martes, 20 de octubre de 2009

Lo que son los premios

Dejo pendiente el post que iba a publicar hoy para poner los premios que me han dejado en otros blogs y no he tenido tiempo de postear:

Agradezco a BoticaPop, JuanP y Karyna por acordarse de este chiquero.
Y como uno de los premios viene con meme, pues contesto:

1. ¿En qué animal te reencarnarías?

En hiena, siempre he querido ser banda.

2. Algo sin lo que no puedas estar...
Familia y música. Simplemente no concibo un mundo en el que no exista la música. (y lo otro se explica solo)

3. ¿Qué es lo que más aprecias de una persona?
Que sepa decir lo exacto en el momento exacto. Y que si no tiene nada inteligente o que aporte algo, mejor se quede callada.

4. Suelo vestir de color…
Negro. Como soy una palurda para combinar, el negro siempre es obligatorio para mí.

5. Tres palabras que te definan:
obsesiva, inteligente y amigable.

6. Un lugar al que viajarías:
Difícil. Estoy haciendo un esfuerzo sobrehumano con mis finanzas porque quiero viajar a la Argentina, pero desde que vi "Madeleine" en la pubertad, el amor de mi vida es y será para siempre Paris.

7. Tu cita favorita (de un libro, película…):
del "poema 20" de Pablo Neruda: "... Es tan corto el amor y tan largo el olvido"
de la canción aire de Mecano: "...este cuarto es muy pequeño para las cosas que sueño"
De la película Trainspotting, no recuerdo el cita exacta, pero mi adolescencia fue marcada por la perorata de Renton sobre elegir. Me sentía bien malosa.

8. Algo que quiero hacer:

Viajar y seguir abrazando a mi mamá cuando ella cumpla 90 años.

9. De mayor quiero ser:
Creo que todavía tengo chance de contestar esta: quiero ser editora de Chilango. ¿Más allá? De Vanity Fair. (ajua!)

10. Reconozco que mi mayor "monosidad" es:
Monosidad? Es decir ¿mi gracia? Siempre he dicho que para sobrevivir sólo tengo mi sentido del humor y mi racionalidad.

Ah si los elegidos:
Lisistrata
Alma de chocolate
Chacharas en la red
Salté de la carroza

domingo, 18 de octubre de 2009

Sobre Luz y Fuerza del Centro

Hoy publico la carta de un amigo querido que trabajó 17 años en Luz y Fuerza del Centro. Yo quiero mantenerme al margen de las controversias, así que guardo mi opinión al respecto. Pero como periodista tengo el deber de dar a conocer versiones como éstas en el espacio que tengo.
Saludos a todos.
Hola Amigos, la verdad no he sabido bien a bien como empezar a contarles lo que sucede, todo ha sido tan fuerte, sabiamos que esto siempre lo había tenido en mente el gobierno, el presente es sobre todo para apelar por vuestro apoyo para la causa del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) ,primero aceptaré y seré autocrítico con respecto a que Luz y Fuerza no daba un muy buen servicio que digamos, es cierto a medias, claro que existen y han existido malos trabajadores (felizmente yo nunca fui uno de ellos) prácticas corruptas e ineficiencias en la atención a los usuarios, verdad a medias porque esta empresa siempre ha trabajado (y un servidor llevaba 17 años trabajando ahí en diferentes secciones) con mínimos recursos, con parches, añadiendo alambres, trabajando con maquinas de escribir en plena época computacional, qué dónde está el dinero destinado a esta paraestatal se preguntarán?
NO ES PARA LOS DICHOSOS "PRIVILEGIOS" DE LOS TRABAJADORES QUE TANTO DICEN LOS MEDIOS, LAS PRESTACIONES GANADAS A TRAVÉS DE 95 AÑOS DE EXISTENCIA COMO SINDICATO ESTAN RESPALDADAS EN LA LEY FEDERAL DEL TRABAJO, Y REPRESENTAN CON TODO Y NUESTRO RÉGIMEN DE SALARIOS PARA LOS ACTIVOS Y PAGO DE JUBILADOS EL 30% DEL PRESUPUESTO DE LA EMPRESA, ADÓNDE SE VA EL OTRO 70?
AL PAGO QUE HACE LUZ Y FUERZA A COMISION FEDERAL DE ELECTRICIDAD (LA OTRA EMPRESA PÚBLICA DE LUZ) POR CONCEPTO DE COMPRARLE ENERGÍA EN BLOQUE, SI, LUZ Y FUERZA NO GENERA LUZ, PORQUE NUNCA LE HAN DADO RECURSOS PARA QUE LO HAGA, REVENDE LA LUZ.
Y DÓNDE ESTA EL QUEBRANTO SE PREGUNTARÁN? QUE POR LAS TARIFAS IMPUESTAS POR HACIENDA, LUZ Y FUERZA ESTA OBLIGADA A COMPRAR A CFE EL KILOWATT A $1.20 Y REVENDERLO A LOS EMPRESARIOS A $0.88 CENTAVOS, NO A LAS TARIFAS DOMESTICAS COMO LAS DE USTEDES , ESAS TIENEN EL MENOR SUBSIDIO, EL GRAN SUBSIDIO SE VA PARA LOS GRANDES CONSUMIDORES.
QUIÉN ME PUEDE DECIR QUE EMPRESA ESTARÍA CON LAS FINANZAS SANAS SI SE LE OBLIGA A REVENDER UN PRODUCTO MÁS BARATO DE LO QUE LE SALE COMPRARLO?YA NO DIGAMOS FABRICARLO.
Lo cierto es que Calderón ha liquidado esta empresa, sustento de miles de familias, de un plumazo, detras de esta iniciativa (y sin ser un paranóico se los digo) se encuentra la intención de abrir al capital privado este bien nacional, huelga decir que al contrario de lo que mucha gente piensa, el hacer la apertura de esta industria no se reflejará en tarifas socialmente más económicas para los miles de usuarios que desde ahora les cuesta trabajo pagar este servicio, que con todo, se encuentra minimamante subsidiado, con la entrada de capital privado se terminará dicha ayuda gubernamental.
Sin ser un dechado de santidad, el SME se cuenta entre los últimos bastiones de sindicatos independientes y en cierta forma democráticos del país, no hay líderes eternos, desde que yo entre a laborar hemos elegido alrededor de 5 secretarios generales diferentes, no tenemos liderazgos eternos como los del SNTE, teléfonos o petróleos, tampoco son imaculados estos líderes, pero si rinden cuenta a una base de trabajadores que cuestiona,esta informada y es exigente.
Muchos articulistas y sesudos intelectuales han querido vendernos la idea de que los sindicatos son entes completamente anacrónicos, nueva verdad a medias, en algunos casos lo son, pero son lo único que nos queda ante la indefensión que generan los contratos (si es que los hay) practicamente esclavistas que ejercen empresas trasnacionales como WALMART,donde trabajadores son explotados, sin seguridad social, ni mínimas prestaciones, eso es ser una empresa productiva?
El que los electricistas han peleado (y ganado)un contrato colectivo de trabajo que trata con dignidad al trabajador es motivo para cuestionar privilegios?no deberían mejor tratar de pelear los que nos cuestionan igualar prestaciones parecidas a las del SME? en dónde estaría el problema en hacerlo? porqué y aun en tiempos de crisis no es mal visto que a la clase empresarial se les libre de impuestos, se les rescate financieramente, o en otro caso, no la clase política se da (ellos si) privilegios enormes y documentados?
Todos los demás estamos condenados históricamente a mirar de lejos y resignarnos a NO ganar un trato justo, y sobre todo digno?.
No podría negar que mi empresa, no daba el mejor servicio que debiera, y sí, en varios casos derivado de la mala labor no solo de quienes la administraban, sino también de trabajadores, no obstante, el mismo SME a últimas fechas estaba muy consciente de la necesidad de cambiar, mejorar y renovarse, en eso se estaban encaminando esfuerzos, hasta que, como en un golpe de estado fueron tomadas militarmente nuestras instalaciones.
Estos son solo algunos datos amigos, este mensaje, ahora extenso (mis disculpas por ello) solo es para darles la versión de alguien que ha dejado su vida y esfuerzo en esta empresa por 17 años, y al llegar (como todo parece indicar) al termino esta etapa de mi vida, quería dejarles mi testimonio muy personal de la cosas, a manera de que cada quien saque sus propias conclusiones.
Me resta invitar a todos aquellos que coincidan en que hay que luchar por un país, un mundo más justo y digno, a que marchen con nosotros, porque no solo crearemos tráfico -como dicen nuestros detractores-saldremos sobretodo a defender nuestro empleo, pero también a defender una visión de país que cree necesario y urgente un México con más igualdad, pero no a costa de quitarnos a trabajadores lo que hemos logrado mediante conquistas históricas,en todo caso que los demás trabajadores igualen sus contratos o mejoren el nuestro, pelearemos porque no existan ya 2 ó 3 mexicanos en la revista FORBES y 40 millones en pobreza extrema.
atte. Nilo Vargas F

viernes, 16 de octubre de 2009

Y nos seguimos muriendo de hambre...

Recuerdan el guest post que hice en "El rincón del Ornitorrinco"? Pues como ya pasó una semana, ahora lo publicaré aquí, por si no vieron allá. Y si ya lo vieron, pues cuicuiri.
De nuevo le doy las gracias a mi querídisimo Ornitorrinco por darme la oportunidad de publicar en su blog.
****************

Y la curiosidad mató al gato. Domingo en la mañana: ojos hinchados, control en mano, empecé la rutina que corresponde a ese día: ver la televisión mientras me atasco de cereal con chocolate. Zapping rápido y me encuentro con el programa que trae de cabeza a algunos blogs y medios de comunicación: México´s Next Top Model.

Todo iba medianamente entretenido cuando me explotó la bomba en la cara. La única chica que se veía sana (no tenía los pómulos saltados, la clavícula no amenazaba con romperle la piel, ni parecía sacada de una postal de ayuda humanitaria para África) fue increpada por uno de los jueces con una sandez monumental: “¿Sabes que vienes con sobrepeso?”

¿Sobrepeso?, ¿gorda? ¿Acaso Oscar Madrazo y yo estábamos viendo a la misma persona? Lo primero que se me vino a la mente fue: “si ella tiene sobrepeso, entonces yo sufro de obesidad mórbida”. El pensamiento desapareció rápido; si bien no tengo precisamente el peso ideal, tampoco excedo los límites de lo sano.

¿En dónde quedó el trabajo de la Fundación Ellen West en México y en los fashion week de las capitales europeas?, ¿Y la propuesta de hacer que la talla cero desapareciera? ¿No que los diseñadores ahora trabajan sobre maniquís talla 7?, ¿No que ya no querían modelos enfermas en sus pasarelas?, ¿Qué mensaje está mandando la revista Glamour y Sony Entertainment Television con ese tipo de comentarios acerca del peso?

Esta indignación me dio vueltas todo el día. Yo puedo entender casi de inmediato que Oscar Madrazo es un reverendo imbécil que no tiene idea de cómo se ve un cuerpo sano, porque convive con mujeres que se sienten Paris Hilton de petatiux, talla menos cero que (pobrecitas) se matan de hambre. Pero esa soy yo, una adulta de 24 años.

Y, por ejemplo ¿ mi sobrina que tiene 14 años y prefiere comprar un pantalón talla 9 que le aprieta, a un talla 11, sólo porque 11 es de “gordas”? ¿Ella lo podrá comprender igual de rápido?

Si bien, es verdad que existe el libre albedrío y el criterio para saber discernir y no dejarse influenciar por este tipo de programas, también es cierto que muchas adolescentes (entre la inmadurez y los cambios propios de la edad) no saben usar ninguna de las dos cosas.

El ejemplo más cercano que tengo, soy yo. Tenía amigas delgadísimas que estaban traumadas con el peso y que se la pasaban viendo revistas y soñando con la talla cero. Eso me llevó a imitar: confieso haber tenido problemas de alimentación que trajeron complicaciones que hasta hoy arrastro. En preparatoria tomaba 5 o 6 litros de agua al día, tomaba laxantes y pasaba periodos de ayuno larguísimos de entre 10 y 11 horas, interrumpidos por un cigarro, un chicle y -sorpresa- más agua.

Eso (afortunadamente) sólo me reportó una gastritis que con el paso del tiempo se convirtió en colitis que hasta la fecha me acompaña. Y a pesar que a nivel físico no hubo cosas más serias como anemia o leucemia, si dejó rastro en la autoestima y la seguridad. (Ahora sanada, gracias)

Por eso cuando vi esa aberración llamada “México´s Next Top Model” me llené de rabia. ¿Hasta cuándo vamos a permitir que a nuestras sobrinas, hijas, hermanas y nosotras mismas nos estén mandando el mensaje de que sólo estando en los huesos se puede triunfar y ser feliz?

¿Hasta cuándo vamos a permitir que un estúpido como Oscar Madrazo nos diga “gordas”? Porque eso no sólo fue un mensaje para Ana Laura de Monterrey. Puedo meter la mano al fuego para afirmar que hasta la más segura de su figura, cuando oyó eso bajó la vista para verse el abdomen, las piernas y la cintura.

Ya basta de pensar y hacer creer a las adolescentes que está bien dañar su cuerpo con dietas. Ya basta de hacerle caso a Ana Claudia Talancón en los comerciales de cierta marca de agua, diciendo que está bien tragarse más de 3 litros de agua al día. Ya basta de jodernos la autoestima nosotras mismas, imaginándonos en un cuerpo de top model 1.80m, 80-55-80 que no vamos a tener.

Y bueno, ¿qué se puede hacer?, ¿Iniciar todo un movimiento revolucionario en contra de las pasarelas, los programas y comerciales de televisión?, ¿Prohibir a las niñas y adolescentes verlos? No, desgraciadamente no se puede. Pero lo que sí podemos hacer, es aprender a conocer nuestro cuerpo y aceptarlo tal como es.

Ni modo, estoy chaparra y mido 1.60, mi mamá es de complexión mediana y caderas anchas. La genética me ganó. ¿Cómo lo soluciono? Reconociendo y aceptando.

Acepto que mi estructura física jamás será el de una mujer como esa. Acepto mi cuerpo como es, porque finalmente es el único que voy a tener en esta vida. No quiero que la ropa me quede apretada ni quiero tener complicaciones de salud por la diabetes que aqueja a mi familia. ¿Qué hago? Trato de que mi régimen alimenticio no se limite a tortas y hamburguesas, camino distancias largas, como a mis horas.

Y sobre todo, (como mujeres adultas y racionales que somos) saber dar una buena sugerencia y dirección a tiempo, a las niñas que tenemos alrededor. O al menos yo que pasé por la experiencia, no voy a permitir que mi única sobrina dañe su cuerpo y su autoestima por cumplir con un estereotipo.

¿Y ustedes?

martes, 13 de octubre de 2009

¡Esa maldita superstición!

Hoy es martes trece, ¡arrepiéntanse infieles!

Todos hemos sido presas de la superstición. Ya sea que no den la sal en la mano, ni de chiste pasen por abajo de una escalera, o que lean el horóscopo de reojo. Por años (ahora que ya somos muy racionales y estudiados) se ha dicho que estas creencias son de "gente ignorante".
Puede ser, pero la verdad sea dicha, seamos o no gente preparada, con estudios (y con ello escéptica), siempre nos queda la duda "por si las moscas".
Un ejemplo muy claro de ello, es un día como hoy, martes trece.
Dice la tradición oral que "En martes trece, no te cases ni te embarques", otras recomendaciones para día hablan sobre no cortarse el pelo ni las uñas, no cerrar tratos o negocios, etc.
Obviamente no podemos obedecer a todo lo que la superstición nos diga (imaginar a un alto ejecutivo cancelando una junta inaplazable porque es martes 13). Pero vaya, aún así nos queda la cosquilla y el miedito irracional (como cuando yo doy toda una vuelta con tal de no cruzar por abajo de una escalera).

El número trece siempre ha tenido una connotación muy fuerte. Por ejemplo, en la mitología nórdica, 13 eran los espíritus del mal, un martes trece cayó el imperio de Tenochtitlan; según la religión católica el martes trece se dio la confusión de lenguas en la Torre de Babel.
Hasta la fecha, hay edificios que no tienen piso 13 (si lo tienen pero no se llama 13, del 12 se saltan al 14).
Un concepto que va muy de la mano con la supertición es la de la suerte. Mi mamá decía que no hay buena o mala suerte, simplemente hay gente que trabaja y se esfuerza más o menos. Aunque de primera intención, se oiga como un concepto muy lógico, yo sí pienso a veces interviene si bien no la suerte como tal, pero sí la intención que se aplica.
Por ejemplo, dice la Ley de Murphy que si piensas que algo saldrá mal, seguro saldrá mal. Es decir, si ya vamos con la actitud perdedora de que las cosas nos van a fallar, seguro pasará y no porque la mala suerte en forma de gato negro se haya atravesado en el camino, sino porque ya nos habíamos hecho la profecía autocumplida de que íbamos a fallar.
Decía el santero al que visitabamos Aralé y yo para lo de la tesis, que si bien en la Santería actuaba la "magia", también se componía de la voluntad y la intención que las personas ponían en los "trabajos" que mandaban hacer (llámese buenas o malas vibras, vaya).
Yo confieso ser un poco supersticiosa.
Si tuve un mal día y traía puesto un sueter, no vuelvo a usarlo. O por ejemplo, soñé que tenía un accidente con unos zapatos y ese día no me los puse. No uso amuletos para la buena suerte, pero sí le tengo respeto a cultos como la Santería ( si vieran lo que yo he visto ahí, comprenderían). No paso por debajo de las escaleras, no doy la sal en la mano; no me veo en los espejos rotos y si un día me "late" que no debo ir por un camino, tomo otro.
Así de irracional y tonto (pero efectivo)

Recuerdo que cuando era muy chica y recién me enteré de toda la parafernalia construída alrededor del día-número, le pregunté a mi papá que si de verdad daba mala suerte. Mi padre siempre sabio y sensato, me palm,eó la cabeza y me dijo que al contrario, ese día era de buena suerte.
Hasta la fecha prefiero pensar así, que decir que no creo en esas cosas (y de todas formas esperar lo peor).
Ya saben, por si las moscas...

miércoles, 7 de octubre de 2009

mañana arde Troya...

El pasado lunes, los que siguen a mi cuatacha Botica Pop y a mí en twitter, notaron que protagonizamos la ya tradicional (¡y amistosa!) "controversia de los lunes". Todo comenzó porque un día antes yo vi la aberrante porquería de mierda que algunos aventuran a llamar "programa de tv" México´s next top models.
Una de las situaciones que hizo explotar mi ira, fue cuando le dijeron a una de las chicas que tenía sobrepeso, cuando era delgada y estilizada. Lo único diferente a las demás, era que ella sí se veía como una persona sana, no como un producto del Holocausto Zombie.

En fin, yo decía que estos programas (y sobre todo los comentarios de los jueces) promueven los desórdenes alimenticios. Botica Pop decía que no, pero todo terminó en feliz desenlace donde (como siempre) , terminamos igual de grandes comadres.
El Ornitorrinco, que también presenció nuestro pequeño debate, me pidió algo que se me hizo increíblemente insensato y fantástico: que llevara mi napalm literario al teclado y que con eso escribiera un guest post para su sección "La Venus Pixelada" que sale todos los jueves.
A mí que esas cosas no me las tienen que pedir dos veces, acepté con mucho gusto. Tomé toda mi ira furibunda y escribí lo que mañana verán en El Rincón del Ornitorrinco.

Así que mañana jueves, pásenle a lo barrido!

viernes, 2 de octubre de 2009

No gigearás (from Gigi)

Cuantas veces me dijeron que no,
a mi y sobrevivi,
dame la mano y veni,
que te enseño a perder
.
Ok, perdón/ Andrés Calamaro
La semana anterior, en un desesperado intento de relajarme después de una jornada de trabajo MUY agotadora, renté la película "A él no le gustas tanto".
A pesar de ser una romcom rosa (muy rosa y muy para niñas), me di cuenta que trae varias verdades a cuestas. Verdades que aunque nos pese, mujeres: tenemos que aceptarlas.
Una de ellas, es que nuestra educación sentimental (desde los cimientos de la niñez) se ha basado en una mentira gigantesca: si un hombre (joven, niño) te molesta, te jala la trenza (o te quiere patear la espinilla), tiene actitudes intermitentes (hoy te busco, mañana no me interesas), si nos ignora, significa que... LE GUSTAMOS.
FAILLLLLL!!!!!!
Y mujeres del mundo, eso no es verdad.
Una escena que lo enmarca perfecto, es la de la niña en el arenero; llega un apuesto gringuito y la avienta. Ella lo ve con confusión y él le dice: "hueles a popó de perro, es más; eres popó de perro". La niña ve aumentada su confusión, corre con su madre y ella clava el primer puñal en la autoestima de la escuincla: Si te dijo eso y te aventó, es porque le gustas. La niña sonríe entre confundida y satisfecha y vuelve al arenero.
¿En qué lugar del universo, es lógico que si un hombre te maltrata es porque te quiere?
Otro ejemplo:
La chica decepcionada porque su celular no muestra la llamada que tanto espera. Las amigas a pesar de que están concientes de que el fulano no la llamará, la animan: "no te preocupes, quizá perdió tu número", "no está preparado para una chica tan inteligente y bonita como tú", "es porque acaba de salir de una relación larga", "es porque nunca ha conocido el amor", blabla ad infinitum.
¿Serán ciertas estas sentencias?. ¿Por qué nos animamos unas a las otras si sabemos que el tipo que quedó de llamar, no lo hará?
Eso me lleva a la premisa de la película. A veces tenemos que entender por más que duela, la verdad inminente: A ÉL NO LE GUSTAS TANTO.
He dicho.
Y eso no significa que seamos menos bonitas o menos inteligentes y valiosas. Aceptarlo no nos debe restar credibilidad y seguridad en nosotra(o)s mismas (porque también aplica viceversa).
Simplemente quiere decir lo que es: que a ESA persona no le gustamos tanto, y es válido. Como dice la canción no somos moneditas de oro para caerle bien (o gustar) a todos.
Esto me recuerda a un pasaje del libro Orgullo y prejuicio. Luego de que Lizzy rechazara a Mr. Collins, su padre le dice:" has rechazado a Collins, ahora eres libre de partir por el mundo y que te rechacen también". Gran frase y gran enseñanza.
Piensen en todas las veces que han tenido citas fallidas, pretendientes rechazados, mensajes que "olvidaron" enviar, llamadas que "olvidaron" devolver. Ahora, estas son directamente proporcionales a las que veces que esto mismo nos ha ocurrido. Sencillo, ¿no?
Hace poco, mientras atravesaba por una situación similar, mi hermana me dijo algo: "Tu recuerda, no gigearás". Me quedé con cara de WTF y siguió: "si mira, recuerdas a Gigi, la protagonista que siempre falla en la película (piensa que todos los hombres con los que sale, pueden ser el amor de su vida) , pues mira todo lo que hizo mal y recuerda, "no gigearé". Es decir, basta con no adelantarse a los hechos ni dar nada por sentado. Si ya estás en una relación, es vital la comunicación; si el tipo es de una cita y después no te llama, patea la idea de que le gustas. Finalmente no es (ni será) el único hombre (o mujer) en la vida.

¿Conclusiónes? No hay patrones fijos para estas situaciones porque -¡oh sorpresa!- tampoco todos funcionamos igual. Pero lo importante es que la comunicación siempre sea muy clara y sobre todo asertiva. Si después de algunas citas y muchos mensajes de celular, dejan de llamarnos, lo mejor es hablar claro.
No nos volveremos control freak sólo por pedir un poco de respeto y marcar límites de forma - por supuesto- educada y calmada. Porque a veces por pensar que él piensa que yo pienso que ambos pensamos, relaciones en las que quizá pudo haber algo, se pierden por la falta de comunicación, factor importante y vital en los seres humanos que gracias a la evolución, tenemos bocota para hablar y cerebro para pensar lo que de ella va a salir.

Y algo más...
¿Dos de Octubre no se olvida? nada más dense una vueltecita por la famosa marcha conmemorativa de este día y verán como si se olvida. El 70% de los escuicles que andan ahí, fueron porque sus maestros los mandaron o porque les dijeron que "se pone chido".
En fin...