lunes, 29 de junio de 2009

Me olvidé de rezarle a Obatalá!!

para Aralé, que la extraño mogollón.
Antes de que lean este post, quiero recordarles que en este sitio no cabe ninguna discusión sobre religión. Lo que aquí descrito, es una mera experiencia y no trata de juzgar ni de burlarse del tema y/o de sus seguidores.

Cuando estaba en 4to semestre, durante la materia de reportaje, Aralé y yo hicimos un trabajo sobre Santería Cubana. Quedamos tan impresionadas que decidimos hacer la tesis sobre ese tema. Después, por razones ocultas y desconocidas en los torcidos caminos del destino, ella se fue a vivir a Guadalajara, y yo nunca tuve tiempo para la tesis por la carga de trabajo. Tristemente dejamos el proyecto.
Pero lo relevante de esta perorata no es la tesis en sí, sino el efecto que la Santería produjo en las dos.
En general no me considero una persona religiosa. Me cuesta trabajo decidir que nombre ponerle a mi inclinación espiritual-religiosa; quizá creyente de las fuerzas cósmicas y de un poder superior. O algo así. (En este momento me imagino a mi abuela Machado (qepd), ferviente creyente de la religión católica y de la orden de los franciscanos, preguntándose que parte del catecismo que amorosamente le enseñó, no le entró a su querida nieta.)
Pero cuando descubrimos este culto, a las dos de algún modo nos cambió. Aralé se entregó alegremente a la religión y yo mantuve mis reservas, aunque no dejaba de pensar que algo de eso podía ser cierto. Es verdad, había magia y fenómenos extraños alrededor. Como sea la energía y la fe son poderosas.
Aún con reservas, me hice mi primera lectura de Ifá (metodo de adivinación). Salí convencida por ciertas cosas que me dijo el babalawo e hice al pie de la letra todo lo que me indicó (que no era nada grande: llevar al altar de los santos un par de cocos, velas, flores). Y así fue como pasé de no creer en los santos, porque se me hacía un trámite engorroso, (mejor ir directo con el Master Chief, no?) a rezarle a Obatalá cada que me subía a un avión y a Oshún cuando me sentía triste por los sufrimientos de amores.
En el tiempo que investigamos, fuimos muchas veces a la casa del babalawo que nos atendió la primera vez (en este momento debo admitir que es una persona increíble, aunque medio hosco y huraño).
Una de esas ocasiones, por razones muy desafortunadas, Aralé y yo sufríamos mal de amores: ella acababa de terminar con su novio y yo, aunque más recuperada, ese día me di cuenta que el queretano ya tenía pareja (y la niña era mucho más chica que yo, como de 18 años). Llegamos hechas unos trapos a casa del santero.
Sucedió que ese día no se encontraba en casa, pero muy amable nos atendió su mujer de la que nos hicimos amigas. Le platicamos nuestro desencuentro y le preguntamos si había algún hechizo o "algo" que hiciera que nos dejaramos de sentir así (a final de cuentas, la magia lo puede todo, no?).
Lo que nos contestó, al menos a mí, me dejó perpleja: "No pues no hay nada, mejor salgan de antro y jueguen con muchos gueyes. Total, ellos hacen lo mismo".
Jamás regresé a ese lugar.
Ayer mientras trataba de dormir, recordé que en algún momento de esa fiebre religiosa, le prometí a Obatalá un frasco con miel, por algún favor. Supongo que un día de estos lo haré, pero en la comodidad de mi casa. Promesas son promesas y no quiero quedar mal con uno de los jefes de jefes de la Santería.
Uno nunca sabe cuando se necesitará que lo salven de un avionazo (o de un mal amor, lo que prefieran).

11 comentarios:

Omar Franco Pérez dijo...

Hola.

Esa foto fué para vos, así que puede hacer con ella lo que quiera (bueno, menos publicarla en algún lugar con su nombre, o cederla para que alguien más lo haga...jejeje).

Si, yo buscaría ése frasco de miel. No soy religioso, ni espiritual, ni cosas por el estilo; pero eso de la santería me inquieta, y preferiría no deberle nada.

Un saludo!

Adrián López~Cruces dijo...

Hola Diablo:

Mejor haz como yo, que soy creyente del dios aristotélico, el motor inmóvil. Es necesario porque sin él el principio de causa y efecto nos llevaría a una regresión infinita (lo cual es poco elegante).
Pero a él le tiene sin cuidado lo que nos pasa, así como lo que hacemos o dejamos de hacer (está muy ocupado pensándose y conociéndose a sí mismo).

P.S.: Gracias por pasearte por el recién inagurado Deíknymi, ahora que ya eres mi veintiúnica seguidora tratare de no subir (tanta) mierda. Un abrazo.

J. Lüver dijo...

No creo mucho en esas cosas, pero dicen que la cubana es por mucho la peor...

cómo miel!, mejor whiskey!, jaja chance y cumpla más rapido

Asesino_De_Leyendas dijo...

Bueno, llego por recomendación de Sor Camélida, un gusto.

Y si, me hice hacer una limpia con una doña que lee suerte en café y funcionó, quiens abe que cosas más puedan surtir. las brujas no existen, pero de que las hay, las hay.

Saludos

STELLA dijo...

Y lo peor de todo el gusano de: "quien quita y es verdad"

Buaj!!!!

Espero no viajes en avion por lo pronto.

;)

Manu dijo...

El consejo que te dio la mujer del santero es, sin duda, el mejor que te pudo haber dado: no hay ningún remedio para el mal de amor... salvo el tequila, claro.
Saludos!!

aRaLe dijo...

Hola!!!

Pues si, promesas son promesas y mas hechas al master de masters.. paga esa miel que debes. Tu sabes que Obatalá cuida ta cabeza y que Oshun tu corazón, Eleggua te guia por los caminos de la vida, Shango te dá la fuerza que necesitas, Yemayá quien personalmente creo que es tú madre es quién guiara tu vida.. es tú ángel.

Así es amiga.. el ashé es el ashé y ambas sabemos que estamos en este camino por algo, quizá no hoy, quizá no mañana pero algún día.

Aprovecho también para que felizmente sepas que segui con el proyecto de Santeria, un poco rezagado pero sigo talacheando.

Por cierto que buena escritora eres..

TE QUIERO MANIWI!!!

Wiskani dijo...

Interezante lo de la santería, y aunque no creo mucho en ese tipo de religiones (en relalidad en ninguna) no me gustaría deberle nada a nadie. En cuanto a lo del consejo para los malos amores estoy de acuerdo con lo que te dijeron. Siempre he estado convencido de que la gente que practica ese tipo de religiones es tal vez muy credula pero también muy sabía.

Diablo Cody región 4 dijo...

No Aralé, acuérdate que cuando fuimos al ebbó, me tuve que tirar al piso cuando le dieron de comer a Oshún. Y santero que me ve, santero que me dice que soy Hija (o jija) de la Virgen de la Caridad del Cobre...
amiguitos!! si quieren más información sobre el tema, pueden visitar los link que puse sobre algunas palabras del texto.

Rodolfo Nembra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rodolfo Nembra dijo...

Y ????
Luego qué?
ni una llamadita misteriosa al queretano?
Ni una mentadita de madre, unas llamaditas a las 5 de la madrugada en domingo, o deslizar discretamente entre las amistades el rumor de que calzaba del 4 y medio?
"No pos tas mal"
"Indio que no se venga ...pos no es indio"
Paga esa deuda no seas morosa.
ahi tamos