sábado, 7 de febrero de 2009

La amistá es lo principaaaaal!!

Ayer en la noche salí con mis amigas. No hay nada de trascendente en ello, pero me da pauta para decir con la boca llena de orgullo las palabras: mis-amigas.

Es una historia linda y simple. Basicamente ya no podría concebir la vida sin "Chinos", "La señora maldad", "Leoncita peleadora sin ley", "Flaca sateluca" y mi querida "Piel canela". Todas ellas ahora forman parte de mi universo afectivo emocional. En pocas palabras, esas viejas son MIS AMIGAS.
Me costó algunos años llamarlas así. No porque fueran "mala onda"(palabra setentera, ¡anoten!) sino porque en realidad todas ellas (excepto a una, que la conozco desde la cuna) en realidad son amigas de mi hermana (ojos negros, piel canelaaaa).

Fue un proceso complicado porque para abrir boca, me llevan entre siete y... (mmm dejemoslo en siete) años de edad. Seguramente el primer recuerdo que tienen de mí, La señora maldad y Leoncita peleadora sin ley, es de una niña con dos colitas en el pelo y uniforme de la secundaria.

Por otro lado, Chinos y La flaca (primas entre sí) las conocí a través de mi querida hermana, y además, Chinos fue nada más que mi jefaza en la editorial.

Empecé a juntarme con ellas en la preparatoria. Mi pobre hermana casi estaba obligada a llevarme a sus fiestas; después ya iba con todas a tomar el café, después nos tomamos confianza y yo les confesaba mis pensamientos. Por último, tomé la resolución de que el término: "las amigas de mi hermana" ya estaba obsoleto y decidí adoptarlas como mías, aunque más bien fuera costumbre llamarlas de esa forma. Ellas SIEMPRE han sido MIS amigas.

Todas ellas mujeres excelentes, locas, atrevidas, inteligentes, capaces,rudas, tiernas, confiables, y bellas.
Creo que no podré conseguir otras iguales.

Por otro lado, mis amigos de la Universidad.
Sandía, Mi Marido... (chiste bieeen local) y Aralé. Somos casi de la misma edad. Sandía adelante de mí, Mi Marido en la banca adelante de Sandía y Aralé en el extremo izquierdo tres bancas antes del escritorio. Mi primer recuerdo de ellos.

Sandía ruda y sincera (jamás me dará por mí lado, siempre me dice las cosas como son y concretas).
Mi Marido soñador y extravagante (un hombro sobre el cual llorar, pero también confiar, reír y compartir)
Aralé sin pudores y sin complejos (más libre, más loca y la más joven de nosotros).
...

Me siento tan afortunada. Tengo a las personas que más me comprenden, me quieren y me conocen y no hice más que levantar la vista y después, alimentar esa amistad.

Ellas no esperan menos de mí. Lo saben.

1 comentario:

dolores dijo...

Querida, pasaste de ser la hermana de Piel Canela a la periodista neurótica, (trato de respetar tus anónimos). Tu sabes que aunque eres la pequeña del grupo, eres una gran amiga, sí, me siento un poco abrumada porque seguramente soy yo la que llevo más edad, pero no me importa, porque ambas sabemos que nunca ha sido un impedimento poder expresar nuestros sentimientos, duros, graciosos, jugosos, y sobre todo sinceros. Te quiero mucho y gracias por hacerme parte de esta linda history!