lunes, 2 de marzo de 2009

Oda a los hombres de mi vida

Oh, los hombres de mi vida...
Mi padre.
-Mi primera figura masculina.
-A pesar de ser un padre ausente al que veo en las noches y los fines de semana, para mí, está a todas horas. No me siento desprotegida jamás.
-Dicen que las mujeres repetimos patrones y buscamos un hombre que sea en esencia como nuestros padres. Ojalá que yo algún día encuentre un hombre tan íntegro y noble como él.
-Los dos nos llamamos igual (crealo o no, así es)
-Puedo confiarle temas espinosos en mi vida. Sé que él, no me juzgará. Al contrario, tratará de darme el consejo más acertado.
-Físicamente me parezco a él, de la nariz para arriba. (Le debo la bella estructura de ojos, jujuju). -En el carácter me parezco a él. (par de neuróticos y criticones).
¡¡¡Como quiero a mi papá!!!
Mi hermano mayor (a) El bello Margarito
Ohh, el Bello Margarito, mi único hermano...
-Siempre fue el más cariñoso y generoso.
-Es el máaaas vanidoso.
-Nos gustaba hacer enojar a Piel Canela y le caíamos encima cuando jugabamos a las luchas.
-Se casó cuando tenía 19 años.
-Lo perdí durante muchos años, aunque él siempre ha estado ahí.
-Ahora tiene 34 y yo tengo 23. Él tiene hijos adolescentes y yo sobrinos adolescentes con quién jugar, ir al Chopo y a los conciertos.
-Ahora estamos más cerca. Quiero que él me conozca realmente, porque ya no soy la niña de 8 años que dejó cuando se fue a vivir con su mujer. Quiero conocerlo realmente, porque él ya no es el muchachito inexperto que se fue a formar su propia familia.
¡¡Como he extrañado a mi hermano!!
Los Chivos tizos y Mi Marido
-Tan diferentes. A los primeros los conocí en la prepa, al otro en la Universidad. Juntos, aprendimos la sustancia de la que está hecha la vida y lo complejo de la palabra amistad.
-Los chivos tizos tenían en mí, (casi) su único contacto con el mundo femenino (jijiji, excepto Johny, el Don Juan del grupo).
-Con ellos pude empaparme un poco de lo que piensan los hombres. Con ellos jugué coleadas en la prepa. Con ellos me reí hasta llorar.
-Con Mi Marido supe que siempre tendría un amigo con el cual llorar y reír. Su amistad es tan honesta y real, que me atrevo a decir que es el único hombre que realmente me conoce.
¡¡Como quiero a mis amigos hombres!!
y por último...
El inteligente y complicado queretano.
-El primer amor de mi vida.
-Mi amor de Universidad... casi casi mi amor de verano.
-Con él conocí sentimientos que jamás me hubiera imaginado (horribles y maravillosos).
-A él le entregué toda la intensidad con la que puedo llegar a amar.
-A él le dedique mis horas más tristes y mis horas más hermosas.
-En el tiempo que estuvimos juntos aprendimos uno del otro y aprendimos a vernos a nosotros mismos.
-A él le lloré como nunca había llorado.
¡¡Te deseo lo mejor mi extrañado, querido, odiado y enrevesado queretano!!
No sé si esto sea una oda en realidad. Más bien, es un recuento de los hombres más importantes de mi vida. Ellos han dejado una huella en mí...
y lo agradezco con todo el corazón...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, pues me gusta tu estilo chica. Creo que todas tenemos hombres de nuestra vida que nos marcan, lo importante es que esas marcas sean herramientas que nos ayuden a vivir mejor y abrigarnos el alma.
Sobre los que apestan, lo mejor es tirarlos a donde pertenecen: basura, y no volvernos a acordar de ellos, salvo para detectar a los perfiles que se parezcan.
Gracias por hacerme recordar a nis grandes amores.

Diablo Cody región 4 dijo...

Que bueno que esta entrada haya provocado alguna reacción. Yo el viernes pasado vi al último de ellos y me sentí liberada. Ya nop hay nada que extrañe en él.
Así es la vida