domingo, 15 de febrero de 2009

Bellas lecciones en el día del amorss y la amistad

Ya pasó el día del amorsssss y la amistad.
Personalmente siempre he pensado que es un día increíblemente nefasto. Las parejitas van cargando sus globos y florecitas cursis (aghhhs!) y casi casi, los cúpidos y corazones flotan en el ambiente. Claro, los que son mucho más felices, son los vendedores de los globos, las florecitas...
Despúes de no tener planes y sí tenerlos; frustrarme y alegrarme varias veces en el día, caí en una fiesta a la que ya no tenía planeado ir. Eso parecía la ONU en día de cumbre mundial: alemanes, españoles, árabes, polacos, rusos, franceses...
Estuve a punto de no entrar cuando al llegar, una turba de adolescentes y adultos en entrenamiento (es decir de 20 a 27 años) estuvo a punto de dar portazo porque ya no dejaban pasar al lugar, había demasiada gente dentro. Hasta un vidrio roto y una rusa tirada en el piso... ESO es extravagancia señores.
Al final, después de algunos intentos y llamadas a la buena amiga que me invitó, logramos entrar la Piel Canela, Chinos, y mi cuñadazo el Señor "hago amistades hasta con las piedras". Trás un par de bailes fréneticos al ritmo de batucada y una visita al WC (imaginar el baño de una fiesta de 200 personas a la 1 de la mañana) (¿sintieron escalofríos?), trabé plática con un buen ciudadano francés, (¿ando muy internacional últimamente, verdá?).
Lo relevante es que cada vez confirmo que, aunque las costumbres son distintas y la geografía nos separa, las personas, sean de donde sean, todas tienen puntos en común y aspectos en cuanto a educación que compartimos. Por ejemplo, yo pensaba que sólo en México era común vivir con los padres hasta casi los 30 años (o pasaditos. ¡¡Parias!!) y me encontré con la novedad de que Parisino ¡¡también lo hacía!! (aquí, caras de admiración, ohhh!)
En fin. Supongo que este día del amorsss y la amistad me enseño muchas bonitas lecciones:
1.Si voy a una fiesta donde proyectan que habrá 200 invitados, debo llegar PUNTUAL.
2. La cerveza de la etiqueta roja (Teca...) es espantosa.
3.La diferencia entre europeos y latinos no es tan abismal.
4.La integración entre países, ¡¡RULES!!
5. Mi conocimiento del idioma francés es pésimo y olvidé todo lo que alguna vez con esfuerzo aprendí. Meteré la cabeza en una bolsa de papel y no volveré a pronunciar ni siquiera un au revoir, enfrente de ningún ciudadano de ese bello país. (oh, como me gusta la France!) (Ya me gustaba desde hace muuuuucho tiempo, bola de malpensados)
6. Ahora resulta que tengo espíritu de inglesa (¿eso fue un cumplido, Robin?) y físico de israelí o de siria (¿será? No lo creo, para ser siria me faltan cejas.)
7. Si alguien te dice que tiene unos libros muy bonitos que te puede prestar, pero que hay que ir a su casa por ellos... Cuéntaselo a quien más confianza le tengas, y MUCHO OJO, ehhh!!
COPETÍN.
Definitivamente tengo que mejorar mi desempeño en idiomas, antes me preciaba de hablarlo decentemente y ahora no podría ni pedir un croissant. Me dio tanta verguenza ver que ahora soy tan chafa, que volveré a mis estudios de francés, italiano, portugués e inglés.
A producto de gallina!

No hay comentarios: