jueves, 21 de mayo de 2009

Y la poesía!!!

De los tantos temas que se han quedado en el tintero, está Mario. Mi Mario, El Mario de Latinoámerica y del mundo. Mario Benedetti.
Sentí la noticia como balde de agua fría y hasta ganas de llorar me dieron (lo que es rarísimo, ya que como todo el mundo sabe, los diablos no lloran. Ésta en particular).
¿Cooooómo que se murió?? ¿¿qué no sabe, que personas como él no tienen permiso de morir? ¿qué morir es privilegio de los simples mortales, no de figuronas como Él?? Buu a Mario Benedetti por morirse. He dicho.
Hoy en día pocas personas han trascendido las fronteras para dar arte al mundo. Carajo, se nos están yendo los héroes que con pluma en mano combatieron la apatía juvenil, la desidia y toda la mierda de los regímenes dictatoriales.
Ya casi no hay de esos. En México aún nos queda José Emilio Pacheco, Rubén Bonifaz Nuño y reciente, quizá Xavier Velasco. Lamentablemente cada vez más hace falta la poesía. Pero no esa poesía barata que dice disparates y pretende ser arte. Nooo; hace falta inspiración, lucha, rebeldía contra la mediocridad.
Porque sólo el arte salva al espíritu. Y sólo la poesía logra revoluciones como la que libraron cada quien desde su trinchera: Julio Cortazar, Alejo Carpentier, Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez (aunque ahora sea una diva), Jaime Sabines, Juan Rulfo y Pablo Neruda.

Caray, que sería de la vida sin el amor como una lámpara de inagotable aceite, porque es tan corto el amor y tan largo el olvido. Y si te quiero a las diez de la mañana, sabe compañero, que usted puede contar conmigo, no hasta una ni hasta diez, sino contar conmigo.
Y aunque tan sólo basten 100 años de soledad para convertirme en Amaranta, por hoy puedo escribir los versos más tristes esta noche... aunque yo no lo sé de cierto, pero lo supongo.

Adios a Mario, a Pablo, a Jaime. Mis mejores amigos, mis amores, mis maestros . Los santos a los que me encomiendo cada vez que me tomo en serio el amor y la vida. Los nombres que vienen a mi mente cuando pienso en revolución, los que me bajan a la tierra cada que me siento diosa. Por los que lloro una vez al año, los que me hacen pensar que la vida es eterna si crees en ella.

Brindo por la copa celestial en la que ahora toman los tres, el vino de la inmortalidad.
Salud

6 comentarios:

Yey dijo...

sniff sniff!!!! Se nos fue!!!
Pero como ya lo he dicho dejó huella con su poesía y así se mantendra vivo como un verdadero inmortal, así como los otros que se adelantaron!!!


Y salud por esas grandes personalidades!!!

Buen Tono 23 dijo...

Fue horrible la verdad... Mario uno de los grandes de la poesía!
que cosa

Camélida Klee dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Camélida Klee dijo...

Sin ánimo de ofender:

Pese a quien pese, la muerte de Benedetti y las previsibles y adolescentes muestras de dolor generan puntos de debate: 1) Benedetti tiene algunas poesías bien logradas pero la mayoría son o panfletarias o sensiblonas, eficaces talvez para propiciar algún romance en guitarreadas. 2) Como prosista, la tregua, algo de primavera... y uno que otro cuento hicieron de él un narrador a lo sumo eficaz. No exageremos.

Los Afonics Son dijo...

es una pena la perdida, por suerte nos queda su hermosa poesia.

saludos, espero verte por mi blog

Camélida Klee dijo...

Hola... me gusta q hayas tomado mi comentario de esa forma, pensé q podría ofender tu admiración hacia él... y bueno, lo q pasa es q no critico por hacerme a la culta, ni mucho menos, pasa q soy una jodida q le fascina ir en contra de la corriente, entonces, -desde mi punto de vista-, un autor debe ser DEMASIADO bueno como para no joderlo... hueveos míos, por ejemplo, no te metas con Cortázar (jaja con voz de amenaza).

Nah, bueno onda encontrar gente q tiene un blog por la epifánica razón de q en realdiad, sabe escribir... es tu caso completamente, así q estaré dándome muchas vueltas. Suerte!