lunes, 26 de julio de 2010

Esos que veo también soy yo

Yo tengo una hermana. Y es mi mejor amiga, enemiga, aliada, complice, soplona, querida, odiada.
No recuerdo cuando la conocí. Supongo que ella sí lo recuerda ( básicamente, mi llanto no la dejó ver su programa favorito "Cachún cachún , ra ra"). Yo no me acuerdo.
Intento rescatar la imagen más antigua de ella y no puedo. Me ayuda la foto en la que salimos con perro al que yo veía enorme y atrás de nosotras, un hombre que resulta ser nuestro hermano, por cual en algún tiempo nos debatimos el cariño y la atención.
Ella es lo que yo siempre he querido ser (aunque no lo quiera admitir... bueno lo acabo de hacer). Extrovertida, ruda, cariñosa, generosa, por momentos puede ser terriblemente molesta. Por momentos puede ser terriblemente querible.
Es dificil pero por muchos años mantuvimos una rivalidad (muy velada pero rivalidad al fin). O al menos, yo la tuve con ella.
Ella era atrabancada y traviesa, yo era tranquila y estricta, un freak caminando, y lo que más quería era tener muchos amigos como ella, salir a fiestas, ser tan inteligente, tan segura y con ese arranque que muchas veces me ha faltado.
Cuando terminé la preparatoria me rehusaba a seguir sus pasos, aunque me muriera de ganas. Las dos escribimos, las dos compartimos la pasión por esta carrera ingrata.
Dejó de ser mi rival para convertirse en mi colega, mi mejor amiga en todo el mundo. La confidente que tiene el consejo (no siempre correcto) pero sí, lleno de amor. La persona que, además de mí, me conoce tan bien.
Cuando se fue de aquí, mi corazón se petrificó un poquito. Verla llegar al altar con la cara llena de sueños y el amor de su vida esperándola, fue increíble. Sin embargo no pude llorar por su partida. El lunes que siguió después de su boda, para mí fue un día normal... (esperen, creo que tengo una basurita en el ojo...)
Esa mujer es mi hermana. Pero no sólo es eso, es mucho más, casi soy yo.


Yo tengo un hermano. Y lo extrañé durante casi 16 años.
Lo perdí durante muchos años, aunque él siempre ha estado ahí. Se casó demasiado joven, cuando tenía 19 años y yo tenía 8.
Él fue mi primer contacto con el mundillo masculino. Jugabamos a las luchas, me compraba dulces y creo que estaba un poco orgulloso de mi. El recuerdo más querido que tengo, fue cuando me llevó a la preparatoria.
El problema es que sólo puedo hablar de él a través de recuerdos porque durante 16 años fue lo único que me quedó. No es fácil tener una relación estrecha cuando hay tres hijos de por medio. De repente fue más importante saber que pensaban y sentían sus chicos que sus hermanas. Y no lo culpo ni tengo rencor, sólo que ahora que soy adulta creo que en realidad me hizo falta.
Ahora tiene 36 y yo tengo 25. Ahora estamos mucho más cerca. 
Él tiene hijos adolescentes y yo sobrinos adolescentes con quién jugar, ir al Chopo y a los conciertos; hablarles de temas serios como a mi me hubiera gustado que me hablaran. Apretarles la nariz y sentir que aún son niños.
Quiero que él me conozca realmente, porque ya no soy la niña de 8 años que dejó cuando se fue a vivir con su mujer. Quiero conocerlo realmente, porque él ya no es el muchachito inexperto que se fue a formar su propia familia. Poco a poco bro

Amo a ese par de pelafustanes. Sería muy tonta si no

6 comentarios:

Manzanita Grunge dijo...

Yo tengo dos hermanos, uno es diez años menor que yo y el otro es un trotamundos. Es una extraña relación con mi hermano mayor, a veces lo detesto y hay veces que lo extraño mucho.

JuanP. dijo...

Yo tengo un hermano, y mi situación es totalmente lo contrario, yo (aunque siempre esta ese lazo) ya no lo soporto, me choca su forma de ser y siento que cada vez lo quiero más lejos de mi.

Se fue a probar suerte solo y no pude ser más feliz, ahora resulta que regresó por que su plan no le funcionó y mi vida es un desastre, ya no lo quiero jeje.

Yo no creo que esté mal, digo, si lo quiero y todo, simplemente no lo soporto.

Saludos! (n_n)

Guapóloga dijo...

Yo tengo una colección de hermanos! Gracias al universo, siempre hemos sido cercanos (tal vez demasiado porque mi casa no era muy grande y somos un montón ja ja). Ahora que el menor tiene 16 años y todos somos adultos o cuasi adultos creo que los extraño un poco. Curiosamente ahora nos vemos menos y muchas veces estoy lejos de su cotidianidad... Creo que esta semana voy a llamar a cada uno!

Besos, Diablita!

Botica Pop dijo...

qué bonito post. me conmovió en serio...
yo atesoro la relación con mis 2 hermanos. la que teniamos de niños, con salomónicos turnos para usar el nintendo y juegos idiotas como hacer gusanos medidores arrastrándonos envueltos en sleepingbags y la que tenemos de adultos, fumando y platicando en la azotea hasta las 2 de la mañana o jugando juegos idiotas como hacer gusanos medidores.
como no amar a alguienes que auténticamente han iluminado tu vida desde siempre.

Anónimo dijo...

vaya vaya vaya me conoces y sabes que noy sentimental pero acabas de sacar de mi mente recuerdos y sentimientos de hace muchos años y tienes mucha razon he estado perdido para ti mucho tiempo q espero retomar y nunca soltarlo como sabes quiero formar un gran equipo con las dos
UNO INDESTRUCTIBLE COMO LOS TRES MOSQUETEROS
TE QUIERO

Ada dijo...

No tengo hermanos pero, ése cariño me lo han dado mis primos que a pesar de la diferencia de edades (4 - 17 años) nos hemos comprendido perfectamente... y sí... es genial tener sobrinos adolescentes :)

Saludos!