viernes, 6 de febrero de 2009

Reflexiones de viernes en la tarde... ¿Qué pex con los hombres?

No sé que sucede con los hombres. Son criaturas raras, incomprensibles, volubles. Un día te aman, otro te odian o no te quieren ver. Otro eres el amor de su vida y otro más no saben que hacer con la mujer que tienen al lado.
No se ofendan queridos lectores, las mujeres somos exactamente igual. Pero mi óptica está del lado femenino así que... se joden.
No sé que sucede con el sexo masculino. En mi experiencia, he notado que la mayoría de ellos piensan que quieren una mujer frágil y dulce a la cual proteger. Cuando la encuentran y se relacionan con ella, se dan cuenta que no les gusta que sea tan frágil, quieren que se les ponga al brinco, ¡que se rebelen!.
Por otro lado, cuando conocen a una mujer independiente, inteligente y con carácter, que saben que los va a poner en su lugar... "Uy pues no sé, a mi me gustan más las tiernas, que pueda proteger" (frase extraída directamente de un especimen del sexo masculino, muy harto amigo mío.)

Entonces vienen los conflictos para mujeres como yo. (Personalmente, ODIO hacerme la tonta que necesita ayuda y que la cuiden. Convivo con demasiados hombres, hay que volverse un poco ruda)
¡¿ Qué se hace al respecto? ¿cómo se balancea este penoso asunto?. Personalmente es un conflicto, algo así como un round salvaje, a dos de tres caídas sin límite de tiempo entre Lilith "la madreadora" y Eva, " la madreada".

Por ahora no hay nadie ni nada a la vista. Supongo que es cuestión de tiempo y de que llegué un freak más freak que yo, al que le gusten las mujeres independientes, seguras e inteligentes (juju, que adornada, pero es la verdá)

única, original, diferente... como shó (Idaly, el blog te saluda)

COPETÍN.
Sigo comiendo sola, creo que tendré que acostumbrarme. ¿Quién me acompaña?