domingo, 13 de septiembre de 2009

Esto de sentirse vulnerable

Algo pasa entre nosotros dos
Y no quiero entusiasmarme con palabras
Ya no hago más que especular,
Mejor seria demostrártelo.
Nosotros/Babasónicos
Tengo una teoría.
Que cuando odiamos ciertas cosas, es porque tenemos miedo de ellas. Y la defensa es odiarlas.
Bueno, en realidad no es una teoría mía, es un sistema de defensa que la Gesltat puede explicar perfectamente... pero de eso no estoy hablando.
Sentirse vulnerable es una de ellas, y para mí, está en el número uno de las cosas que odio que me pasen.
Porque sentirse vulnerable, es como andar desnudo. No hay nada que proteja y uno está a merced del objeto del afecto, sobre todo si se trae una escuela emocional, en la que vulnerabilidad=debilidad. Y debilidad no es un buen signo.
Mi educación sentimental me dictó durante 24 años que si el OTRO sabe que soy débil, sabrá la clave para poder manipularme.
El OTRO no debe saber que me gusta y que pienso en él muchas veces en el día, que veo su foto y me emociono, que quiero salir con él al cine, que quiero compartir un concierto, platicar tonterías, que él sepa algo sobre mí que nadie debe saber, que yo sepa cosas que le interesan aunque no entienda de que rayos habla.
El OTRO no debe saber que un mensaje suyo puede hacerme sonreir, que mi mirada cambia cuando lo veo, y que si dice que soy linda (aunque pueda o no saberlo) eso hace que me sienta especial... TAN JODIDAMENTE ESPECIAL.
Y eso hace que esté vulnerable. Y odio sentirme así.
Un mensaje no contestado, un cortón de plática, una despedida rápida... y aunque todo tenga una justificación (y pueda o no tener relación con la situación) queda el temor.
¿Y si yo no le gusto tanto?
Entonces sale a relucir el coraje. (Demonios, pero si yo sabía que esto no iba a funcionar) (que patética situación, me da coraje ser tan débil) (pero no quiero que piense que me mueve y no quiero parecer ansiosa, si no me manda mensaje, yo tampoco) y así ad infinitum...
Sabemos que nos gusta sentir las mariposas en el estómago, la emoción de una salida, el vértigo de tener una certeza. Y todo eso encierra: VULNERABILIDAD.
Queremos sentirnos así?
Es cuestión de autoconfianza, de tener la certidumbre de la reciprocidad, de saber que si estamos expuestos no hay porque temer.
Pero somos taaaaaaaaan complicados.
Tan complicados como un cubo Rubik
O como entrar a los archivos secretos de la CIA,
o del CISEN
(neee, ese fue un sarcasmo).
*Cualquier parecido con la realidad, es mera coincidencia*
He dicho.

12 comentarios:

Ada dijo...

Mmmmm rayos me sentí tan identificada con tu post...

Saludos! Bonito inicio de semana

Omar Franco Pérez dijo...

Hola!!!

Ya somos dos los identificados...
Si te contara...(no has pasado por el blog últimamente, ¿verdad? Hay una entrada que evidencía lo vulnerable que ando...)

En fin. Espero que te encuentre mejor. Las cosas mejorarán, ya lo verás.

Un gran saludo!

Guapólog@ dijo...

Entiendo perfectamente lo que dices y sin duda tienes razón en reconocer que tener igualados los parámetros entre vulnerabilidad y debilidad no es precisamente una situación virtuosa que ayude a las relaciones interpersonales.

La información NO es poder. El poder reside en cómo se aprovecha y utiliza la información recopilada. Eso significa que es lógico sentirse vulnerable si no existe un grado profundo de confianza con la otra persona. Y eso sólo se consigue con el tiempo y el trato continuo.

Creo que el riesgo de este tipo de miedos defensivos es que es muy fácil caer en el egocentrismo de estar pensando todo el tiempo en qué piensa- opina- siente- molesta (etc) de nosotros a la(s) otras personas y honestamente no podemos, al mismo tiempo y con la misma energía, darle un lugar en nuestra cabeza y corazón a lo que la(s) otra(s) persona(s) quiere comunicarnos de sí mismas y se vuelve un monólogo desenrgizante, poco eficiente y completamente autodestructivo.

Amén.

Ja ja ja, lamento haberme explayado. Te dejo muchos besos nocturnos!!

Simone

JuanP... dijo...

Soooorryyyyy, nunca me ha pasadop...

Saludos (n_n)

Camélida Klee dijo...

Waway!!!!! Pucha, creo que tu post engloba cómo nos sentimos la mayoría las veces que estamos en esa situación de: (tu lo has dicho) "vulnerabilidad". Unos somos un poco más, otros un poco menos, a veces somos más cautos y calculadores o de una nos lanzamos al éxito y terminamos llorantes en una esquina cual Magdalenas..., qué puedo decirte?? Desearte suerte? No. Enviarte todas mis fuerzas positivas?? Si. Espero que de algo ayuden.

Besos comadrita :)

fians4k dijo...

Solo voy a decirte esto: los caparazones protegen de los ataques e impiden que nos hagan daño. Pero también son un obstáculo para los que nos quieren abrazar. Yo que vos me lo saco y ando vulnerable por la vida: por cada persona dispuesta a hacerte daño, vas a encontrar dos dispuestas a abrazarte y hacer de escudo humano.

Karyna dijo...

jajaja veo q la lista de los que nos sentimos identificados va en aumento...pienso q kiszas tarapia d grupo serviria jajaja ntc....pero si es genial..como ya lo dije me identifico mas de lo que yo misma quisiera admitir..pero es tan adictivo esto.. mas uando con un solo rocesito sientes q ya t bajaron la luna y las estrellas ..ok no me explayare aki...nomas necesito tantita cuerda para desahogarme....jajaja y no seria bonito...pero el post me gusto mushio jajaja

:.zeroh.: dijo...

Este es un sentir común, por eso la lista larga de identificados. Todos queremos "no sufrir" es por ello que el hecho de exponernos nos hace vulnerables porque damos a la otra persona la facultad de "destruirnos" o "construirnos" y la sensación de no tener control sobre nuestros sentimientos es lo que nos afecta de esa manera.

Pero si, estoy totalmente de acuerdo con este post!

Si no me equivoco es mi primer comment en este blog! saludos DCodyR4!

STELLA dijo...

ash brujaa!!!

Jiji asi somos siempre, pero apoco no cuando te sales de todo nuestro protocolo hasta sientes que algo te faltó. Naaa!

Saludos, un post muy analista diria yo! Me gusto!!

Bere Tarde o temprano dijo...

El cubo rubik es muuuy fácil! porque todo tiene su maña, su estrategia, asi que nooo, no somos complicados :P

Mariano dijo...

Si no lo leyó, le recomiendo que consiga "El caballero de la armadura oxidada".

Anónimo dijo...

Muy bueno la verdad, me sentí muy identificada. Te expresaste de una manera clara y sencilla lo cual hace más interesante la lectura. Me encanto!!!