martes, 24 de noviembre de 2009

¿Los restos del naufragio?

Cocorocó caballero
una limosna para este pobre viejo
que ha dejado hijos
para el año nuevo...
El viejo/ canto tradicional veracruzano


Me pregunto si ya es hora de hacer un recuento del año...
Seguramente en las oficinas de esta ciudad, están llegando correos que dicen algo así:
"Queremos extenderles la invitación para la comida de fin de año donde habrá música y sorpresas (y la sorpresa será que no habrá despidos... hasta enero). Tendrá inicio a las 5:30pm (para que tenga mucho más tiempo de acordarse de que brindó con el jefe y le estrelló la copa, quizo manosear a las muchachas y bailó animadamente el baile del mono con perfecta coreografía). Habrá servicio de taxi. (pa´ que se embriague a gusto y se olvide de la gran aventura en los separos, o en su defecto, del posible borrachazo en periférico).

Cuando llegó mi propio correo pensé, ¿ya tan pronto?. (Entran los acordes de "Amarga navidad": Diciembre me gustó, pa´que te vayas... que sea tu cruel adiós, mi navidaaaaad). Y pensé en lo que he hecho, no hecho y dejado de hacer desde la última vez que pensé: Ya es diciembre.
Es decir: el año pasado por estas fechas no tenía un blog (ni pespectivas de abrir uno, vaya). Me preocupaba el calentamiento global y las posibles consecuencias de la guerra ideológica en el sur de África así como la colección otoño invierno de Luis Güitón. Nah.
En realidad estaba al borde del pánico porque faltaba nada para la boda de mi hermana, no tenía vestido para la boda y me había convertido en la persona más importante del evento (más que los novios, por supuesto): Yo era... La madrina de pastel. (Entra música de "Final Countdown" Tururu ruuu, turururu ru).
Ah sí, y mi hermana se casaba.

Algunas cosas han cambiado, otras no.
-El año pasado para estas fechas estaba estrenando trabajo (y sigo con el mismo, gracias a algún milagro cósmico-fenómenal);

-Sigo soltera, lo que se traduce en 6 pelmazos mandados (muy amablemente ya que su concepto de respeto y pareja no eran equivalentes con los míos) a la mierda en casi un año (ah, soy encantadora);

-Sigo con el mismo celular.
- El año pasado, a pesar de la boda y todo lo que me hubiera gustado planificar una dieta, sesiones de gimnasio y un gran corte de cabello, me ganó la pereza. Creo que nunca me vi más pasada de peso y desarreglada que en esa fiesta.
Un mes antes se me ocurrió la grandiosa idea de hacer un corte de cabello, digno del recorte presupuestal para *inserte un rubro importante en la economía nacional* (aproximadamente 15 centímetros) .Por lo que fue muy difícil peinarme y me hicieron un arreglo digno de cualquier jeva asistente al gran baile anual de Sonido La Changa (anga, anga, anga) o de sonido Polly March.
(... aún sigue la lista)
- El señor Yoshimi sigue igual de sabroso..
-Hice grandes amistades como el Flaco y M (aunque después corrieron a Flaco y M me empezó a ignorar sistemáticamente hasta que yo me aburrí de comer sola y sentirme sola).

Otros asuntos inexistente el año pasado, se echaron a andar, por ejemplo:
-Estoy haciendo ejercicio y dieta, cosa harto importante para mi salud.
-En esta edición de diciembre 2009 Avanzo penosamente con la tesis (pero avanzo). Hace un año no había siquiera pensado en un nuevo tema después de que abandoné el proyecto con Aralé, por lo que cualquier mención al tema, era como invocar a Elba Esther en negligé (y transparente).
-Abrí "Crónicas..." que ha servido para explotar la actividad que más me gusta hacer en esta vida que es escribir, conocer a laS genteS del post anterior y básicamente como una sesión de catarsis más efectiva que zamparse dos docenas de cajas de chocolates (aunque no es tan delicioso).

Y en resumen, creo que tuve un intenso crecimiento emocional, junto con un golpe (sigo hablando de lo que viene a ser el sentimiento, abusados!) que no esperaba a inicios de marzo. Pero ella es tan fuerte que me hace fuerte a mí. Y sí ella no se pandea, yo tampoco.
(Eso fue taaan local, pero no pienso compartirlo con el mundo.)
seee.
¿Será que ya es hora de un conteo del año?.
Creo que no.
Esperaré otro poco. Me niego a aceptar que 2009 está agonizando y las expectativas que tenía del año, también.

4 comentarios:

Ro dijo...

Yo en una de esas fiestas de Navidad/año nuevo de la empresa me chocó el carro una de mis mejores amigas de la chambita ...agarramos una .... de miedo.

Qué traera el 2010 para esta periodista neurótica? espero no sea cerrar este espacio. pero uno nunca sabe.

ana dijo...

Sii en mi empresa no hacemos posada porque somos muuuuy poquitos así que mejor nos vamos a cenar a un restaurant... y en 2 semanas ya es la cena de este año!!!! Pensando en tu post... voy a hacer un recuento de mi año... para empezar estoy casada y feliz... de lo demás desgraciadamente subí de peso y baje como la montaña rusa... y bueno 0 ejercicio así que muy mal... hice muchos viajes lo cual es mi pasión y abrí mi blog tmb... !!!

JuanP... dijo...

Pues a mi no me gusta hacer recuentos, por que la vida es tan inesperada que siento que a veces no vale para nada, nadita la pena, así que bueno, no es que no me ponga a pensar en lo que hice en el año "n", pero no me pongo a pensar en lo que no hice que había planeado, eso por lo regular no funciona...

Saludos! (n_n)

STELLA dijo...

Haha mientras leia tu post tenia en mi mente la voz del narrador de la caricatura-novela REMY contando tu post.

Muy buen año, entre trancazos y gritos de jubilo, se va creciendo y aprendiendo.

:)