viernes, 27 de febrero de 2009

El regreso del estreñimiento mental!!

Otra vez tengo estreñimiento mental.

No sé que escribir y me enojo porque es lo que más me gusta en la vida.

Bueno, espero que disfruten el viernes, porque la semana que entra va a estar bien ruda...

Buaaaaaaaaa.



Y el tatuaje que me iba a hacer como símbolo de que aún soy joven (aunque me tenga que vestir con ropita formal todos los días), el viernes que entra... tendrá que esperar.

Luego platicaré por qué.



Bueno, pues ya..

adios

chaito

mua mua

jueves, 26 de febrero de 2009

Las amistades con hombres rifan... Pero también joden

Creo que convivir con hombres está haciendo estragos en mí.
Y no me refiero a preferencias sexuales (como seguramente muchos pensaron, ¡pervertidos!). Me refiero a un asunto de femeneidad y formas urbanísticas, y de etiqueta que corresponden a una señorita decente... cha.
Hoy en la tarde, mientras me dirigía junto con una nueva amiga del trabajo, a tomar un maravilloso te chai (mmm, te chai) (mmm, lo que sea...) noté que he perdido muchos algos de mujer. Me explico.
Estaba hablando por teléfono con el buen Flaco sobre mi computadora. Mientras hablabamos, en mi conversación se mezclaban frases como, "ese gordo es una mierda" (el que le dio mantenimiento a mi compu la vez anterior y por cierto, no la dejó bien) o "quítale todas las chingaderas que no sirvan" (refiriendome a unos programas que sólo quitaban espacio y/o velocidad) y mi favorita, "wey ¿qué pedo, cómo estás?" (un bello y amistoso saludo).
¡¿Ohhh, que me pasa?! En que momento evolucioné del ¡Hola amigui! (cuando saludaba a Mi Marido) al ¿qué pedo, wey? . ¿De vestirme de colores, a sólo usar negro y gris? De tomar vino a tomar cerveza? (En realidad siempre me han gustado las dos cosas, pero lo menciono para dramatizar).
La verdad me dio un poco de pena con la Amika, que es toda femenina y dulce. Así que cuidé mi lenguaje y hasta hablé un poco fresa. Pero me sentí medio falsa.
¿Hasta dónde llega la autenticidad de una persona?
La verdad es que desde la adolescencia en el afán de ser distinta a las demás, empezaron a gustarme muchas cosas que no le gustaban al resto de la población femenina de mi edad. Un ejemplo clarísimo es que mientras Gatona Tesoro y yo escuchábamos a Metallica, Guns and Roses y por supuesto The Cure (y MORÍAMOS) por Robert Smith, las otras púberes oían a Backstreet boys, Britney Spears, Christina Aguilera y un asqueroso etcétera más. (Lo siento, me quedó la fijación de odiar la música baratona.)
Cuando en la prepa conocí a "Los Chivos Tizos", (no es albur, así se autoproclamaban) es decir, cinco adolescentes raros que rockeaban gruesísimo con Panda, Moderatto y La Barranca, la vida ya no fue igual. (Menciono sus alias por si alguna vez llegan a ver este cuchitril: Greñas, PPToño, Nahím, Johny y el Jerry.
Si antes era una rara-freak, cuando me hice su amiga lo fui aún más. Con ellos tuve que aprender bellas actividades como decir albures, groserías, pelea callejera, a comer fishes de la muerte, etc. En fin, a comportarme como hombre.
Cuando dejé de verlos y retomé a mis amistades femeninas, volví a la "normalidad". Pero eso sí, con el orgullo de que ya ningún hombre podría hacerme de lado por ser "delicadita".
Y así seguí toda la Universidad. Me olvidé de la idea de que hacer amistad con mujeres era muy complicado y tuve muchas amigas. En la editorial hice dos excelentes amistades en un ambiente de casi puras mujeres.
Peroooooo...
Cuando llegué aquí (a mi trabajo actual) reviví mis tiempos preparatorianos. Otra vez los albures, otra vez las groserías como lenguaje común, otra vez reírme de mis congéneres por no entender lo que dicen los hombres.
Soy como una espía acreditada en el club de Toby.
Ahora sólo espero que con los cambios que llegaron (es decir, el rompimiento de mi bonita familia laboral compuesta de dos hombres), regrese a mi yo femenino.
Por lo pronto, empecé por poner una imagen de Kitty en mi celular.
(con una amenazadora sierra eléctrica en las manos, je je je)

martes, 24 de febrero de 2009

De la zarzamora a Slumdog Millionaire

Así es.
Ayer, después de tener un día muy desafortunado y llorar y llorar como la zarzamora (quien no sepa que quiere decir esta expresión, pregunten a sus papás), esta periodista neurótica vivió uno de los días más eclécticos que recuerde (últimamente).
Terminé en el cine con cierta persona que compra lámparas feas en la calle (luego te llevo a donde venden unas bien bonitas... en serio) y vimos la maravillosa "Slumdog millionaire". Wow, que película.
Yo le daría un 5 en originalidad y 10 en todo lo demás.
¿Por qué 5 en originalidad? Porque es un coctel entre "Ciudad de Dios", la historia de Caín y Abel (sin fratricidio), "Oliver Twist", "La Odisea" y hasta "Mujer Bonita". En sí, la historia hace un recuento (sin quererlo) muy bien acomodado de todas las que acabo de mencionar. La historia de amor (casi) imposible entre Jamal y Latika, con los obstáculos actuales como la delincuencia, abuso de menores, discriminación y (muy escondida, apenas alzando la manita) prostitución.
Pero ¡bueno! Si ya la vio y le encantó, no hay que ofenderse con este comentario. En realidad, a estas alturas de la vida ya no podemos esperar encontrar el hilo negro. Las historias se repiten ad infinitum , sólo hay que fijarse en las nominadas al ya nada creíble Oscar: "The reader" habla sobre la guerra, "Milk" sobre derechos humanos y líderes que conmovieron al mundo... ¿continuo? La diferencia radica en como nos cuentan el cuento.
Esa es la fortaleza de "Slumdog Millionaire". Un revoltijo de historias que ya nos habían contado antes pero, MEJOR.
En cuanto a producción, actuaciones y dirección es realmente buena. Danny Boyle sigue demostrándole al mundo, porque es de la casta sagrada (para continuar con el tono hindú) de los directores. Y los actores... las tres generaciones son magníficas, los puedes amar u odiar al mismo tiempo. (Sobre todo a los actores que hacen el personaje de Salim).
Es una de esas películas que le dan lecciones al cine mexicano. "Slumdog Millionaire" no tuvo gran producción, actores renombrados o grandes efectos especiales. ¿Qué le falta a nuestro cinito nacional? ¿Qué revivan Juan Bustillo Oro, Emilio "El Indio" Fernández o Dolores del Río? ¿Pedro Armendariz? (papá, por supuesto).
No quiero ser fatalista, pero si seguimos emitiendo películas como "Pamela", "Amar te duele" o "Rudo y cursi" (malísimos los acentos dizque de pueblo, oigan) pues estamos destinados a clamar eternamente la máxima de los abuelitos: "tiempos pasados siempre fueron mejores".
Ahh por cierto, después de la disertación cinéfila... Mi día empezó terrible y acabó maravillosamente. Una increíble película junto con una agradable compañía (de lo cual no hablo porque... no) era justo lo que me hacía falta. Además, no deja de asombrarme que pueda hablar de política, historia y muchos temas más con un extranjero ( un muy lindo extranjero), (¿soy yo o hace calor?). Wow
Me asombra que aún tenga la capacidad de asombrarme... Es más, me va la vida en ello.
COPETÍN
Recibí un bonito presente cibernético de parte del buen Paolo. Gracias, gracias. Por cierto, el comentario del tío Gamboín me hace pensar que rondas los ¿veintiocho? ¿treinta? años. Eso, o tienes muy buena memoria.
Abur

viernes, 20 de febrero de 2009

Cuando la blogósfera nos alcance

Estoy shockeada. A mitad de semana, leí el bló (porque ella así lo escribe) de Lilián (islamediodia.blogspot.com). En resumen decía que el portero de su edificio (un viejito) le había contado una larga historia, resultado de la pregunta ¿Puedo dejar mi basura aquí?.
El primer comentario fue un reclamo de una señorita "Montemayor" en el que se quejaba que la autora se refiriera así, del portero. Cuando yo lo leí, al principio creí que era una broma porque había referencias tan irónicas como "recibió el premio Doorman del año" y muchas tonterías similares.
El comentario fue todo un éxito ya que todos los lectores se enfocaron en éste y se hizo un chisme que aún estoy siguiendo (al parecer la señorita Montemayor si existe, ¿o no?), porque Lilián no ha escrito la continuación de la historia.
Toda esta perorata no está encaminada a comentar las relaciones públicas de la buena Lilián. Quisiera referirme en sí, a la blogósfera.
Un blog es una ventana para conocer gente, a la que jamás nos hubieramos imaginado. Pero lo más increíble es que no sólo nos enteramos de que piensan los blogueros, sino que esta especie de diario, nos deja saber aspectos como rutinas, ocupaciones, hobbies; como se relacionan con sus amigos, pareja (s), familia, etc.
Este blog por ejemplo, surgió precisamente del último razonamiento. Me parece todo un ejercicio en el que se pueden explorar otras facetas del periodismo, muy al estilo "Sex and the city" o la columna de Mónica Braun en la honorable revista "Chilango".
Pero además de la parte periodística, hay otra aún más rica y personal. Porque al escribir y plasmar el mundo como yo lo veo (o los blogueros en general) también se convierte en un examen de conciencia y honestidad ante el escritor mismo. El espacio para crear una entrada (o post) se torna en el espejo de la madrastra de Blancanieves, que nos va a decir de frente y con toda la crudeza del mundo, quienes somos (en realidad).
Por eso pienso que los escritores están locos. Y más los poetas...
... que el diosito de los cuerdos nos salve de los poetas, ay nanita.

miércoles, 18 de febrero de 2009

El fragmento más triste y el más alegre

Como hoy no se me ocurre nada nuevo que contar (quizá porque no ha pasado nada...) he decidido narrar dos fragmentos de mi vida, el más triste y el más alegre.
Es curioso pero casi siempre que me han preguntado o he tenido que desarrollar este ejercicio, pienso invariablemente en el más triste. Es egoísta sólo recordar lo que nos ha hecho sufrir; esta vida es un mosaico y afortunadamente, ¡también se goza, mi hermano!
Así que, a lo nos truje Chenchos.

Fragmento 1. Fragmento feliz
Es difícil ubicar el más momento más feliz. Ha habido muchos como: cuando nos dijeron que mi mamá ya no tenía cáncer, o cuando me enteré que sí había entrado a la Universidad (a la carrera que yo quería)... Pero ahora que lo analizo, este fragmento feliz se ha integrado de muchos momentos simples a lo largo de mi vida.
Recuerdo por ejemplo, cuando mi papá llegaba de unos viajes larguísimos (como de un mes) y lo recogíamos en el aeropuerto. O cuando mi hermano, "El bello Margarito" (porque tengo un bello hermano), llegaba de cobrar su quincena y me llevaba a la tienda a comprar dulces. O cuando entre El Bello Margarito y yo, le caíamos encima a Piel Canela cuando jugábamos a la luchas...
Pues sí, los momentos más bellos se encuentran en mi niñez... ¡Que dicha!
Fragmento 2. Fragmento triste
Nunca me sentí más triste que cuando murió mi abuelo paterno. No porque lo quisiera más, o porque fuera mejor que los otros tres (de hecho los cuatro eran La Onda, increíbles, geniales, maravillosos...)
Me dolió mucho porque sentí (bueno ahora me doy cuenta) que no me dio tiempo de conocerlo. Él murió cuando yo tenía 13 años. Apenas tomaba conciencia de quien era mi abuelo, de platicar, de enterarme de su vida (porque siempre he sido bien chismosa), de empaparme de sus recuerdos. No pude. Cuando lo descubrí era demasiado tarde, se había ido.
Lo único que me quedó fue un recuerdo: una vez me platicó que le gustaba bailar fox trox y cuando fueron sus bodas de diamante, se escondió atrás de la televisión a comerse un pedazo gigante de pastel. (Era diabético)
El otro recuerdo triste, no es propiamente triste sino más bien con tintes de desesperación.
Fue cuando me dijo la oncóloga que mi mamá tenía cáncer del más peligroso. En ese momento sentí que el mundo se hacía demasiado grande y que yo era muy pequeña. Me sentí impotente por no poder hacer nada, por no poder arrancarle ese tumor con la manos. Sentí miedo.
Cuando miré a mi mamá estaba muy seria. Me vio a los ojos y supe que todo iba a estar bien.
Es la persona más valiente y a la que más admiro.
_________________
Pero basta por hoy. Mañana habrá una entrada loca y salvaje, llena de emoción...


Comente!! Este blog es como los vasos con agua y los toques de mota: a nadie se le niegan.

martes, 17 de febrero de 2009

Vamos progresando!!

Sé que es horrible pero, lo admito: Soy antisocial.
Si no me acoplo con alguien o hago buena química (es decir, empatía) no me siento a gusto. Pongo una cara de pocos amigos, que ni yo puedo con ella. Me aislo, no hablo, no comento y sonrío sólo cuando es necesario. ¿Que horrible, no?

Si un chico me gusta, me siento intimidada. Sobretodo si ese hombre es alguien inalcanzable, alto, guapo, distinguido -casiunsemidios-, con narizota, sonrisa de galán, inteligentísimo, medio italiano y que se llama... Ajá!! ¡¡que dijeron!! No, no es verdad (en realidad me refiero a Marcelo Mastroianni, juju).
Pero es verdad. No sé que decir, dejo de hablar, no se me ocurre nada y al menos que el chico en cuestión me hable, no puedo hacer nada porque, ¡¡me congelo!!

Claro, hay sus excepciones. Sólo cuando me gusta demasiado, es cuando tomo la iniciativa. Pero eso ha pasado quizá, un par de veces. (Una en este mes, por cierto.)
Por eso, ahora que me enfrento a un ambiente de trabajo sin amigos, nadie con quien comer o fumar o simplemente comentar los chismes del día, me pongo hosca, huraña y ANTISOCIAL.
Espero que esta situación cambie poco a poco. Hoy por ejemplo, progresé un poco.
No esperé hasta que comieran todos, sino que lo hice a la hora de siempre, cuando el comedor está lleno.
En la tarde no salí a fumar sola. Fui con una chica que es casi igual que yo. Y platicamos de chismes.

Voy progresando.

COPETÍN.
Aún no inicio mi curso de francés en casa. Quizá el fin de semana.
Ahh, también soy desidiosa. Que coctelazo, no?

(La autora quiere aclarar que también tiene virtudes. Sabe escuchar, es generosa, honesta, inteligente, noble y entregada. No vayan a pensar mal, es sólo que hoy, está un poco malita de sus nervios))



lunes, 16 de febrero de 2009

5 tópicos de actualidad e interés

1. Leí que, darse un beso muy largo puede causar lo que los doctores llaman "La enfermedad del beso", cuyos síntomas son: fiebre, inflamación de amígdalas y ganglios; afecta principalmente a personas de 14 a 24 años de edad (http://www.eluniversal.com.mx/articulos/52474.html)
Lo cual me da un poco de escalofríos (aggh, en serio lea la nota completa si es soltero. Si tiene pareja, abstengase) , y a la vez gusto, porque ya estoy casi arañando los 24 y no tengo novio (fiuu).
También, esta nota me da a pensar que la gente de 14 a 24 años es medio cochina y no se lava los dientes correctamente... o que tienen más acción que los de 24 para arriba. (Ninguno de los panoramas es halagador, lo sé).
2. Estudiar francés en la Alianza francesa tiene un costo de 24, 600 pesos por un curso de 8 meses. (definitivamente desempolvaré mis libritos del Centro de Lenguas Extranjeras de la UNAM. (forum 1, allá voy).
3. Si te lavas los dientes con un cepillo motorizado, asegúrate de no padecer migraña. Puede provocar dolores de cabeza y nublamiento de vista.
4.Ya existen varios Record Guinness que la bonita gente de la Ciudad de México ha roto como, más encuerados en el Zócalo, más patinadores agarrados de la mano y ahora, más besucones. ¿Sabía usted, que para que la rentable y zopenca empresa Record Guinness lo incluya en su libro de patéticos retos, hay que pagar 25, 000 dólares? (OHHHHH!!!)
5.Que todos los que somos clientes de Telcel y Telmex, es seguro que estemos pagando los agasajos que le hace Carlos Slim a la reina Noor de Jordania. Yo apenas estoy ahorrando para viajar a Argentina y esos estúpidamente snobs personajes, ya le dieron la vuelta mil veces a Europa y al mundo (y no de mochilazo, precisamente).

Ahora haga con la información lo que le plazca. La verdad os hará libres... pero como decía mi buen amigo Greñas (que seguramente lo oyó en algún lugar) más no felices.

cha...
Por cierto:¡¡No renuncié!!! Ya lo sabían, verdad??

domingo, 15 de febrero de 2009

Bellas lecciones en el día del amorss y la amistad

Ya pasó el día del amorsssss y la amistad.
Personalmente siempre he pensado que es un día increíblemente nefasto. Las parejitas van cargando sus globos y florecitas cursis (aghhhs!) y casi casi, los cúpidos y corazones flotan en el ambiente. Claro, los que son mucho más felices, son los vendedores de los globos, las florecitas...
Despúes de no tener planes y sí tenerlos; frustrarme y alegrarme varias veces en el día, caí en una fiesta a la que ya no tenía planeado ir. Eso parecía la ONU en día de cumbre mundial: alemanes, españoles, árabes, polacos, rusos, franceses...
Estuve a punto de no entrar cuando al llegar, una turba de adolescentes y adultos en entrenamiento (es decir de 20 a 27 años) estuvo a punto de dar portazo porque ya no dejaban pasar al lugar, había demasiada gente dentro. Hasta un vidrio roto y una rusa tirada en el piso... ESO es extravagancia señores.
Al final, después de algunos intentos y llamadas a la buena amiga que me invitó, logramos entrar la Piel Canela, Chinos, y mi cuñadazo el Señor "hago amistades hasta con las piedras". Trás un par de bailes fréneticos al ritmo de batucada y una visita al WC (imaginar el baño de una fiesta de 200 personas a la 1 de la mañana) (¿sintieron escalofríos?), trabé plática con un buen ciudadano francés, (¿ando muy internacional últimamente, verdá?).
Lo relevante es que cada vez confirmo que, aunque las costumbres son distintas y la geografía nos separa, las personas, sean de donde sean, todas tienen puntos en común y aspectos en cuanto a educación que compartimos. Por ejemplo, yo pensaba que sólo en México era común vivir con los padres hasta casi los 30 años (o pasaditos. ¡¡Parias!!) y me encontré con la novedad de que Parisino ¡¡también lo hacía!! (aquí, caras de admiración, ohhh!)
En fin. Supongo que este día del amorsss y la amistad me enseño muchas bonitas lecciones:
1.Si voy a una fiesta donde proyectan que habrá 200 invitados, debo llegar PUNTUAL.
2. La cerveza de la etiqueta roja (Teca...) es espantosa.
3.La diferencia entre europeos y latinos no es tan abismal.
4.La integración entre países, ¡¡RULES!!
5. Mi conocimiento del idioma francés es pésimo y olvidé todo lo que alguna vez con esfuerzo aprendí. Meteré la cabeza en una bolsa de papel y no volveré a pronunciar ni siquiera un au revoir, enfrente de ningún ciudadano de ese bello país. (oh, como me gusta la France!) (Ya me gustaba desde hace muuuuucho tiempo, bola de malpensados)
6. Ahora resulta que tengo espíritu de inglesa (¿eso fue un cumplido, Robin?) y físico de israelí o de siria (¿será? No lo creo, para ser siria me faltan cejas.)
7. Si alguien te dice que tiene unos libros muy bonitos que te puede prestar, pero que hay que ir a su casa por ellos... Cuéntaselo a quien más confianza le tengas, y MUCHO OJO, ehhh!!
COPETÍN.
Definitivamente tengo que mejorar mi desempeño en idiomas, antes me preciaba de hablarlo decentemente y ahora no podría ni pedir un croissant. Me dio tanta verguenza ver que ahora soy tan chafa, que volveré a mis estudios de francés, italiano, portugués e inglés.
A producto de gallina!

viernes, 13 de febrero de 2009

¿será buena idea?

Hoy iba a escribir sobre el odioso día del amor y la amistad. Pero sucedió un evento que me hizo cambiar de opinión.

Después de una extenuante junta en la que entendí sólo el 20% (porque estaba en inglés y era muuuuy aburrida) salí hambrienta. Me imaginé que iba a comer sola (otra vez) pero me djie a mi misma: "¡mi misma, hay que ser optimista!.
Me senté para terminar un par de cosas cuando pasó el Elemento M junto de mí para decirme, "nos vemos al rato". (ya lo sabía pero...)
Bajé a comprar una de esas horrorosas ensaladas del supermercado cuando... El Elemento M avanzaba plácidamente junto con otros compañeros de la oficina. Cha! (lo hubiera perdonado si hubiera ido con su novia, pero esos cortones están re-feos).
Este tipo de eventos me hace pensar: ¿de verdad soy tan mala compañía?, ¿una inadaptada?, si voy yo, ¿no podrán hablar cosas de hombres? mmm, no me había pasado eso, ni en la secundaria.
La verdad es que me siento estupendamente con el trabajo que desempeño, pero deja de ser tan estupendo a la hora de interactuar.
Me siento baldada, como si fuera imposible hacer una, UNA amistad. (o al menos alguien con quien comer). No me siento en un ambiente de confianza lo cual es terrible para mí. Desde que se fue el Flaco he intentado acoplarme, pero nomás no puedo.
He pensado en renunciar. Pero como están las cosas, la crisis y todo lo que implica, pueeeees, no sé.

¿Renuncio? Necesito opiniones.

martes, 10 de febrero de 2009

novata

Estimados lectores que visitan este blog (canción, La chica de Ipanema de fondo):
Dada mi condición de novatez en el mundo blogueril, apenas estoy viendo que pasa con los comentarios.
No se desespere.
Pronto podrá opinar.

Relaciones intracontinentales y 10 cosas que no sabía usted de la que escribe(y probablemente no le interesen)

Me estoy volviendo internacional.
Ayer tuve la oportunidad de salir con un amigo venido de la lejana Argentina. Llegué con la expectativa de conocer una idiosincracia (palabra culta de hoy) distinta a la mexicana y me encontré con un chico que se comporta como cualquier gente normal que yo conozca.
Ohhhh!! ¿Y cómo esta eso? se preguntarán. Básicamente se queja como cualquier chilango de cosas tan típicas como el tráfico, de los trabajos negreros (como en todos lados), de las distancias prolongadas (en lo particular, yo viajo una hora como mínimo para llegar a cualquier sitio), etcétera.
(Por cierto, si lees esto power ranger, dejame decirte algo: relaaaaaaaaaaaaaaaajate)

¿Dónde estaba el estereotipo del argentino "sencishito y carismático"? Por más que lo busqué, no lo encontré por ningún sitio. Me imaginé (a mí) viviendo en Argentina o en cualquier país. No creo que la gente que me conociera, encontrara en mí el estereotipo falso del chilango: transa y abusivo.
Eso me da la bonita lección de que no importa de donde son las personas (bueno, excepto si son árabes o algo así), o cómo vivan (excepto si son terroristas). La mayoría pensará casi igual que yo y querrá (en generalidad) las mismas cosas. La diferencia (al menos con Argentina), es que nos separan los rasgos, la jerga y el acento. Ahh, y que aquí nos echamos nuestros tequilas y allá, beben su Fernet. Como no.
Ahh, por cierto. (otro mensaje para power ranger):
-Me divertí, fue lindo.

esteeee...

Y ahora, la parte más esperada de la entrada: (tambores , por favor...)
10 cosas que usted no sabía de la que escribe (y probablemente no le interesen)
(fanfarria)
Este ejercicio de sinceridad, lo leí en un blog (por si se nota el parecido). Me gustó tanto que lo haré en este espacio.

1. Soy potencialmente neurótica. Miento madres cuando me subo al coche, aunque yo no maneje, miento madres cuando me gritan en la calle, ¡sabrosaaaaa!. Miento madres cuando no encuentro mis cosas. Miento madres cuando no pasa lo que yo espero que pase.
2.Me he vuelto una guarra. Esto lo atribuyo a los bellos momentos que viví en la preparatoria, cuando conviví con 5 hombres, uno más guarro que el otro. Y ahora más, ya que revivo esos momentos en la oficina con muchos hombres, uno más mordaz, sarcástico y guarro que el otro.
3.Puedo ser extremadamente cursi. A pesar de los dos primeros puntos, puedo enternecerme con muchas cosas, pensar que el amor que proyectan películas como: "Diario de una pasión", "Por siempre" y "El diario de Bridget Jones" es posible y verdadero.

4.El alcohol no me gusta mucho, pero el cigarro... ¡ujú!
5.Tomo café por necesidad y te chai por gusto.
6.Reprobé un año en la preparatoria por no entrar a una materia. (¡pinche Pérez Rubio!!)
7.Soy fanática del cine de Pedro Almodovar.
8.Odio la impuntualidad.
9.En la prepa usaba tenis converse sin calcetas.
10.Soy alergica a los mariscos.

¿lo leyó todo?
¿no le da pena ser tan chismoso?


neee, jeje, es broma.

domingo, 8 de febrero de 2009

El domingo apesta

Hoy estoy bloqueada. Las palabras intentan salir pero cuando creo que ya fluyen... No, no no, nada.

Tengo estreñimiento mental.

A final de cuentas, el séptimo día hasta El Señor descansó, no?? (Bueno, eso dicen las historias que contaban viejitos con bastones y barbas largas que pregonaban: ¡¡¡El mundo se va a acabaaaaaar!!!).

Dicho así, pues me voy a dormir. No, mejor a cenar.
No, mejor a pelear con mis papás. Buena falta nos hace para mantener la armonía familiar.
Abur...
Hasta mañana, como dijo Topogigio.
vai...




(siguen leyendo??)

sábado, 7 de febrero de 2009

La amistá es lo principaaaaal!!

Ayer en la noche salí con mis amigas. No hay nada de trascendente en ello, pero me da pauta para decir con la boca llena de orgullo las palabras: mis-amigas.

Es una historia linda y simple. Basicamente ya no podría concebir la vida sin "Chinos", "La señora maldad", "Leoncita peleadora sin ley", "Flaca sateluca" y mi querida "Piel canela". Todas ellas ahora forman parte de mi universo afectivo emocional. En pocas palabras, esas viejas son MIS AMIGAS.
Me costó algunos años llamarlas así. No porque fueran "mala onda"(palabra setentera, ¡anoten!) sino porque en realidad todas ellas (excepto a una, que la conozco desde la cuna) en realidad son amigas de mi hermana (ojos negros, piel canelaaaa).

Fue un proceso complicado porque para abrir boca, me llevan entre siete y... (mmm dejemoslo en siete) años de edad. Seguramente el primer recuerdo que tienen de mí, La señora maldad y Leoncita peleadora sin ley, es de una niña con dos colitas en el pelo y uniforme de la secundaria.

Por otro lado, Chinos y La flaca (primas entre sí) las conocí a través de mi querida hermana, y además, Chinos fue nada más que mi jefaza en la editorial.

Empecé a juntarme con ellas en la preparatoria. Mi pobre hermana casi estaba obligada a llevarme a sus fiestas; después ya iba con todas a tomar el café, después nos tomamos confianza y yo les confesaba mis pensamientos. Por último, tomé la resolución de que el término: "las amigas de mi hermana" ya estaba obsoleto y decidí adoptarlas como mías, aunque más bien fuera costumbre llamarlas de esa forma. Ellas SIEMPRE han sido MIS amigas.

Todas ellas mujeres excelentes, locas, atrevidas, inteligentes, capaces,rudas, tiernas, confiables, y bellas.
Creo que no podré conseguir otras iguales.

Por otro lado, mis amigos de la Universidad.
Sandía, Mi Marido... (chiste bieeen local) y Aralé. Somos casi de la misma edad. Sandía adelante de mí, Mi Marido en la banca adelante de Sandía y Aralé en el extremo izquierdo tres bancas antes del escritorio. Mi primer recuerdo de ellos.

Sandía ruda y sincera (jamás me dará por mí lado, siempre me dice las cosas como son y concretas).
Mi Marido soñador y extravagante (un hombro sobre el cual llorar, pero también confiar, reír y compartir)
Aralé sin pudores y sin complejos (más libre, más loca y la más joven de nosotros).
...

Me siento tan afortunada. Tengo a las personas que más me comprenden, me quieren y me conocen y no hice más que levantar la vista y después, alimentar esa amistad.

Ellas no esperan menos de mí. Lo saben.

viernes, 6 de febrero de 2009

Reflexiones de viernes en la tarde... ¿Qué pex con los hombres?

No sé que sucede con los hombres. Son criaturas raras, incomprensibles, volubles. Un día te aman, otro te odian o no te quieren ver. Otro eres el amor de su vida y otro más no saben que hacer con la mujer que tienen al lado.
No se ofendan queridos lectores, las mujeres somos exactamente igual. Pero mi óptica está del lado femenino así que... se joden.
No sé que sucede con el sexo masculino. En mi experiencia, he notado que la mayoría de ellos piensan que quieren una mujer frágil y dulce a la cual proteger. Cuando la encuentran y se relacionan con ella, se dan cuenta que no les gusta que sea tan frágil, quieren que se les ponga al brinco, ¡que se rebelen!.
Por otro lado, cuando conocen a una mujer independiente, inteligente y con carácter, que saben que los va a poner en su lugar... "Uy pues no sé, a mi me gustan más las tiernas, que pueda proteger" (frase extraída directamente de un especimen del sexo masculino, muy harto amigo mío.)

Entonces vienen los conflictos para mujeres como yo. (Personalmente, ODIO hacerme la tonta que necesita ayuda y que la cuiden. Convivo con demasiados hombres, hay que volverse un poco ruda)
¡¿ Qué se hace al respecto? ¿cómo se balancea este penoso asunto?. Personalmente es un conflicto, algo así como un round salvaje, a dos de tres caídas sin límite de tiempo entre Lilith "la madreadora" y Eva, " la madreada".

Por ahora no hay nadie ni nada a la vista. Supongo que es cuestión de tiempo y de que llegué un freak más freak que yo, al que le gusten las mujeres independientes, seguras e inteligentes (juju, que adornada, pero es la verdá)

única, original, diferente... como shó (Idaly, el blog te saluda)

COPETÍN.
Sigo comiendo sola, creo que tendré que acostumbrarme. ¿Quién me acompaña?

miércoles, 4 de febrero de 2009

Crónica laboral

Inaguro este blog con una entrada nostálgica. Uno de mis mejores amigos del trabajo fue despedido (en mi óptica) injustamente, lo que realmente me parece horrible. Cuando no esté el elemento M, ¿Con quién me voy a informar de los chismes de la oficina? ¿Con quién pasearé por estos espantosos rumbos Chapultepeanos Moralianos? ¿A quién le contaré que me gusta tal o cual palurdo? Estoy muy triste.
Eso me recuerda cuando abandoné el trabajo anterior. Eramos una familia muy feliz (excepto por la estúpida jefa que nos aterrorizaba a diario), saliamos a comer juntas, a fumar, a echar chisme, a burlarnos del imbécil que mantenía la página web... En fin, eramos una unidá, estabamos anquilosadas (palabra culta, apunten). Pero las perspectivas de trabajo mejoran y me fui por una jugosa cantidad (consideren jugoso un sueldo medio para alguien que acaba de salir de la universidad) , menos lejos de mi casa, más cerca de mis amistades condesianas y ¿romianas? bueno, de la Roma. Y la familia feliz se desintegró.
Chinos y La señora C se quedaron sin su elemento más joven pero aún seguían unidas. En noviembre me enteré que corrieron a Chinos. La metieron a una oficina con tres abogados, la jefa mayor y la acosaron hasta que firmó su renuncia. Entre el shock de que la despidieron sin previo aviso y que ese mismo día tuvo que sacar sus cosas por políticas de la empresa. Nada amable, pinche editorial.

La señora C se quedó sola, ya ni siquiera la estúpida jefa estaba para aterrorizarla. Se quedó sin familia, digamos que casi huérfana. Nos platicaba (porque nos seguimos viendo) que en la fiesta de fin de año sentía como que no cabía en ningún sitio, como parche mal pegado.

Así me siento hoy, sin la parte ruidosa de los tres mosqueteros (o los papás -aclaro, no son gays- de la niña nueva -que soy yo-, jojojo). Esa parte se fue.
Mi otro papá (digamos la parte que te regaña y te mete en cintura cuando haces babosadas, pero igualmente shida) hoy me dejó el recado de que comería sola.
Gracias crisis, por separar familias laborales felices. Ahora soy casi huérfana, me siento como parche mal pegado y para colmo, tengo que comer sola.

Te extraño pipipipipíííí.