron allá. Y si ya lo vieron, pues cuicuiri.
De nuevo le doy las gracias a mi querídisimo Ornitorrinco por darme la oportunidad de publicar en su blog.
****************

Y la curiosidad mató al gato. Domingo en la mañana: ojos hinchados, control en mano, empecé la rutina que corresponde a ese día: ver la televisión mientras me atasco de cereal con chocolate. Zapping rápido y me encuentro con el programa que trae de cabeza a algunos blogs y medios de comunicación: México´s Next Top Model.

Todo iba medianamente entretenido cuando me explotó la bomba en la cara. La única chica que se veía sana (no tenía los pómulos saltados, la clavícula no amenazaba con romperle la piel, ni parecía sacada de una postal de ayuda humanitaria para África) fue increpada por uno de los jueces con una sandez monumental: “¿Sabes que vienes con sobrepeso?”

¿Sobrepeso?, ¿gorda? ¿Acaso Oscar Madrazo y yo estábamos viendo a la misma persona? Lo primero que se me vino a la mente fue: “si ella tiene sobrepeso, entonces yo sufro de obesidad mórbida”. El pensamiento desapareció rápido; si bien no tengo precisamente el peso ideal, tampoco excedo los límites de lo sano.

¿En dónde quedó el trabajo de la Fundación Ellen West en México y en los fashion week de las capitales europeas?, ¿Y la propuesta de hacer que la talla cero desapareciera? ¿No que los diseñadores ahora trabajan sobre maniquís talla 7?, ¿No que ya no querían modelos enfermas en sus pasarelas?, ¿Qué mensaje está mandando la revista Glamour y Sony Entertainment Television con ese tipo de comentarios acerca del peso?

Esta indignación me dio vueltas todo el día. Yo puedo entender casi de inmediato que Oscar Madrazo es un reverendo imbécil que no tiene idea de cómo se ve un cuerpo sano, porque convive con mujeres que se sienten Paris Hilton de petatiux, talla menos cero que (pobrecitas) se matan de hambre. Pero esa soy yo, una adulta de 24 años.

Y, por ejemplo ¿ mi sobrina que tiene 14 años y prefiere comprar un pantalón talla 9 que le aprieta, a un talla 11, sólo porque 11 es de “gordas”? ¿Ella lo podrá comprender igual de rápido?

Si bien, es verdad que existe el libre albedrío y el criterio para saber discernir y no dejarse influenciar por este tipo de programas, también es cierto que muchas adolescentes (entre la inmadurez y los cambios propios de la edad) no saben usar ninguna de las dos cosas.

El ejemplo más cercano que tengo, soy yo. Tenía amigas delgadísimas que estaban traumadas con el peso y que se la pasaban viendo revistas y soñando con la talla cero. Eso me llevó a imitar: confieso haber tenido problemas de alimentación que trajeron complicaciones que hasta hoy arrastro. En preparatoria tomaba 5 o 6 litros de agua al día, tomaba laxantes y pasaba periodos de ayuno larguísimos de entre 10 y 11 horas, interrumpidos por un cigarro, un chicle y -sorpresa- más agua.

Eso (afortunadamente) sólo me reportó una gastritis que con el paso del tiempo se convirtió en colitis que hasta la fecha me acompaña. Y a pesar que a nivel físico no hubo cosas más serias como anemia o leucemia, si dejó rastro en la autoestima y la seguridad. (Ahora sanada, gracias)

Por eso cuando vi esa aberración llamada “México´s Next Top Model” me llené de rabia. ¿Hasta cuándo vamos a permitir que a nuestras sobrinas, hijas, hermanas y nosotras mismas nos estén mandando el mensaje de que sólo estando en los huesos se puede triunfar y ser feliz?

¿Hasta cuándo vamos a permitir que un estúpido como Oscar Madrazo nos diga “gordas”? Porque eso no sólo fue un mensaje para Ana Laura de Monterrey. Puedo meter la mano al fuego para afirmar que hasta la más segura de su figura, cuando oyó eso bajó la vista para verse el abdomen, las piernas y la cintura.

Ya basta de pensar y hacer creer a las adolescentes que está bien dañar su cuerpo con dietas. Ya basta de hacerle caso a Ana Claudia Talancón en los comerciales de cierta marca de agua, diciendo que está bien tragarse más de 3 litros de agua al día. Ya basta de jodernos la autoestima nosotras mismas, imaginándonos en un cuerpo de top model 1.80m, 80-55-80 que no vamos a tener.

Y bueno, ¿qué se puede hacer?, ¿Iniciar todo un movimiento revolucionario en contra de las pasarelas, los programas y comerciales de televisión?, ¿Prohibir a las niñas y adolescentes verlos? No, desgraciadamente no se puede. Pero lo que sí podemos hacer, es aprender a conocer nuestro cuerpo y aceptarlo tal como es.

Ni modo, estoy chaparra y mido 1.60, mi mamá es de complexión mediana y caderas anchas. La genética me ganó. ¿Cómo lo soluciono? Reconociendo y aceptando.

Acepto que mi estructura física jamás será el de una mujer como esa. Acepto mi cuerpo como es, porque finalmente es el único que voy a tener en esta vida. No quiero que la ropa me quede apretada ni quiero tener complicaciones de salud por la diabetes que aqueja a mi familia. ¿Qué hago? Trato de que mi régimen alimenticio no se limite a tortas y hamburguesas, camino distancias largas, como a mis horas.

Y sobre todo, (como mujeres adultas y racionales que somos) saber dar una buena sugerencia y dirección a tiempo, a las niñas que tenemos alrededor. O al menos yo que pasé por la experiencia, no voy a permitir que mi única sobrina dañe su cuerpo y su autoestima por cumplir con un estereotipo.

¿Y ustedes?

martes, 13 de octubre de 2009

¡Esa maldita superstición!

Hoy es martes trece, ¡arrepiéntanse infieles!

Todos hemos sido presas de la superstición. Ya sea que no den la sal en la mano, ni de chiste pasen por abajo de una escalera, o que lean el horóscopo de reojo. Por años (ahora que ya somos muy racionales y estudiados) se ha dicho que estas creencias son de "gente ignorante".
Puede ser, pero la verdad sea dicha, seamos o no gente preparada, con estudios (y con ello escéptica), siempre nos queda la duda "por si las moscas".
Un ejemplo muy claro de ello, es un día como hoy, martes trece.
Dice la tradición oral que "En martes trece, no te cases ni te embarques", otras recomendaciones para día hablan sobre no cortarse el pelo ni las uñas, no cerrar tratos o negocios, etc.
Obviamente no podemos obedecer a todo lo que la superstición nos diga (imaginar a un alto ejecutivo cancelando una junta inaplazable porque es martes 13). Pero vaya, aún así nos queda la cosquilla y el miedito irracional (como cuando yo doy toda una vuelta con tal de no cruzar por abajo de una escalera).

El número trece siempre ha tenido una connotación muy fuerte. Por ejemplo, en la mitología nórdica, 13 eran los espíritus del mal, un martes trece cayó el imperio de Tenochtitlan; según la religión católica el martes trece se dio la confusión de lenguas en la Torre de Babel.
Hasta la fecha, hay edificios que no tienen piso 13 (si lo tienen pero no se llama 13, del 12 se saltan al 14).
Un concepto que va muy de la mano con la supertición es la de la suerte. Mi mamá decía que no hay buena o mala suerte, simplemente hay gente que trabaja y se esfuerza más o menos. Aunque de primera intención, se oiga como un concepto muy lógico, yo sí pienso a veces interviene si bien no la suerte como tal, pero sí la intención que se aplica.
Por ejemplo, dice la Ley de Murphy que si piensas que algo saldrá mal, seguro saldrá mal. Es decir, si ya vamos con la actitud perdedora de que las cosas nos van a fallar, seguro pasará y no porque la mala suerte en forma de gato negro se haya atravesado en el camino, sino porque ya nos habíamos hecho la profecía autocumplida de que íbamos a fallar.
Decía el santero al que visitabamos Aralé y yo para lo de la tesis, que si bien en la Santería actuaba la "magia", también se componía de la voluntad y la intención que las personas ponían en los "trabajos" que mandaban hacer (llámese buenas o malas vibras, vaya).
Yo confieso ser un poco supersticiosa.
Si tuve un mal día y traía puesto un sueter, no vuelvo a usarlo. O por ejemplo, soñé que tenía un accidente con unos zapatos y ese día no me los puse. No uso amuletos para la buena suerte, pero sí le tengo respeto a cultos como la Santería ( si vieran lo que yo he visto ahí, comprenderían). No paso por debajo de las escaleras, no doy la sal en la mano; no me veo en los espejos rotos y si un día me "late" que no debo ir por un camino, tomo otro.
Así de irracional y tonto (pero efectivo)

Recuerdo que cuando era muy chica y recién me enteré de toda la parafernalia construída alrededor del día-número, le pregunté a mi papá que si de verdad daba mala suerte. Mi padre siempre sabio y sensato, me palm,eó la cabeza y me dijo que al contrario, ese día era de buena suerte.
Hasta la fecha prefiero pensar así, que decir que no creo en esas cosas (y de todas formas esperar lo peor).
Ya saben, por si las moscas...

miércoles, 7 de octubre de 2009

mañana arde Troya...

El pasado lunes, los que siguen a mi cuatacha Botica Pop y a mí en twitter, notaron que protagonizamos la ya tradicional (¡y amistosa!) "controversia de los lunes". Todo comenzó porque un día antes yo vi la aberrante porquería de mierda que algunos aventuran a llamar "programa de tv" México´s next top models.
Una de las situaciones que hizo explotar mi ira, fue cuando le dijeron a una de las chicas que tenía sobrepeso, cuando era delgada y estilizada. Lo único diferente a las demás, era que ella sí se veía como una persona sana, no como un producto del Holocausto Zombie.

En fin, yo decía que estos programas (y sobre todo los comentarios de los jueces) promueven los desórdenes alimenticios. Botica Pop decía que no, pero todo terminó en feliz desenlace donde (como siempre) , terminamos igual de grandes comadres.
El Ornitorrinco, que también presenció nuestro pequeño debate, me pidió algo que se me hizo increíblemente insensato y fantástico: que llevara mi napalm literario al teclado y que con eso escribiera un guest post para su sección "La Venus Pixelada" que sale todos los jueves.
A mí que esas cosas no me las tienen que pedir dos veces, acepté con mucho gusto. Tomé toda mi ira furibunda y escribí lo que mañana verán en El Rincón del Ornitorrinco.

Así que mañana jueves, pásenle a lo barrido!

viernes, 2 de octubre de 2009

No gigearás (from Gigi)

Cuantas veces me dijeron que no,
a mi y sobrevivi,
dame la mano y veni,
que te enseño a perder
.
Ok, perdón/ Andrés Calamaro
La semana anterior, en un desesperado intento de relajarme después de una jornada de trabajo MUY agotadora, renté la película "A él no le gustas tanto".
A pesar de ser una romcom rosa (muy rosa y muy para niñas), me di cuenta que trae varias verdades a cuestas. Verdades que aunque nos pese, mujeres: tenemos que aceptarlas.
Una de ellas, es que nuestra educación sentimental (desde los cimientos de la niñez) se ha basado en una mentira gigantesca: si un hombre (joven, niño) te molesta, te jala la trenza (o te quiere patear la espinilla), tiene actitudes intermitentes (hoy te busco, mañana no me interesas), si nos ignora, significa que... LE GUSTAMOS.
FAILLLLLL!!!!!!
Y mujeres del mundo, eso no es verdad.
Una escena que lo enmarca perfecto, es la de la niña en el arenero; llega un apuesto gringuito y la avienta. Ella lo ve con confusión y él le dice: "hueles a popó de perro, es más; eres popó de perro". La niña ve aumentada su confusión, corre con su madre y ella clava el primer puñal en la autoestima de la escuincla: Si te dijo eso y te aventó, es porque le gustas. La niña sonríe entre confundida y satisfecha y vuelve al arenero.
¿En qué lugar del universo, es lógico que si un hombre te maltrata es porque te quiere?
Otro ejemplo:
La chica decepcionada porque su celular no muestra la llamada que tanto espera. Las amigas a pesar de que están concientes de que el fulano no la llamará, la animan: "no te preocupes, quizá perdió tu número", "no está preparado para una chica tan inteligente y bonita como tú", "es porque acaba de salir de una relación larga", "es porque nunca ha conocido el amor", blabla ad infinitum.
¿Serán ciertas estas sentencias?. ¿Por qué nos animamos unas a las otras si sabemos que el tipo que quedó de llamar, no lo hará?
Eso me lleva a la premisa de la película. A veces tenemos que entender por más que duela, la verdad inminente: A ÉL NO LE GUSTAS TANTO.
He dicho.
Y eso no significa que seamos menos bonitas o menos inteligentes y valiosas. Aceptarlo no nos debe restar credibilidad y seguridad en nosotra(o)s mismas (porque también aplica viceversa).
Simplemente quiere decir lo que es: que a ESA persona no le gustamos tanto, y es válido. Como dice la canción no somos moneditas de oro para caerle bien (o gustar) a todos.
Esto me recuerda a un pasaje del libro Orgullo y prejuicio. Luego de que Lizzy rechazara a Mr. Collins, su padre le dice:" has rechazado a Collins, ahora eres libre de partir por el mundo y que te rechacen también". Gran frase y gran enseñanza.
Piensen en todas las veces que han tenido citas fallidas, pretendientes rechazados, mensajes que "olvidaron" enviar, llamadas que "olvidaron" devolver. Ahora, estas son directamente proporcionales a las que veces que esto mismo nos ha ocurrido. Sencillo, ¿no?
Hace poco, mientras atravesaba por una situación similar, mi hermana me dijo algo: "Tu recuerda, no gigearás". Me quedé con cara de WTF y siguió: "si mira, recuerdas a Gigi, la protagonista que siempre falla en la película (piensa que todos los hombres con los que sale, pueden ser el amor de su vida) , pues mira todo lo que hizo mal y recuerda, "no gigearé". Es decir, basta con no adelantarse a los hechos ni dar nada por sentado. Si ya estás en una relación, es vital la comunicación; si el tipo es de una cita y después no te llama, patea la idea de que le gustas. Finalmente no es (ni será) el único hombre (o mujer) en la vida.

¿Conclusiónes? No hay patrones fijos para estas situaciones porque -¡oh sorpresa!- tampoco todos funcionamos igual. Pero lo importante es que la comunicación siempre sea muy clara y sobre todo asertiva. Si después de algunas citas y muchos mensajes de celular, dejan de llamarnos, lo mejor es hablar claro.
No nos volveremos control freak sólo por pedir un poco de respeto y marcar límites de forma - por supuesto- educada y calmada. Porque a veces por pensar que él piensa que yo pienso que ambos pensamos, relaciones en las que quizá pudo haber algo, se pierden por la falta de comunicación, factor importante y vital en los seres humanos que gracias a la evolución, tenemos bocota para hablar y cerebro para pensar lo que de ella va a salir.

Y algo más...
¿Dos de Octubre no se olvida? nada más dense una vueltecita por la famosa marcha conmemorativa de este día y verán como si se olvida. El 70% de los escuicles que andan ahí, fueron porque sus maestros los mandaron o porque les dijeron que "se pone chido".
En fin...

viernes, 25 de septiembre de 2009

Lo que viene a ser la crisis

Ya nadie quiere ni salir
Ni decir la verdad
Ya nadie quiere tener
Mas lios con la autoridad
Abuso de autoridad/ Three souls in my mind

Cada vez que anuncian en los medios de comunicación que ésta es "la peor crisis financiera desde 19..." mi mamá se enoja y dice que hemos vivido en crisis desde que ella se acuerda.
Y es cierto.
Yo no puedo recordar tantas como ella. A mí me tocó la del 94 y a pesar de que fue horrible, la gente se quedó sin trabajo y la pobreza aumentó, no recuerdo que mi entorno haya cambiado demasiado.
De ese tiempo (yo tenía 9 años) sólo recuerdo que Marcos estaba de moda, que un día mi mamá llegó por mí a la primaria y me dijo que acababan de matar a Luis Donaldo Colosio , candidato a la presidencia de México (y como era una niña muy enterada, me conmocionó) y la entrada de Zedillo al poder. De ahí en fuera, esos fueron unos años muy plácidos para mi: dormía, jugaba, comía, iba a la escuela... como perrito despreocupado de la vida y sus lastimosos menesteres.
Ahora que la crisis me agarró con pleno uso de mis facultades mentales, me doy cuenta que el ambiente seguramente era igual de tenso que hace 15 años, pero que igualmente, no podemos hacer nada mientras que el gobierno nos rebasa con sus "acciones justas" para recuperar la economía del país.
Hace tiempo, cuando se publicó lo de la quiebra de Lehman Brothers (el evento que desató el crak económico-financiero junto con el fraude de Grupo Standford y Bernard L. Madoff) mi hermana aún vivía en casa y nos ibamos juntas al trabajo. Ponía el radio y las noticias (que no eran las más halagadoras) la ponían muy mal de los nervios.
Como mi forma de defensa es evadir, le pedía que pusiera música u otra cosa. Ella me decía: "¿cómo voy a poner música? que no ves que viene un tsunami (que no surimi) financiero? (como si escuchando noticias lo pudieramos detener).
A cada quién le ha pegado la crisis a su manera. Yo por ejemplo, cuando pasó lo que cito en el párrafo anterior, no podía dormir y todo el tiempo estaba angustiada, a pesar de que yo:
1.Tengo trabajo (y ojalá que así siga).
2.No tengo hijos ni una casa, ni un marido huevón que mantener.
3.Mis padres no tienen que hacerse cargo de hijos mantenidos. (Porque afortunadamente sólo tengo dos hermanos y ambos son casados. Fiu!

Mi situación no era ni es de riesgo, y sin embargo tenía pánico.
Algo muy similar ocurrió el pasado 15 de septiembre (en México, día del inicio del movimiento de independencia). Acá normalmente es día de pachanga, pero este año ocurrió un fenómeno muy curioso. La mayoría de las personas (según los noticiarios) decía que no iba a festejar o que no tenía ganas de hacerlo.
En mi caso, ese día llegué temprano a casa, cené cereal, me puse en modo "adicta al trabajo". ¿Tiene caso celebrar, cuando nos van a aplicar una avalancha de impuestos como a un niño indefenso ante la vacuna del sarampión?
chale...
Dicen que en el idioma chino, crisis también significa "oportunidad". Y es verdad, una crisis nos da precisamente la oportunidad de desarrollar talentos o medios que desconocíamos. Me acuerdo que los años que siguieron a la crisis del 94, las casas de las vecinas siempre estaban ocupadas de señoras en demostraciones de tupperware y avón. Muchas amas de casa descubrieron que podían ser autosuficientes y que además, era necesario que dos sueldos entraran a casa porque uno ya no alcanzaba.
De una u otra forma la crisis les ayudó a descubrir la oportunidad de ser económicamente activas, y que ya ningún hombre las podía mirar con la etiqueta de mantenida.
(estoy entrando al momento optimista de la entrada)
un momento...
(el momento optimista está deprimido porque le van a quitar el 2% de impuesto pa´ los pobres, el IETU, ISR y los que se le ocurran a Carstens mientras se zampa tres kilos de carne en una sentada, acompañado de 50 coca-colas light, al día -¡es real lo de la coca-cola!-).

Entonces, no queda más que decir la vieja frase que se aplica en cualquier calamidad, evento terrorífico, depresión profunda, crisis infernal, intento de suicidio et al:
¡ÉCHENLE GANAS!
Y algo más
Es en serio. No nos queda más que reírnos de la situación y seguir trabajando. Total, si nuestros padres sobrevivieron a las crisis sociales del 68 y 71, al perro llorón (J. López Portillo), al hoyo económico que nos dejó Miguel de la Madrid y a la del 94, ¿por qué nosotros no podremos sobrevivir a la del 2009?

viernes, 18 de septiembre de 2009

El extraño caso del juego de lágrimas

Dont want no more
of the crying game
Boy George/ Crying game
Algo pasa con mis glándulas lacrimógenas.
Para mí, llorar es algo tan complicado como para un perro entender que es es el color bermellón.

Y no es que sea una persona insensible, o que me den igual todas las desgracias propias y del mundo. Simplemente crecí con la enseñanza de que uno no puede ir por la vida, llorando sin ton ni son.
Llorar siempre ha sido visto como un signo de debilidad, ya saben "los hombres no lloran". Y parece ser que en mi casa, las mujeres tampoco.
Pero no culpo a mis padres, ellos fueron enseñados así también. Los tiempos no estaban fáciles para sus padres, el entorno de la revolución y las épocas díficiles me dan una pauta para entender por qué las mujeres de ambas familias se tornaron unas adelitas modernas, aguerridas y fuertes que no lloran ni son débiles ante las circunstancias.
Un ejemplo muy claro, fue hace poco que tuve una situación complicada en el trabajo. Llegué agotada y con ganas de que alguien me abrazara. En casa (no diré quien) alguien me dijo que esas cosas no había que apapacharlas. Si uno pasa por una eventualidad de esas, la supera con trabajo, no con debilidades. (A favor, diré que después recapacitó y todo fluyó, pero ese es otro tema)
Habiendo vivido con esta enseñanza toda mi vida, me encuentro con la noticia de que llorar no sólo no es malo, sino que fortalece.

Qué????!!! Cómo??? Si a mí me habían dicho que si te caes, te levantas inmediatamente porque no hay tiempo para lloriquear y sobarse??
Entonces me propuse la tarea de echar la lágrima. Llorar por lo que fuera, (¡que sirvan de algo esas glándulas, carajo!) Así que vi "Eterno resplandor de una mente sin recuerdos" (2 veces), extrañé a mi hermana (tarea que fracasó cuando me llamó por teléfono) hice una remembranza de mi perrita "Brandy" caída en batalla en mayo de este año... NADA.
Me avergoncé de mi incapacidad para conmoverme. Ayer me preguntaban si alguna vez había llorado con (ponga aquí su bella arte favorita). La respuesta siempre fue NO.
No??? ¡¡¡Yo que escribo y que supuestamente para hacerlo, debo poner en contacto las emociones con el intelecto!!!!! (Y trabajo en ello, no crean que escribí esto porque se me ocurrió).
Alguien muy sabio, me dijo hace muy poco que el dolor duele, así como la felicidad hay que gozarla y es eso precisamente lo que hace un ser integral y fuerte. Tener conocimiento de las emociones para saber como reaccionar en la circunstancia que sea.
Paradójico pero verdadero.

Y es verdad; para tener un espectro general del dolor y de gozo hay que conocerlos antes porque... ¿Cómo sé que soy feliz, si no tengo un punto de referencia de la infelicidad? (o viceversa). ¿Cómo sé que tengo una emoción si soy una roca? (y hasta donde yo me quedé, so riesgo de contradecir a la física cuántica, las rocas no sienten) (ahí tu explícale Adrián).

Uyyy, esto se puso rete denso.
Mientras tanto, yo intento llorar y al mismo tiempo trato de explicarle (y que lo entienda) a mi perrita Cognac, qué es un Pantone y que colores lo conforman.
A ver que sucede primero.