lunes, 6 de julio de 2009

Para leer al Pato Donald (y no asquearse en el intento)

Como la semana pasada se suscitaron algunas dudas respecto al libro “Para leer al Pato Donald” del belga Armand Matterlart y el chileno Ariel Dorfman en los comentarios del post “Fan from hell”, este día quisiera retomar algunas reflexiones respecto al libro y su análisis, inaugurando la semana sabia de “Crónicas de una periodista neurótica” (aplausos cultos).

Para contextualizar un poco, quiero subrayar que este libro fue escrito en la década de los 70, durante el boom de la doctrina comunista y la fobia americana a todo lo que se pintara de rojo. Este análisis de contenido comprende las tiras cómicas de la serie “Disneylandia” para Latinoamérica, en cuyas páginas se retrata la vida de personajes clásicos del mundo Disney como Pato Donald, Daisy, los sobrinos Hugo, Paco y Luis, Tío Rico Mc Pato, Mickey Mouse, Mimí, Pluto, Tribilín y personajes poco vistos como Lobito, Pillín, Gus, et al.

La dupla Matterlart/Dorfman hizo un estudio minucioso sobre la ideología Disney y lo que dicha franquicia quería proyectar al mundo. En un contexto paranoico de Guerra fría y dictaduras, Disneylandia proyecta el american way of life, (estilo de vida americano) capitalista y tradicional. Ricos, pobres/trabajadores/patrones/salvajes/civilizados.

Es perfectamente lógico que este estudio profundice sobre los aspectos económicos ahí plasmados. La óptica de análisis se basa en el marxismo (muy popular en aquella época).

Es posible que estas historietas cupieran en la ideología del sur, porque a final de cuentas, el estilo de vida latino (en aquellos años), se basaba en las costumbres añejas de la mujer de su casa que no conoce coqueterías y el hombre que la corteja eternamente, pero muy a la americana, ya que los latinos basamos sistema de sociedad en la estructura familiar. (Los personajes de Disneylandia, son extrañamente asexuados sin parentescos padre/madre e hijos) (Capítulo 1. Tío cómprame un profiláctico).

Este libro desmenuza a fondo los mensajes “cifrados” de los diálogos. En gran parte, estos se refieren al sistema económico que impera en aquellos lares: el capitalismo esclavizante (mi término). El rico tiene mucho, el pobre nada y debe ser casi su esclavo para ganarse unas monedas y algo de respeto. Por ejemplo: los sobrinos aprenden economía con el Tío Rico McPato mientras buscan una moneda gigante en el desierto. Por esa peligrosa búsqueda recibirán sólo unos centavos del viejo avaro.

Por otro lado, en este libro se muestra como el americano promedio de antes (y al parecer de ahora) identificaba al extranjero (de donde fuera) como el buen salvaje, puro e inocente que hace trueque de espejitos por oro y el americano (o patolandés) como el salvador de las civilizaciones abandonadas, aprovechándose de ellas en un ganar-ganar muy desproporcionado.

A pesar de que los autores señalan que no es necesario recurrir a la biografía de Walt Disney para recuperar los aspectos psicológicos de la caricatura, si es importante subrayar algunas particularidades que resaltan en su biografía.

Un ejemplo muy importante, es el anticomunismo que profesaba Walt Disney en aquella época al grado de ser agente encubierto de FBI. Después de la huelga de 1941 (donde él se negaba a la creación de un sindicato), a pesar de que las cosas en su estudio volvieron a la normalidad, denunció a muchos de sus trabajadores y amigos por sus supuestas prácticas comunistas. Además dentro de las “leyendas urbanas” del personaje, se dice que era antisemita y pronazi. Nunca se confirmó nada, pero en 1938 (año en el nazismo estaba en su apogeo) recibió en sus estudios a la directora alemana Leni Riefenstahl de la que se dice, fue un apoyo sustancial en la propaganda nazi del Tercer Reich.

Por lo que llegamos a la conclusión de que Disney estaba enfermito. O tenía un macabro plan para conquistar al mundo al puro estilo Pinky y Cerebro.

Esperen en el próximo post: “Las profecías mayas y el supuesto “fin” del mundo”.

¡Hasta el miércoles!

13 comentarios:

Ro dijo...

interesante el tema, la verdad es que todo lo que nos llega de niños sobre todo en los medios de comunicación nos impacta de una manera impresionante en nuestra vida más adelante ..habrá que esperar el análisis de lo que hace la televisión de ahora en 20 años =) a la espera de las profecias mayas ..pues no queremos morir en el 2012 !!!!!!

Omar Franco Pérez dijo...

Hola...

Una confusión más: mi comentario fué, en realidad, en el post titulado "Fan from hell", en el cual comentabas, al final del post, lo siguiente:

Y el comentario de último minuto:
Camélida, leí el libro "Para leer al Pato Donald" cuando estaba en la Universidad. Fue tan escalofriante y repulsivo, que terminó gustándome el Mundo Disney. Pienso que a todas esas caricaturas les deberían de poner la leyenda "No apto para niños y personas sensibles".

y mi duda era qué te había parecido tan "escalofriante y repulsivo" ¿el libro? ¿el mundo disney?

Un saludote!

Yey dijo...

Muy interesante tema!!!

Diablo Cody cuanta sabiduría, me agrada leerte porque hasta lo más serio le das un toque bien chido!!!

Gracias por ofrecernos esta semana sabia!!!

Adrián López~Cruces dijo...

Esto de la semana sabia está de lujo Diablo, lo volviste a hacer.

Ya había escuchado de este libro y no me daban muchas ganas de leerlo. Ahora, gracias a tu exégesis, sé que jamás en la vida lo leeré. Básicamente porque:

i). No habla de las películas (como yo pensaba) sino de una historieta que nunca ha estado en mis manos.

ii). ¿Marxismo setentero? mmm... sin palabras (aunque quizás algún día me anime a leer a Althusser).

Así que gracias por ahorrarme unas horas de sufrimiento.

Diablo Cody región 4 dijo...

Es verdad Omar, mea culpa. Lo que me parece escalofriante es (no es bastante lógico?) que esta historieta preparaba mentalmente a los niños para que se adaptaran a su papel de buen salvaje tercermundista y asumir un papel paternalista con el patrón burgués (aguas, estoy hablando en el contexto setentero). De hecho, no lo mencioné (lo haré en breve) en Chile prohibieron la distribución de Disneylandia porque los animales no podían educar a los niños (o algo así). Sólo sería cuestión de ver la fecha para ver si no coincide con Salvador Allende.

J. Lüver dijo...

por queeee???
dime, dime que hice :(

Uno de los Condenados dijo...

Otro ejemplo de que la television es maaaalllaaaaaaaaa spooocky, cubran sus cabezas con aluminio y esperemos la señal, bueno no tanto así, pero ps bajita la mano nos inducen caracteristicas culturales que bien parecen ser muy inocentes, pero que tienen un trasfondo a veces un tanto negro, en fin como disney supongo que más de una cosa nos ha "programado" desde hace tiempo :P
Cuidate y espero tu post de los mayas y el fin del mundo

Botica Pop dijo...

bueno... una vez vi en la tele a una comentarista de un programa "cultural" que afirmaba rotundamente que el cine en los paises socialista "sólo era" un aparato propagandístico.

como si el cien hollywoodense no fuera el mayor aparato propagandístico del capitalismo y del american way of life.

que no le digan, que no le cuenten. y por eso me gusta juntarme con ustedes, porque son chicos listos.

¿Anayram o Mariana? ... dijo...

Caray, estoy confundida!
He querido leer este libro desde hace siglo, ja que exagerada solo son años, y ahora... ¡No se que hacer!
Me gusta, me gusta tu blog
Andaré por acá más seguido..
Y respecto a tu otra entrada... Hoy me llegó un correo del fin del mundo...jaja que chistosa casualidad.
Te leo en unas horas!
Saludos desde mi changarro

Diablo Cody región 4 dijo...

POr supuesto Botica, de hecho el cine de Hollywood es una máquina tan bien aceitada, que cuando a los gringos les cayó la noticia del 11 de septiembre, no podían creerlo porque pensaban que de verdad su ejercito era indestructible. Ay estos gringos ingenuos...

Anónimo dijo...

La verdá, la verdá nunca termine de leer al mugre Pato, a mi si me dio asco el intento, pero cuando leo como lo describes, tengo una nueva perspectiva de este "libro" y si comulgo con la idea.. Walt Disney estaba enfermito de su cabezita.. ya espero lo nuevo que tienes que decir sobre las profesias..
Por cierto que bueno que somos el cuatro poder. ajajaja (eso fue una risa malevola)
Te quiero Diablo...
Arale...

Camélida de las Flores dijo...

Exquisito Diblo... me encanta como enfocas los temas serios, pero igual le pones tu sazón de sarcasmo y te sale formidable (tal y como Yey lo dice más arribita).

Cuando yo leí ese libro (en la U tb), el 2004, creo, pues nada, yo no vi todo lo que tu viste, como que hartas cosas que vos le das un sentido, yo le di otro, (menos interesante). Tocaría volver a leerlo, es que es escalofriante, pero no deja de ser bueno, asi que, Ariel, deberías darle una oportunidad.

Buen (excelente) post, Diablo; espero ansiosa (mucho, mucho) por el siguiente post sobre el fin del mundo inminente en 2012!

Besos.

Camélida de las Flores dijo...

Ay carajo... varias horas después me doy cuenta de mi error: Adrián, no Ariel, jajaja no hay rencores, no??
XD