viernes, 27 de marzo de 2009

Tuve un final de temporada y no me di cuenta

Recuerdo que hace algunos meses (de hecho, la última vez que vi al queretano) me dijo que su vida estaba en un final de temporada. Algo así como un desenlace de situaciones que llegan a su fin para comenzar otras aventuras y nuevos retos (bueno, eso no me lo dijo, yo traduzco con palabras elegantes).
Me quedé pensando en eso un tiempo y dije: naranjas!!!. Eso no sucede.
Durante la boda de mi hermana, para mi discurso piratee esa frase del "final de temporada" (no me pregunten como lo dije o porque, estaba tan nerviosa que no recuerdo lo que dije, y si alguien me dijera que canté el himno de la república checa en guaraní, le creería ciegamente).
Bueno, el punto es que lo dije y todos me aplaudieron mucho. Pero seguí pensando: naranjas!!.
Hoy, mientras trabajo viendo los blogs de chismes de la farándula (sin comentarios), me llegó a la mente de repente la idea: SI TUVE UN FINAL DE TEMPORADA Y NO LO NOTÉ!!! (fanfarria).
El final de temporada no llegó cuando salí de la Universidad, porque ya tenía trabajo cuando egresé. Tampoco fue cuando me cambié de trabajo, porque aún tenía demasiados conflictos y el término hubiera sido como el final de "Lalola": cortado y sin sentido.
Realmente llegó, el día que me dieron mi diploma. Acababa de llegar de un viaje de trabajo cuando días antes, yo estaba pensando en que me iban a correr y que tendría que dedicarme a vender tamales en Aguascalientes.
Cuando llegué a la escuela vi a todos mis compañeritos y me dio nostalgia. Pero el verdadero climax, se presentó cuando vi al queretano después de una larga pausa voluntaria y no en excelentes términos (para él).
Pasó la ceremonia, recibí mi cartoncito chafa, todos aplaudimos el discursito sentimental de la jefa de carrera. Me levanté, abracé a Mi Marido y a Sandía, mis papás me abrazaron, Leoncita Peleadora y Piel Canela me abrazaron y ahí fue donde sucedió...
Cuando voltee, estaba ahí el queretano con su cámara fotográfica mirándome. Avance hacía él y nos tomamos muchas fotos mientras nos abrazábamos y nos nuestras manos oprimían nuestras espaldas.
Nos despedimos y ahí terminó todo.
Un nuevo comienzo con intrigas y todo... pero sin él.
por fin!

No hay comentarios: