viernes, 20 de febrero de 2009

Cuando la blogósfera nos alcance

Estoy shockeada. A mitad de semana, leí el bló (porque ella así lo escribe) de Lilián (islamediodia.blogspot.com). En resumen decía que el portero de su edificio (un viejito) le había contado una larga historia, resultado de la pregunta ¿Puedo dejar mi basura aquí?.
El primer comentario fue un reclamo de una señorita "Montemayor" en el que se quejaba que la autora se refiriera así, del portero. Cuando yo lo leí, al principio creí que era una broma porque había referencias tan irónicas como "recibió el premio Doorman del año" y muchas tonterías similares.
El comentario fue todo un éxito ya que todos los lectores se enfocaron en éste y se hizo un chisme que aún estoy siguiendo (al parecer la señorita Montemayor si existe, ¿o no?), porque Lilián no ha escrito la continuación de la historia.
Toda esta perorata no está encaminada a comentar las relaciones públicas de la buena Lilián. Quisiera referirme en sí, a la blogósfera.
Un blog es una ventana para conocer gente, a la que jamás nos hubieramos imaginado. Pero lo más increíble es que no sólo nos enteramos de que piensan los blogueros, sino que esta especie de diario, nos deja saber aspectos como rutinas, ocupaciones, hobbies; como se relacionan con sus amigos, pareja (s), familia, etc.
Este blog por ejemplo, surgió precisamente del último razonamiento. Me parece todo un ejercicio en el que se pueden explorar otras facetas del periodismo, muy al estilo "Sex and the city" o la columna de Mónica Braun en la honorable revista "Chilango".
Pero además de la parte periodística, hay otra aún más rica y personal. Porque al escribir y plasmar el mundo como yo lo veo (o los blogueros en general) también se convierte en un examen de conciencia y honestidad ante el escritor mismo. El espacio para crear una entrada (o post) se torna en el espejo de la madrastra de Blancanieves, que nos va a decir de frente y con toda la crudeza del mundo, quienes somos (en realidad).
Por eso pienso que los escritores están locos. Y más los poetas...
... que el diosito de los cuerdos nos salve de los poetas, ay nanita.

1 comentario:

antonio dijo...

me gusta mucho tu blog, lo encontre de casualidad y me alegro, visita mi blog y te partiras de risa!