martes, 13 de octubre de 2009

¡Esa maldita superstición!

Hoy es martes trece, ¡arrepiéntanse infieles!

Todos hemos sido presas de la superstición. Ya sea que no den la sal en la mano, ni de chiste pasen por abajo de una escalera, o que lean el horóscopo de reojo. Por años (ahora que ya somos muy racionales y estudiados) se ha dicho que estas creencias son de "gente ignorante".
Puede ser, pero la verdad sea dicha, seamos o no gente preparada, con estudios (y con ello escéptica), siempre nos queda la duda "por si las moscas".
Un ejemplo muy claro de ello, es un día como hoy, martes trece.
Dice la tradición oral que "En martes trece, no te cases ni te embarques", otras recomendaciones para día hablan sobre no cortarse el pelo ni las uñas, no cerrar tratos o negocios, etc.
Obviamente no podemos obedecer a todo lo que la superstición nos diga (imaginar a un alto ejecutivo cancelando una junta inaplazable porque es martes 13). Pero vaya, aún así nos queda la cosquilla y el miedito irracional (como cuando yo doy toda una vuelta con tal de no cruzar por abajo de una escalera).

El número trece siempre ha tenido una connotación muy fuerte. Por ejemplo, en la mitología nórdica, 13 eran los espíritus del mal, un martes trece cayó el imperio de Tenochtitlan; según la religión católica el martes trece se dio la confusión de lenguas en la Torre de Babel.
Hasta la fecha, hay edificios que no tienen piso 13 (si lo tienen pero no se llama 13, del 12 se saltan al 14).
Un concepto que va muy de la mano con la supertición es la de la suerte. Mi mamá decía que no hay buena o mala suerte, simplemente hay gente que trabaja y se esfuerza más o menos. Aunque de primera intención, se oiga como un concepto muy lógico, yo sí pienso a veces interviene si bien no la suerte como tal, pero sí la intención que se aplica.
Por ejemplo, dice la Ley de Murphy que si piensas que algo saldrá mal, seguro saldrá mal. Es decir, si ya vamos con la actitud perdedora de que las cosas nos van a fallar, seguro pasará y no porque la mala suerte en forma de gato negro se haya atravesado en el camino, sino porque ya nos habíamos hecho la profecía autocumplida de que íbamos a fallar.
Decía el santero al que visitabamos Aralé y yo para lo de la tesis, que si bien en la Santería actuaba la "magia", también se componía de la voluntad y la intención que las personas ponían en los "trabajos" que mandaban hacer (llámese buenas o malas vibras, vaya).
Yo confieso ser un poco supersticiosa.
Si tuve un mal día y traía puesto un sueter, no vuelvo a usarlo. O por ejemplo, soñé que tenía un accidente con unos zapatos y ese día no me los puse. No uso amuletos para la buena suerte, pero sí le tengo respeto a cultos como la Santería ( si vieran lo que yo he visto ahí, comprenderían). No paso por debajo de las escaleras, no doy la sal en la mano; no me veo en los espejos rotos y si un día me "late" que no debo ir por un camino, tomo otro.
Así de irracional y tonto (pero efectivo)

Recuerdo que cuando era muy chica y recién me enteré de toda la parafernalia construída alrededor del día-número, le pregunté a mi papá que si de verdad daba mala suerte. Mi padre siempre sabio y sensato, me palm,eó la cabeza y me dijo que al contrario, ese día era de buena suerte.
Hasta la fecha prefiero pensar así, que decir que no creo en esas cosas (y de todas formas esperar lo peor).
Ya saben, por si las moscas...

7 comentarios:

ana dijo...

Hola!! me gusto mucho tu post... para empezar muuy interesantes esos datos de los nórdicos y de Tenochtitlan... por mi parte soy cero supersticiosa, yo si me ando por debajo de las escaleras y paso la sal a diestra y siniestra... lo único que no hice fue usar perlas el día de mi boda porque por ahí escuche que significan lágrimas... pero si vi a mi esposo antes de la ceremonia... y pues que más que para mi este martes 13 es un día más... Lo que sí me impresiona y ya sabía es lo de los edificios!!! no ponen el no. 13 en el piso ¡¡¡que tal!!!

Tomás Esparza dijo...

Yo si soy bastante supersticioso, y creo que esto es cierto, por ejemplo hoy tuve examen y una exposicion y en ambas me fue algo mal, cuando eso practicamente nunca me pasa

Traumatismo dijo...

Hola! Me pareció muy adecuado tu post. Yo por mi parte nunca le he tenido miedo al número 13 pero últimamente si me ha hecho sentir mal.

Mi ex-novia y yo empezamos a andar un 13 de octubre y aqui estoy 4 años después pasando por primera vez por el no-aniversario.

No puedo decir que sea de mala suerte, simplemente no está padre.

Disculpa los debrayes que aportan poco o nada, solo quise compartir un poco el como me siento hoy.

Saludos! Pasaré por aqui seguido.

Guapólog@ dijo...

Creo que de las supersticiones más conocidas sólo sigo una que mi abuela me dijo alguna vez: no poner la bolsa de mano en el suelo para que no se vaya el dinero... será? Al menos a mi me funciona para que no se raspe ni ensucie mi amada compañera de diario ;)

PD: sí se acuerdan que hay concurso, verdad? http://dashandcashreflections.blogspot.com/2009/10/concurso-sorteo-y-la-camiseta-del-nyfno.html

Besos!!!!!!!!!!!!!!!

Simone

Omar Franco Pérez dijo...

Yo soy un poquitín supersticioso...
Pero, en general, muy escéptico...mal de familia, creo.

Un saludo!

P.D. Para mi el 13 es de buena suerte!!

J. Lüver dijo...

pues real me cuesta mucho creer en esas cosas pero si respeto y me generan muchas dudas... la que de plano sí, es la Ley de Murphy, esa si de plano rige mi vida, y no sé si es por que me la creo mucho, o por que mi papá siempre habla de eso.

Chance lo mejor que podemos hacer es vivir felices y sin preocuparnos en "detallitos" que más que hacernos algo directo nos hacen pensar mal, y supongo que por la vibra y la energia si pensamos en que algo sale mal... sale mal

casacelis dijo...

Sabes, segun yo soy escéptico pero jamas de los jamaces pasaria consiente por debajo de una escalera ¿superstición entonces?

El núemro 13 interesante.

Besos.