lunes, 30 de marzo de 2009

Rompecabezas de pensamientos ociosos

...
El concierto de Bunbury fue genial. Casi me pongo a llorar y clamé a grito pelón: teeeeee amooooooo!!!. Aunque estaba en la zona verde, sección NA10.
(Seguro que sí me escucho... seeee)
- Y recordé a la mala madre de Murphy. Que en el caso de ayer fue buena.
Llegué pensando que el concierto iba a ser apestosamente aburrido, porque seguramente iba a cantar tooodas las canciones del nuevo disco (y el disco es más bien regular, nada comparable con "Flamingos")... Y de hecho fue un concierto muy bueno, cantó como cuatro o cinco canciones del nuevo y todas las demás, puros éxitos.
Contrario a lo que me ocurrió en el concierto de Andy Calamaro. Llegué con toda la buena voluntad de cantar "Confesión" o "Mi enfermedad" o la cagadísima "Ok, perdón" ... y ¡naranjas! cantó todas las de su nuevo disco. (Me pregunto que dirá el destino, ahora que en el Vive Latino me sepa todas las canciones. ¡Tómala!).
...
El jueves estaba pensando que enamorarme de una persona que se va en tres meses a otro país era una excelente idea...
(estúpida)
...
Quizás aprenda tocar el violín. Estaba meditando sobre la importancia de hacer contacto con mis emociones, así que el psicólogo me dijo que para que esperar a que juntara 1200 pesos+700 de las clases por un mes (¡un mes!).
Supongo que ese es el costo de la salud mental.
...
Creo que debería de bajar a la cocina, tomar el cuchillo más afilado y clavarlo en mi corazón... (no les encanta Tennesse Williams?? "Un gato en el tejado caliente" saca chispas).
...
estoy aprendiendo a leer el tarot. Lo hago, no por mi neurosis de tener todo controlado (noooo). En realidad no me he echado las cartas y no lo haré. Digamos que es un buen hobbie, para acrecentar mi cultura general y tener un dato raro que decir cuando me pregunten: ¿y qué te gusta hacer?

No hay comentarios: