jueves, 21 de enero de 2010

Me enamoré en la cola de las tortillas

Bueno, en la barra del antro...

Platicando muy tranquilamente, de repente mi amiga me dijo con tono entre indignado y burlón: "no quiero que me vuelvas a presentar amigos en fiestas. Con el último salí, nos llevamos súper bien, nos mandamos mensajes... y luego no me volvió a buscar... " Y yo que lo recomendé tanto, hasta pena me dio.
Y es que el ligue de fiestas y antros, es una cosa harto curiosa. Dos individuos (hombre-mujer, hombre-hombre, mujer-mujer, quimera-o algo) se localizan.

Fase1. Se echan miradas, primero despistadas, luego "seductoras" (mucho depende del grado de alcohol), se hacen los graciosos, se ríen muy fuerte, hacen una demostración maestra de cómo se baila la lambada y al final se topan por accidente en la barra-cocina de los tragos.
Fase 2: Empieza una plática que desemboca en una sesión de bocinazos y un intercambio de teléfono donde hacen promesas que jamás se intentan cumplir. "Te juro que te llamo, cómo crees que se me va a olvidar una chica tan bonita como tú". "En serio, te juro que nunca había platicado tan bien con un chico"
(Insisto, todo depende de cuanto alcohol haya en el estomago de los implicados).

Pero bueno, en el mejor de los casos esa es la historia con final feliz. Quizá un mensaje tres días después (porque si no, -dicen los que saben- se corre el riesgo de que se pueda interpretar como vulnerabilidad... o urgencia pues), un café, una ida al cine y a la tercer o cuarta salida, ya se puede pensar que hay una remota posibilidad de que aquello quizá, quizá pueda convertirse en otra cosa.

Pero vamos! Como decía, ese es el final feliz. (Y todos sabemos que los finales felices sólo son concebidos por mentes perturbadas como la de Disney, Carla Estrada y Juan Osorio).

Lo que en realidad hay tras un ligue de fiesta o de antro, es una oportunidad barata (no en todas las ocasiones pero sí la gran mayoría) de que la autoestima y el ego se vean levantados tras la confirmación de que a alguien que no sea la dupla de oro mamá-abuelita, le parezcas atractivo (a).
Aceptémoslo, la posibilidad de que algo así trascienda es de una en un millón por varias razones:

1. ¿A qué vas a una fiesta? ¡A divertirte!
Ergo, ¿qué quiere una persona que liga en una fiesta? Complementar la diversión y tener algo que contar al otro día.
2.Recuerdo que hace muchos años (cuando acababa de entrar a la universidad) mi hermana me dijo que si esperaba conocer gente en los antros de enfrente de la escuela (que por cierto, abundan) estaba muy equivocada. Lo único que iba a ligar era puro borracho. (dios, cuanta razón tenía).
3. Así como te pidió tu teléfono, en la siguiente fiesta seguro se lo pedirá a alguien más. Es un hecho.

Pero a final de cuentas, esa es mi opinión. Así que hice una pequeña encuesta tuitera (en la que participaron 19 entusiastas) y esto fue lo que salió:
Pregunta: Los ligues de fiesta y antro tienen posibilidad de transformarse en una relación?
Sorprendentemente los resultados quedaron así:

: 8; NO: 6; DEPENDE: 5

Lo que me hace pensar que mis followers aún son gente muy dulce... NOT.

Mención honorífica a los tuits de:
@Cynthiacpf : sí, definitivo. Me casé con el ligue de un antro y eso que iba con todo y novia. ¡Ups!
@tuiteroanónimo: Yo creo que a una fiesta vas a divertirte y a pasarla bien. No veo la necesidad de que terminen en algo formal, qué flojera :)
@fablemx: Si al dia siguiente te das cuenta que era hombre, no.


Creo que no hay conclusiones. Me di cuenta cuando le pregunté a mi mamá (siempre pendiente de las pavadas que escribo) y ella, la mayor detractora del amor romántico y rosa, me dijo: SÍ puede trascender un ligue de esos.
Dios mío. (Pero ella conoció a mi papá en un deportivo mientras jugaban basquetbol, así que tampoco sabe...)

O será que yo nunca he visto trascender una historia de esas...
En fin, cada quién habla como le fue en la feria.
O algo.

7 comentarios:

Fable dijo...

Excelente post... La puritita verda'

Wow!! Sali en las menciones honorificas... que me gane?

Bere tarde o temprano dijo...

Ahora que lo pienso, si es dificil que un ligue se convierta en el amor de tu vida, que te cases y tengas hijitos y un perro y todas esas cosas que "representan" la felicidad, pero no es imposible.

Total no hay regla, cuando te llega, te llega, asi sea en la cola de las tortillas :)

Letty♥ dijo...

Pinche @fablemx, como anda de dieta ya quiere tragar xD

Cuando era una puberta inexperta (ahora solo soy inexperta) si les daba mi numero y asi, pero ahora que soy una amargada los miro feo y les digo "me temo que eso no podra suceder, caballero, mi numero no es de dominio publico", y me vale si piensan 3497856986790 cosas feas de mi, soy una mamona y ya.

Aunque hay casos en los que, ya dependiendo del tema de conversacion, hay un intercambio, pero emails, blogs o twitter, de teléfono si está difícil xD o aplico el de "dame tu numero, yo te hablo despues, es que este no es mi teléfono". Oh si, aprendi de los mejores.

Uno de los Condenados dijo...

Jaajajajaja, uyyy entonces no me la creo cuando me pidan mi tel?, jajajajajaja, ps nomas te digo que yo conocí a uno de los amores de mi vida, cuando pase por una oficina y estaba de secretaria (ella) el amor aparece donde debe aparecer.
Creo que ire a comprar tortillas :P

L De dijo...

chinga por que aqui no hay tortillerias si parece que es el lugar idoneo para ligar?? jaja muy buen post, me encanto tu blog ya casi me lo echo completito jaja

un beso!!

Ella dijo...

Creo que la probabilidad es baja, y que la encuesta tuvo un sesgo muy grande jejeje!!!

Y sí, en las fiestas conoce a uno a borrachos alegres, generalmente, los tristes no me gustan :D

Karyna dijo...

Pues de que es posible es posible...pero depende muchas cosas en realidad jajaja...yo no he conocido a los amores d mi vida o algo asi...pero mmm si a personas interesantes con las que sigue el contacto jajaja..asi q depende de muchas muchisimas cosas jajaja...