martes, 31 de marzo de 2009

Recortes de mi niñez


El otro día, mientras degustabamos unos deliciosos molletes hechos por mi madre santísima, recordábamos sucesos acontecidos en la niñez de los ahí presentes. Por cierto, mi anécdota trataba sobre por qué, no es sano ni bonito comer frituras, pambazos, helados, dulces y chocolates en pocas horas. Lo único que logro rescatar de ese día, fue que le eché la culpa del genial mal estomacal que me dio, a una "copa hawaiana".

Me pareció (y siempre me ha parecido) que respecto a mis compañeritos de la misma edad, tengo más capacidad para acordarme de hechos que ellos. Yo supongo que se debe a mi inteligencia superior y mi don de memoria fotográfica (no hay tal). Pero es cierto (lo de recordar, o no?) (ya me hice bolas).

Por ejemplo, ninguno de mis conocidos y amigos (hablamos de la banda que tiene entre 22 y 24 años) recuerda al tío Gamboín, o al gato GC, "Súpervacaciones"(y se grababa en "Divertido" cuya rueda de la fortuna tenía la carota del gato GC y aún salían los "Qué payasos" en tv). O del asesinato de Colosio, o cuando decían que Luis Miguel estaba muerto y que la histórica entrevista que Raúl Velasco le hizo después de su larga ausencia, había sido a un doble.

Me acuerdo de eso y más. Piel Canela y yo, todavía vimos "Chiquilladas", "Anabel", "Los Gómez"(o "nosotros los Gómez" no sé, pero salía Chachita), "Tres generaciones" con Carmen Montejo, Rosita Arenas y Sasha Sokol (cuando no se apellidaba Sokol), "Papá Soltero" y hasta la telenovela "Teresa" con ¡¡Salma Hayek!!! (me das miedo Teresa).


En ese tiempo el dolar costaba 3 pesos, mi hermano El bello Margarito aún vivía en casa y usaba pantalones rotos, playera blanca y blazer como Johny Deep en "Comando especial".

Era el tiempo de cuando él estudiaba en Prepa 9 (mi también alma mater), trabajaba en la construcción del Sears de Plaza Lindavista y cada quincena me llevaba a comprar todos los dulces que quisiera a la tienda. Era el tiempo en el que su cuarto era la apología del apocalipsis y el desastre de Chernobyl juntos. Recuerdo que un día recogí y limpié su desmadrito; cuando vio, lo único que atinaba a decir era:¡¡por queeeeeeeeeé !! mientras se desgarraba las vestiduras.

En aquél entonces, mi papá trabajaba como auditor y viajaba mucho. A veces se iba hasta por un mes. Mi mamá, naturalmente, se volvía loca con una puberta desmadrosa, un adolescente centrado y maduro pero bien guevón y una niña entre prodigio y freak (no daba nada de lata).

Pero que fiestas había cuando mi papá regresaba, caray!! Como prestidigitador sacaba de su maleta regalos y más regalos para todos. Hasta la fecha, pienso que a mí era a la que mejor le iba.


Qué tiempos aquellos! Lo único que importaba era el cereal de chocolate, las caricaturas de la mañana del sábado y que pudiera tener contenta a mamá con puros "dieces" en el cuaderno.

Mientras escribo esta entrada, me ha venido a la mente un poema que memoricé a los seis años con motivo del 12 de octubre (en México, día del descubrimiento de América, mal llamado día de la raza):

"En América nací, ella es hermosa y la quiero así, es linda y primorosa.

De América yo soy, y me siento muy orgulloso de haber nacido en este suelo hermoso".


En un futuro, pienso demandar a la SEP por enseñarle tanta basura a los niños.

lunes, 30 de marzo de 2009

Rompecabezas de pensamientos ociosos

...
El concierto de Bunbury fue genial. Casi me pongo a llorar y clamé a grito pelón: teeeeee amooooooo!!!. Aunque estaba en la zona verde, sección NA10.
(Seguro que sí me escucho... seeee)
- Y recordé a la mala madre de Murphy. Que en el caso de ayer fue buena.
Llegué pensando que el concierto iba a ser apestosamente aburrido, porque seguramente iba a cantar tooodas las canciones del nuevo disco (y el disco es más bien regular, nada comparable con "Flamingos")... Y de hecho fue un concierto muy bueno, cantó como cuatro o cinco canciones del nuevo y todas las demás, puros éxitos.
Contrario a lo que me ocurrió en el concierto de Andy Calamaro. Llegué con toda la buena voluntad de cantar "Confesión" o "Mi enfermedad" o la cagadísima "Ok, perdón" ... y ¡naranjas! cantó todas las de su nuevo disco. (Me pregunto que dirá el destino, ahora que en el Vive Latino me sepa todas las canciones. ¡Tómala!).
...
El jueves estaba pensando que enamorarme de una persona que se va en tres meses a otro país era una excelente idea...
(estúpida)
...
Quizás aprenda tocar el violín. Estaba meditando sobre la importancia de hacer contacto con mis emociones, así que el psicólogo me dijo que para que esperar a que juntara 1200 pesos+700 de las clases por un mes (¡un mes!).
Supongo que ese es el costo de la salud mental.
...
Creo que debería de bajar a la cocina, tomar el cuchillo más afilado y clavarlo en mi corazón... (no les encanta Tennesse Williams?? "Un gato en el tejado caliente" saca chispas).
...
estoy aprendiendo a leer el tarot. Lo hago, no por mi neurosis de tener todo controlado (noooo). En realidad no me he echado las cartas y no lo haré. Digamos que es un buen hobbie, para acrecentar mi cultura general y tener un dato raro que decir cuando me pregunten: ¿y qué te gusta hacer?

viernes, 27 de marzo de 2009

Tuve un final de temporada y no me di cuenta

Recuerdo que hace algunos meses (de hecho, la última vez que vi al queretano) me dijo que su vida estaba en un final de temporada. Algo así como un desenlace de situaciones que llegan a su fin para comenzar otras aventuras y nuevos retos (bueno, eso no me lo dijo, yo traduzco con palabras elegantes).
Me quedé pensando en eso un tiempo y dije: naranjas!!!. Eso no sucede.
Durante la boda de mi hermana, para mi discurso piratee esa frase del "final de temporada" (no me pregunten como lo dije o porque, estaba tan nerviosa que no recuerdo lo que dije, y si alguien me dijera que canté el himno de la república checa en guaraní, le creería ciegamente).
Bueno, el punto es que lo dije y todos me aplaudieron mucho. Pero seguí pensando: naranjas!!.
Hoy, mientras trabajo viendo los blogs de chismes de la farándula (sin comentarios), me llegó a la mente de repente la idea: SI TUVE UN FINAL DE TEMPORADA Y NO LO NOTÉ!!! (fanfarria).
El final de temporada no llegó cuando salí de la Universidad, porque ya tenía trabajo cuando egresé. Tampoco fue cuando me cambié de trabajo, porque aún tenía demasiados conflictos y el término hubiera sido como el final de "Lalola": cortado y sin sentido.
Realmente llegó, el día que me dieron mi diploma. Acababa de llegar de un viaje de trabajo cuando días antes, yo estaba pensando en que me iban a correr y que tendría que dedicarme a vender tamales en Aguascalientes.
Cuando llegué a la escuela vi a todos mis compañeritos y me dio nostalgia. Pero el verdadero climax, se presentó cuando vi al queretano después de una larga pausa voluntaria y no en excelentes términos (para él).
Pasó la ceremonia, recibí mi cartoncito chafa, todos aplaudimos el discursito sentimental de la jefa de carrera. Me levanté, abracé a Mi Marido y a Sandía, mis papás me abrazaron, Leoncita Peleadora y Piel Canela me abrazaron y ahí fue donde sucedió...
Cuando voltee, estaba ahí el queretano con su cámara fotográfica mirándome. Avance hacía él y nos tomamos muchas fotos mientras nos abrazábamos y nos nuestras manos oprimían nuestras espaldas.
Nos despedimos y ahí terminó todo.
Un nuevo comienzo con intrigas y todo... pero sin él.
por fin!

lunes, 23 de marzo de 2009

La diferencia entre lujuria y ternura

Hoy en la mañana, mientras me tomaba la penosa tarea de arreglarme para ir al trabajo con un aspecto semidecente, recordé una de las tantas veces que me han dicho: "Tienes carita de tierna!!!" (con cara afectada).
Pues sí, yo jamás seré una mujer sensual que destile una actitud sexy por los poros. (1) Porque mi fisonomía en sí, no ayuda absolutamente en nada. Hace muchos años, tuve que aceptar que tengo cara de niña y que cuando tenga 40 me voy a ver de 34 con cara aniñada; (2) Porque no tengo una actitud sexy, no me siento cómoda. Prefiero que me distingan como la inteligente o algo así, pero no como femme fatale. (de hecho, esa es una de las razones por las que uso mínimo maquillaje y evito los escotes y minifaldas).
Pero oh querido lector, ahí es donde se presenta el conflicto mismo de la entrada de hoy...
¿¿Ternura o lujuria??? ese es el dilema.
A mí me ha ocurrido (muchas veces), que los pretendientos me batean porque me veo muy tierna y muy dulce (Lo que no saben es que soy una jija de la...).
Perooooo, gracias a mis "fuentes" masculinas, me he enterado que las que se ven todas sexys y sensuales (aquí viene una parte de la verdad de la vida!!) sólo las quieren para... ustedes saben, ¿no? (para tirárselas) ouch, lo dije...
Porque una tierna es para una relación larga y linda; en cambio una sexosa es para (remítase al párrafo anterior).
Ahhhhhhh, pero a una tierna no la quieren en este momento de sus vidas porque no están preparados para una relación larga. Pero a una sexosa ya no la vuelven a buscar porque no es para nada en serio. ¿Está claro el punto? Ninguna de las dos pendejas tuvo su final feliz.
He dicho
Todo esto me remíte a la película que el viernes fui a ver con mi hermana: "A él no le gustas tanto".
Oh my dog, cuanta claridad, cuanta precisión!!! Todo lo anterior está plasmado ahí, en dos horas, una cubeta de palomitas jumbo y un refresco jumbo para dos personas.
Aún no logro entender el punto. Y así como Freud murió preguntándose ¿Que putas quieren las mujeres!!??, media población del planeta (y el porcentaje de hombres con preferencia distinta) se siguen preguntando ¿¡Qué chingados quieren los hombres?!!.
No lo sabremos nunca, supongo. Quieren su libertad, quieren conocer, quieren comprometerse, quieren irse, quieren quedarse, sólo quieren coger... Yo no sé.
Lo que a mí me queda clarísimo es que en el caso del estado(que soy yo) contra una persona que yo sólo sé , mi veredicto es:
"A él no le gusto tanto"
Total, tampoco es para tanto. Mi carita de niña, también vale la pena.

viernes, 13 de marzo de 2009

De cuando escuché la palabra piruja y nadie me explicó su significado

Este fin de semana tengo reunión familiar.
Es extraño porque a pesar de que mis abuelos ya no viven, la familia se ha mantenido unida. Cada que hay aniversario luctuoso, día de la madre (o el padre) o cumpleaños, ahí estamos, todos metidos en casa mi tía "Glamour ante todo".
Estas bonitas imágenes de las comidas familares me traen muchos recuerdos. Desde el primo que se cayó de la bicicleta, o cuando Piel Canela y yo nos robabamos la ropa de la Barbie de mi prima "Glamourcito 2" (y viceversa), hasta el histórico día en que llevamos unas cervezas para la reunión y las tomamos entre los primos presentes (en la familia de mi mamá nadie toma).
Ojalá que viviera más cerca de mis primates, nos llevamos rebien. Pollo es súper divertido y su hermano Mr Pittsburgh lo es más. Glamourcito 2 es mi única prima y la adoro, es como una hermana y El suave (hermano de la Glam) es la onda.
Y precisamente estos recuerdos son los que me remiten al nombre esta entrada: "De cuando escuché la palabra piruja y nadie me explicó su significado".
(cof, cof) Yo tendría como seis años. Seguía a mi mamá para pedirle (seguramente) alguna tontería. Exactamente en ese momento, mi tía Glamour sacó una bolsa muy linda y se la regaló a mi mamá. Pero lo relevante fue que cuando se la dio, le dijo: "Ten manita, yo no la quiero porque la piruja del otro lado tiene una igual".
¡Ohhhhhhhhh, qué revelación! Para mí fue un acontecimiento porque jamás había escuchado algo similar: "piruja".
Naturalmente (como cualquier niña normal) pregunté en voz alta, ¿qué es piruja, tía? Todo lo que recibí como respuesta fue un: ¡No andes diciendo esas cosas, es una grosería! Y nadie me explicó nada.
Creo que no cometí la regada de andarlo diciendo en público, pero fue una palabra que marcó mis recuerdos de niñez, igual que la palabra "ramera" (Cortesía de la traducción de "Mujer Bonita").
Pero, qué peeeex??? ¿Por qué los adultos no somos capaces de enmendar nuestros errores y tener la cortesía de explicar las palabras que decimos (o de callarnos) enfrente de un niño? Creo que después de 10 años, me fui enterando qué carambas significaba. Me la viví pensando que "piruja" era una paleta y "ramera", una señora que vendía ramas.
Creo que por eso, ahora digo muchas groserías (sólo en lugares autorizados).
La única lección que me quedó, es que cuando exprese mi léxico oficinístico (no existe la palabra, pero suena bien) enfrente de mi "Olafo, cara de payaso"(mi bello sobrino, jijo de la..) le explicaré cada una de mis palabras y diré la mítica frase de mi papá cuando hablaba inapropiadamente enfrente de nosotros: "Digo las groserías para que aprendan y no las digan"
¡Como no! ¡Ese es mi apá!!

jueves, 12 de marzo de 2009

Los romances de oficina no rockean... PARTE2

En la entrega anterior, supimos porque los amores secretos son lo máximo, con sus respectivos límites.
Pero, ¿por qué un romance de oficina no rockea?
Antes que nada, los ligues laborales son perfectamente comunes. Como me decía el Flaco ayer, uno se enamora de lo que ve a diario. Y sí, es verdad. La convivencia diaria te lleva a relacionarte y conocer mejor a las personas, los temas se vuelven comunes. De repente te enteras de que les gusta la misma música, las mismas películas, tienen el mismo sentido del humor, lo empiezas a ver atractivo, esa camisa le queda bien... Y ¡zaz! ya estás engachad@.
Puede que haya muchos aspectos positivos, pero también (y personalmente creo que son los más) cosas muy negativas.
Las peleas ya no serán lo mismo de antes. Usualmente cuando alguien pelea con su pareja, cada quien toma su rumbo, se tranquilizan y se reconcilian. Pero si tienes a tu pareja en el mismo centro de trabajo... ¿A dónde te vas?, ¿cómo lo evitas?.
Porque el ámbito profesional no es lo mismo que estar en la escuela. Total, te cambias de salón o de lugar y el problema quedó resuelto. Pero no se puede decir lo mismo del trabajo. Si termino con mi pareja, ¿renuncio?. Y luego que la crisis no ayuda en nada y los empleos no se dan en los árboles... pues está complicado.
Alguna vez oí de un fotógrafo con el que trabajé en el anterior empleo, una frase que de tanta sabiduría, hasta parecía que la había inventado.
"Desde que troné con fulanita, con la nómina no me meto"
Ohhh, cuanta razón tenía Charming Pérez.
También puede que resulten cosas lindas. Por ejemplo, me viene a la memoria una pareja que conocí en la editorial. Ella tenía un novio nefasto, conoció a un chico en el trabajo, se enamoraron, ella dejó al nefasto y 10 meses después, ya estaban casados. Y realmente se les veía felices.
Y aunque ese es un caso entre mil, el cupido de las oficinas es cruel y no a todos ayuda. Hoy me enteré de una relación que se dio en una oficina y que está terminando muy mal...

Por eso, los romances de oficina... ¡SANGRE!

martes, 10 de marzo de 2009

Mi amor secreto es... PARTE1

En fechas recientes llegó a esta oficina de plagada de hombres (no tan agraciados), un espécimen del género masculino taaaan atractivo, que medio piso se lo come a diario... con los ojos.
Después del estupor inicial por tener a tan bello hombre atrás de mí (literal: su oficina está detrás de donde yo me siento) y de platicar con mi amiga sobre el cabello, la sonrisa, la nariz y el tra... de Mr. Miami (porque viene de esos lados y-no-es-rubio), además de suspirar como adolescentes zonzitas, llegaron a mí un par de reflexiones :

- ¿será que de verdad, si es muy guapo y no sólo es la novedad?

-¿el niño guapo del salón... sabrá que es guapo y que todas las féminas presentes mueren porque pase cerca de ellas?. (termino las reflexiones con cara de filósofa)

Esta es una situación típica de las escuelas (y ahora me doy cuenta, de las oficinas). Siempre hay el niño más guapo, por el que todas suspiran. De hecho, a mí me parece excelente que haya uno de esos en todos lados. Es un aliciente para llegar con una sonrisa los lunes.
Trepándome a la máquina del tiempo, me acordé de los galancitos de la secundaria. El que a mí más me gustaba se apellida (espero, porque creo que después se volvió yonqui) Dimas.
Buenoooooo, el tal Dimas era alto, con ojos color miel, piel paliducha y sonrisita tierna. Obviamente él no sabía que yo existía, pero a mí me gustaba imaginar que sí, y que yo era su amor secreto (este es el momento para las burlas. 5, 4, 3, 2, 1, yaaa, se acabó).
Después el muchachito en cuestión fue novio de una de mis amigas y bueno, yo me dediqué a fijarme en otros menos guapos y más alcanzables.
Desde aquellos remotos tiempos de la secu no lo he visto ni una sola vez. Y espero que así siga, prefiero mantener el bonito recuerdo de su perfecta figura, que toparme con un gordote descuidado con cara de beodo. (como usualmente ocurre, si no me creen, vean "Si yo tuviera 30").
Los amores secretos son increíbles. Encierran todo un universo de emociones y sobresaltos divertidos, combinados con risitas nerviosas e inoportunas apariciones de ataques de eritrosis*. Claro, son lindos siempre y cuando, sean sólo un juego para divertir las tardes ociosas y los deprimentes lunes. Pero cuando el amor secreto se convierte en amor imposible... bua. Ese es otro tema más profundo, más escabroso y más triste. (Este es el momento de derramar una lagrimita por los amores imposibles............¿ya?)
¡¡Oh los amores secretos!! los míos siempre han sido extraños, bizarros y curiosamente inalcanzables como hombres 8 o 9 años mayores que yo, inteligentísimos (tanto, que enmudezco enfrente de ellos) y por lo general con mínimas o nulas capacidades para relacionarse con la sociedad femenina.

Para terminar, YO Diablo Cody región 4, me declaro la más zonza y la más obvia para interactuar con mis amores secretos. Tengo tres conductas totalmente definidas como evitar el contacto visual, ignorarlos y desaparecer en cuanto los tengo a la vista. Así que para estas fechas, Mr Miami seguro que ya sabe que al menos, la que escribe estas líneas, suspira por su perfecto peinado de galán... y no de balneario.

COPETÍN.

Recuerden que en el trabajo y la escuela, lo más sagrado es la nómina (o la lista de asistencia). No hay nada más más desagradable que pelear con tu novio y que al otro día le tengas que pedir la tarea (o peor aún, llamarle jefe o jefa)

*eritrosis: Acción y efecto de ponerse rojo cuando se acerca el objeto del afecto.

domingo, 8 de marzo de 2009

El día de la mujer y otras minucias antifeministas

Casi olvido que hoy es Día Internacional de la Mujer.
Sé que quizá muchas y (al parecer muchos) me odien por lo que voy a decir, pero se me hace un día completamente inútil y sexista. (He dicho)
Por queeeeeeeeeé??? se preguntarán, oh amados lectores. Bueno, en primer lugar porque reconocer a la mujer me parece que es todavía más sexista que si no se reconociera.
Ok, estoy totalmente de acuerdo en que mi sector de la población tiene problemas de discriminación. Aún hay personas que piensan que las mujeres somos animalitos de la creación y una sarta de opiniones rídiculas que no intentaré mencionar en este espacio. Pero (para mí) tener exactamente un día en el que se alabe a las mujeres, se me hace igual de falso que el día de las madres o el día de la independencia (ah, ese no ¿verdad?. Políticamente correcta, políticamente correctaaa!!).
Es decir, qué caso tiene que un día, los políticos dediquen discursos y todo el mundo diga, "uy sí, las mujeres, que lindas, que buenas, bla, bla bla, si al otro día el mismo político se va a madrear a su mujer, le va a gritar al ama de llaves y va a pendejear a su secretaria?
Estoy totalmente de acuerdo con el reconocimiento a la labor de las mujeres sean del estrato social, estudios y capacidades que sean. Pero ojalá que este mismo valor fuera sostenido. No necesitamos un día para valorarnos o que el hombre que tenemos al lado nos valore.
Se acabó la era de la princesa que necesita que la rescaten, pero también se terminó la época en la que las feministas clamaban que los hombres deberían desaparecer de la Tierra.
Sé que ya está muy manoseado el discurso de que "todos somos iguales con sus respectivas diferencias", pero espero que algún día (antes del 22 de diciembre del 2012 de preferencia, recuerden: ¡el fin se acerca amiguitos!) realmente lo comprendamos, sin necesidad de que un día al año nos lo recuerden.
Por cierto, como un apéndice a esta bonita entrada, rescato el comentario de "Anónimo" (como me gustan los anónimos) que dice que yo nunca voy a saber que colores usar para un perfecto maquillaje de noche (si no saben de que estoy hablando, remítanse a la entrada "las amistades con hombres rifan, pero también joden").
OH MY DOG!! Por supuesto que nunca lo sabré porque no lo necesito ni me interesa hacerlo (además, gracias al diosito de los amigos de ambiente, tengo a mi propio amigui orgullosamente GAY que me alacia el cabello en ocasiones especiales y me dice que ropa usar para ir de antro...) Y si me confunden en el carnaval de mi amadísimo Veracruz con el rey feo (¿no será con la reina fea?), pues me sentiré muy orgullosa porque podré sumar a mi currículum un título nobiliario, jaja.
Pero como sea. Me encantan ese tipo de comentarios, ya que yo nunca sabré de delicadezas porque me he forjado en el mundo de los iguales. (O al menos así trato de honrar la educación que mis padres me dieron)
Gracias marido por poner la controversia, tú siempre en el ojo del huracán...
TQM 1000!!!!!!!!!!!!!

jueves, 5 de marzo de 2009

Disertación maravillosa sobre... NADA realmente

Antes que nada, DEBO pedir una disculpa al respetable por mi notable ausencia. Fui abducida por unos extraterrestres e hicieron pruebas cientìficas en mí. Esteeee...

Bueno, me encuentro lejos de mi casa, tengo un paquete de pan bimbo, un yogurt y son las 2:30 de la tarde. Eso me hace pensar que la vida es una tómbola y que es gracioso que esté en un lugar finjiendo mi nombre y tomando yogurt a la hora de la comida. Esperen, eso no tuvo sentido.

La anterior disertaciòn estupida está patrocinada por el queretano complicado. Si esto fuera una entrega de premios, le daría las gracias por contribuir a mi ya extraño, negro y sarcástico sentido del humor.
He notado que a lo largo de la vida, miles de personas influyen, aunque sea un poco dentro de nuestras formaciones.
Ejemplo:
-Tengo un nivel de sarcasmo muy avanzado, gracias a que PP Toño alababa ese que yo sentía, era un defecto.
-Imprimirle elementos estúpidos a una conversación (ejemplo: alguien habla de la economía y el quiebre del sistema financiero mexicano y yo digo algo así como: tengo ganas de comerme un panque, debajo de una silla) (aclaro, eso sólo lo digo cuando estoy en confianza).
Retomando, esa peculiar característica es gracias al queretano...
-Burlarme de mis propias penas... uy eso sí no sé de donde lo saqué, pero ayuda mucho cuando hago catarsis en el psicólogo.
-Ser maniática de la ortografía, es patrocinado por Piel Canela, otra neurótica más del buen decir (y escribir).
Y así podría seguir. El punto es (si es que hay) que aunque pensemos que somos los seres más originales del mundo, no podremos encontrar el hilo negro (otra vez ese condenado!!) porque siempre habrá personas que nos marcarán...

Para bien o para mal.

(Esta entrada sin sentido alguno, está auspiciada gracias al gentil patrocinio de tener hambre, ganas de ir al sanitario y un calor de los mil demonios. Gracias, gracias)

lunes, 2 de marzo de 2009

Oda a los hombres de mi vida

Oh, los hombres de mi vida...
Mi padre.
-Mi primera figura masculina.
-A pesar de ser un padre ausente al que veo en las noches y los fines de semana, para mí, está a todas horas. No me siento desprotegida jamás.
-Dicen que las mujeres repetimos patrones y buscamos un hombre que sea en esencia como nuestros padres. Ojalá que yo algún día encuentre un hombre tan íntegro y noble como él.
-Los dos nos llamamos igual (crealo o no, así es)
-Puedo confiarle temas espinosos en mi vida. Sé que él, no me juzgará. Al contrario, tratará de darme el consejo más acertado.
-Físicamente me parezco a él, de la nariz para arriba. (Le debo la bella estructura de ojos, jujuju). -En el carácter me parezco a él. (par de neuróticos y criticones).
¡¡¡Como quiero a mi papá!!!
Mi hermano mayor (a) El bello Margarito
Ohh, el Bello Margarito, mi único hermano...
-Siempre fue el más cariñoso y generoso.
-Es el máaaas vanidoso.
-Nos gustaba hacer enojar a Piel Canela y le caíamos encima cuando jugabamos a las luchas.
-Se casó cuando tenía 19 años.
-Lo perdí durante muchos años, aunque él siempre ha estado ahí.
-Ahora tiene 34 y yo tengo 23. Él tiene hijos adolescentes y yo sobrinos adolescentes con quién jugar, ir al Chopo y a los conciertos.
-Ahora estamos más cerca. Quiero que él me conozca realmente, porque ya no soy la niña de 8 años que dejó cuando se fue a vivir con su mujer. Quiero conocerlo realmente, porque él ya no es el muchachito inexperto que se fue a formar su propia familia.
¡¡Como he extrañado a mi hermano!!
Los Chivos tizos y Mi Marido
-Tan diferentes. A los primeros los conocí en la prepa, al otro en la Universidad. Juntos, aprendimos la sustancia de la que está hecha la vida y lo complejo de la palabra amistad.
-Los chivos tizos tenían en mí, (casi) su único contacto con el mundo femenino (jijiji, excepto Johny, el Don Juan del grupo).
-Con ellos pude empaparme un poco de lo que piensan los hombres. Con ellos jugué coleadas en la prepa. Con ellos me reí hasta llorar.
-Con Mi Marido supe que siempre tendría un amigo con el cual llorar y reír. Su amistad es tan honesta y real, que me atrevo a decir que es el único hombre que realmente me conoce.
¡¡Como quiero a mis amigos hombres!!
y por último...
El inteligente y complicado queretano.
-El primer amor de mi vida.
-Mi amor de Universidad... casi casi mi amor de verano.
-Con él conocí sentimientos que jamás me hubiera imaginado (horribles y maravillosos).
-A él le entregué toda la intensidad con la que puedo llegar a amar.
-A él le dedique mis horas más tristes y mis horas más hermosas.
-En el tiempo que estuvimos juntos aprendimos uno del otro y aprendimos a vernos a nosotros mismos.
-A él le lloré como nunca había llorado.
¡¡Te deseo lo mejor mi extrañado, querido, odiado y enrevesado queretano!!
No sé si esto sea una oda en realidad. Más bien, es un recuento de los hombres más importantes de mi vida. Ellos han dejado una huella en mí...
y lo agradezco con todo el corazón...