lunes, 17 de agosto de 2009

Y si el diablo está abajo de mi cama??

Cuando era pequeña, a veces me despertaba en las noches y de la nada, tenía miedo.
Miedo de las cosas más estúpidas que puede haber como, del cadaver de Amado Carrillo, de que el diablo estuviera abajo de mi cama, del Ku Kux Klan, del fantasma de la ventana de "Tres hombres y un bebé", de la escena de "Eso" (cuando aparece en la coladera), de la alberca para "grandes", de que mi papá se muriera... (aclaro, es un miedo estúpido porque no es algo que esté en mis manos evitar).
Y así podría hacer una lista gigante de todo lo que he tenido miedo. Es más, una vez mi prima Glam, me hizo una pregunta curiosa: a qué cosa NO le tienes miedo?. Y después, me llegó el graciosísimo apodo: Pato Wade (ya saben, el pato que le teme a todo, en Garfield).
¡Es horrible vivir con miedo! Claro, muchos de ellos eran bien justificados; como la más pequeña del clan y con dos hermanos que me llevan una cantidad considerable de años (Bello Margarito: 11 años; Piel Canela: 7) acepto que fui una niña un poco (sólo un poco) sobreprotegida.
Mis hermanos se quejan de que mi papá jamás me exigió como a ellos, y es verdad. Gracias a eso, ahora no sé nadar muy bien ("dejen de molestar a la niña, si no quiere meterse a la alberca no la obliguen!"), me costó un trabajo enorme incluso, empezar a pedir precios y cosas al mesero ("pide tú la sal, a mí me da pena") y conocer gente nueva ("no quiero ir a esa fiesta, de que voy a platicar si no conozco a nadie").
Desafortunadamente para mis miedos y timidez extrema, me dio por estudiar periodismo. Y en esta carrera ingrata, los "Pato Wade" no tienen lugar.

Claro! Porque también, de la necesidad, viene el valor para enfrentar a los monstruos del armario.
De no tener a nadie al lado para darle valor a mi gorda cuando nos dieron ese diagnóstico.
De enfrentar a los medicuchos pendejos y todo el aparato burocrático del IMSS para obtener una cajita de medicina.
De pelear para rectificar una calificación injusta.
De sobrevivir entre hombres machistas para tener un lugar en el grupo. Por necesidad de amistad.
De agarrarse de la certeza de poder vivir sin esa persona, aunque duela. Y mucho. (pero ya no más)
De tomar seguridad de cualquier lado para agarrar valor, caminar hacia un edificio y decir: soy inteligente, estoy preparada, valgo mucho y merezco ese trabajo.

Así es como se vence el miedo.
Y aún así con 24 años, a veces en las noches me volteo en la cama, me tapo la cabeza y abrazo mi almohadita de jirafa para no ver el espejo. Tengo miedo de que se aparezca un fantasma, el diablo o Amado Carrillo en su ataud.

20 comentarios:

JuanP... dijo...

Jajaja, yo cuando era chiquito le tenía un montón de miedo a los maniquíes, no se, los veían tan reales que a lo mejor eran personas de verdad, creía que en algún momento se iban a mover, a la fecha, aún me dan una sensación extraña, pero ya no es miedito.

Miedos actuales, las arañas, tal cual.

Saludosh! (n_n)

Guapólog@ dijo...

Tienes razón, muchas veces la necesidad y un recuerdo lejano de haber recibido algún halago hacia nuestras capacidades es lo que nos pone a andar.

Felicidades por sentir miedo y, de todas formas, seguir de frente.

Un beso,

Simone

fians4k dijo...

No era acaso el Pato Wayde??

Y si vive abajo de la cama, calculo que alcanzará con no levantarse nunca nunca pero nunca de noche.

Bere Tarde o temprano dijo...

yo creo que siempre he tenido miedo a una cosa, a la muerte :S y lo malo es que es real, no como los monstruos del armario.

Camélida Klee dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Camélida Klee dijo...

Ay Diablo..., me encantó este post.

Cuesta reconocer los miedos, ¿no?, a mí también, y mucho.

Lo del final, cuando apuntas a cosas injustas pero que igual pasan todos los días, pues..., se me arrebató el alma, yo hubiese querido ser como vos a los 24, ya te lo dije una vez, ¿creo?, y bueno, ahora a los 26 no estoy del todo mal, pero mierda Diablo, vos estás preparada para todo. Felicidades waway. :)

*Perdón por la borrada, ya sabes, hoy surgió mi TOC de nuevo. Muc muc.

Tomás Esparza dijo...

Curiosamente, en mi infancia estaba en la misma situacion tuya, como era hijo unico, pues mis padres hacian todo por mi, pero por suerte a los 14 me mude solo a otra ciudad, ya estoy en Medicina, he mejorado mucho

Ademas, actualmente solo tengo miedo a los perros, a la parte de abajo de mi cama (es bastante grande) y a viajar en una carretera con pocos autos

Omar Franco Pérez dijo...

Todos tenemos una inmensa cantidad de miedos. Yo soy un ejemplo viviente. En este momento, como habrás leído, la vida me aterra. Ando con un conflicto académico-intelectual y existencial bastante complejo (aunque no sé si me ahogo en un vaso de agua).

Lo cierto es que las cosas se me complican. Pero bueno, regresando a los miedos, no hay nada cómo superarlos...y vos lo habés hecho!

Un saludo, y gracias por las palabras de aliento (aunque en el Twitter ni me pele)...

Karyna dijo...

Lo padre de sentir miedo es decir "yo puedo con el" yo le temia a hablar frente a un microfono...ya no hablemos de pararme frente a una camara o irme por la calle haciendo entrevistas para el periodico..pero lo mjejor de todo eso fue decir "yo pude con el miedo" =)...saluditos...

Ada dijo...

A mi me daba TERROR así re cuyeyo el meterme al mar, pero un día dije... tsss a la merga, y me metí y desde ese día ya no me da miedo.

Y eso es lo mejor del miedo: Superarlo...

Saludos!

Mommy's Little Monster. dijo...

Me hiciste recordar algo... Al ir toda mi vida a un colegio católico, y al escuchar que "Dios estaba en todos lados" y esas cosas... Cuanod era chica tenía miedo a las vírgenes, a Jesús y a los santos... Y hasta a Dios mismo... Tenía mucho miedo a las apariciones y esas cosas!

Mucha suerte!
Un beso!

Uno de los Condenados dijo...

bwajajajajajajaja yo no tengo miedo, me espantan, me golpean als paredes, se prenden los focos, y nada, ñacañaca, no te creas, pero ps si de chicos y a veces ya grandes hasta una sombra nos puede hacer sentir que los chones no tienen de que sostenerse.
Ya tenia milenios que no venia, pero ps de hecho ni he podido actualizar el blog, pero quise venir a preguntarte si tu ya conseguiste portero, porque por mas letreros que puse en el periodico, nadie quiere el jale, tendre que regresar a la brevedad a cuidar el blog.
Cuidate mucho ;)

Yey dijo...

jajaja como Diablo, puede tenerle miedo al diablo?

Arlett dijo...

Simplemente me encantó. Muchos de los miedos que pusiste son frecuentes en la infancia, bueno el de Amado Carrillo no jaja, y lo mejor de ellos es que basta con prender la luz o hacer una breve encuesta a los mayores sobre si han presenciado eventos sobrenaturales. Sin embargo, los miedos adultos creo que son más difíciles de exorcizar sobre todo porque los negamos, pues pensamos que ya somos grandes para sentirlos. Pero la verdadera valentía comienza por aceptarlos y luego, enfrentarlos para darnos cuenta que eran como los molinos de viento del Quijote.
Muchas gracias, Diablo Cody por tu reflexión...

Guffo Caballero dijo...

Juajuajua... chido post.
Saludos.

Botica Pop dijo...

yo todavía soy muy penosa para pedir cosas a extraños (asi sea un mesero) y eso que mi papá siempre me echaba por delante para que aprendiera a hacerlo. y si me sirvió, porque aunque sigo cohibiéndome me aguanto y pido / hablo / hago lo que necesito.

por otro lado, cuando era muy muy chiquita una vez lei un cuento en el que había una cosa horrorosa e invisible que era un virus y pasé una noche horrible imaginándome que esa cosa horrorosa podria estar ahi mismo y yo no la podia ver. en serio no sabes que angustia.

Yosh Panda dijo...

Yo tengo mucho miedo a crecer. Soy como un Renton y no deseo elegir la vida, los hijos, la esposa, el empleo, los impuestos...

Peroe acrec el día, yo yo muero de terror. Ojalá te lea pronto en mi bló que ya me abandonó :'(

Pako M dijo...

jaja muyy buen post.Dice que no se trata de no tener miedo o pena sino de aparentar que no lo tienes y sí, yo igual le tenía miedo a "ESO" jeje y sabes a qué más??? A LOS BORRACHOS jaja y mira, creo que me convertí en uno de ellos jajaja

Ald0rad0 dijo...

Yo temo a las arañas. Y lo admito: le tuve terror a Eso hasta que a los 17 me armé de valor y vi la película entera. Fue terrible, pero ahora ya no me da terror, simplemente me incomoda un poco. Las arañas tampoco me gustan :S

saludos!!

Tiko tikoi dijo...

Muy buen post, yo de pequeña no le tenía miedo a las películas de terror y ahora me dan mucho miedo jajajaja me da risa pero es verdad no puedo, otros de mis miedos, la muerte de mis seres queridos, por más que leo a Ramiro Calle no me entra.

Saludos