viernes, 26 de febrero de 2010

Lo que Daniel Santos me enseñó

Soy bien fan de los boleros.

Debo confesar que mi primer acercamiento a ellos fue realmente vergonzoso. Digamos que se reduce a la pregunta:
mamá, ¿por qué ese señor canta las canciones de Luis Miguel?

Mi abuela era asidua escucha de la estación de radio, "El fonógrafo" (los reto a que me escriban en los comentarios el slogan), y cabe mencionar que pasé el 90% de los sábados y domingos de mi niñez en casa de Leonardita.
Con ella, fue mi segundo acercamiento al género. El primero como bien pudieron imaginar fue con Luis Miguel; yo estoy a favor de que se le debe reconocer (con todo y que sea un cantante artificial y über-mamón) que hizo favor a la generación noventera de acercarla al bolero.
O algo.

Me sorprende que las canciones a las que le confiamos toda nuestra vena romántica, esas que los abuelos le dedicaban a las abuelas (excepto si sus abuelos son hijos de la década de los 70 y se dedicaban "Purple Haze" o "Light my fire") tengan letras tan disfuncionales, por decirlo de una forma.
Me explico.

Hace poco estaba escuchando la canción, "Algo contigo". La que canta Vicentico de los Fabulosos Cadillacs no es otra más que la versión de María Matha Serra Lima, bolerista sudaca de gran voz.
A primera vista es una canción romántiquísima. Va más o menos así:

hace falta que te diga que me muero por tener algo contigo es que no te has dado cuenta de lo mucho que me cuesta ser tu amigo

Hasta aquí, todo bien. Una amistad que se quiere volver amor... pero acá está el factor miedo.

ya no puedo continuar espiando dia y noche tu llegar adivinando ya no sé con que inocente excusa pasar por tu casa

Pensarán: ok, todos hemos sido stalker, es perfectamente natural. Pero si alguien les dijera:

necesito niña, controlar tu vida saber quien te besa y quien te abriga

No sé ustedes, pero yo en ese momento salgo corriendo.
Será que fueron creados en un momento histórico en el que las relaciones no eran precisamente equitativas. Y no es que me ponga feminista; la cosa es que algunas de estas canciones son verdaderas odas a relaciones destructivas y nosotros las dedicamos y suspiramos.
Otro gran ejemplo es éste:

No me cansaría,
de decirte siempre, pero siempre, siempre,
que eres en mi vida,
ansiedad, angustia y desesperación
.

También hay otras que describen situaciones que son díficiles de clarificar, como en la canción "Nosotros":" ...nosotros que nos queremos tanto, debemos separarnos, no me preguntes más... ".
Me parece que la gente de antes vivía, paradójicamente, de forma más intensa. Por ejemplo, mi abuela se fugó con mi abuelo que era 10 años mayor porque (obviamente) no los dejaban tener una relación. Mi abuela contaba que cierta vez, durante la misa, mi abuelo le pasó una carta. Su mamá se dio cuenta y ella se la comió para que no la descubrieran.
Todo era secreto y prohibido. Quizá por ello las canciones debían representar toda la fuerza de aquello que sentían y estaba vetado demostrar.

(Es posible que no le encuentren sentido a este post, pero quiero escribir con más frecuencia y esto fue lo primero que se me ocurrió...)
En fin.
Termino con éste fragmento de canción. Me parece refleja una de las grandes razones por las que solemos enamorarnos. De lo que sea, o quizá como dice mi mamá, del amor.
Equivocada razón, pero razón al fin.

Tu llegada mas no sé
No sé decirte como fue

No se explicarme que pasó

Pero de ti me enamoré
Fueron tus ojos o tu boca Fueron tus manos o tu voz
Fue a lo mejor la impaciencia
De tanto esperar...

Y de eso no se trata.

Playlist por aquello del morbo:
-Algo contigo/ María Martha Serra Lima
-Nosotros/Los Panchos
-Toda una vida/ Daniel Santos
-Como fue/ Beny Moré
-Delirio/ Cuba LA
-Verdad amarga/ María Luisa Landín

5 comentarios:

ana dijo...

A mi también me encantan los boleros!!! toda mi niñez la viví rodeada de esta música y la disfruto mucho hasta ahorita... pero tienes toda la razón la época en la que vivieron quienes los compusieron era completamente diferente, el amor se vivía mucho más intenso por todas las costumbres conservadoras y las prohibiciones que había y eso se refleja en las canciones. Buen post!

Ald0rad0 dijo...

Ay, eres de las mías!!! Yo me sé sendos boleros de memoria por obra de mi mamá :)


Y el slogan es "Música ligada a tu recuerdo"!!! Cómo olvidarlo!!!

Me encantó la entrada. Me encantó que hicieras un "análisis semiótico" de los boleros jajajajaja.

Por cierto, debo comentar que el post anterior a este es un post muy valiente. Aplaudo que te hayas animado a publicarlo.

Besos!!

JuanP... dijo...

Andale yo que soy joven (jajaja) (ja) la verdad no son de mi tiempo, así que no conozco nadita nadita, claro, he escuchado la estación del fonógrafo, pero cada vez que mis padres la sintonizan, a mi me choca y me voy, no por eso digo que la música se me haga fea, pero no fue mi tiempo escucharla...

Saludos! (n_n)

nati dijo...

opino, no soy tímida. los boleros me deprimen, pero la verdad es que hay veces que uno ANDA CON HUMOR para deprimirse. esos días lluviosos en casa, o esos días soleados sin nada para hacer y sabiendo que todos la están pasando bárbaro son fantásticos para lloriquear un poco con boleros de fondo.

Guapóloga dijo...

Ja ja ja, confieso que no soy fan de los boleros. Pero con este post son un poco menos ignorante del género, así que gracias, guapa!

Besos!