lunes, 29 de marzo de 2010

La cosa sobrenatural

(Dicen que a la autora le dio miedo quedarse solita en la oficina
a la hora de la comida y le subió harto al iPod )

Hace poco leía un artículo en la revista Chilango sobre las leyendas urbanas de la ciudad y una de ellas era  sobre "los aparecidos". Y es verdad, no hay edificio sin su respectiva leyenda de un fantasma tal.
He de decir que el primer día que llegué a esta oficina sucedió una cosa horrible: un vigilante murió esa mañana cuando cayó por el hueco del elevador. Y no me lo contaron para espantarme, las puertas del respectivo estaban selladas y los servicios periciales se acababan de ir. 
Después de eso, se empezaron a contar las historias de "espantoS" (sí, con S): que fulanita de recepción había visto en la pantalla de las cámaras a una persona al lado de las copiadoras, que uno de los jefes que trabajaba hasta tarde escuchó los ruidos que habitualmente se oyen a las 12 del día, pero a las 3:00am... 
Debo confesar que soy una persona sumamente miedosa con ese tipo de cosas. Como alguna vez me explicó amorosamente mi padre, el miedo más grande es a las cosas que desconocemos o que no entendemos, y vaya que los fantasmas son una de ellas.
Dicen, por ejemplo, que en las escuelas cuando están de vacaciones, se pueden escuchar voces de niños y ruidos de recreo. También dicen que es porque las paredes almacenan los sonidos y entonces cuando hay silencio absoluto es cuando se perciben mejor.
A mi hermano le pasó. Dice que una vez estaba en la sala con su esposa  y oyeron el suspiro de un niño , pero que su hijo (que en ese tiempo era un bebé de meses -y ahora el bebé tiene 16 años-) estaba en otra habitación.  No había forma de que se escuchara así de cerca el sonido de un niño tan chiquito.
Bueno, yo creo que eso no tiene nada de sobrenatural; la cosa es que los papás están mucho más alerta y se les agudiza el oído cuando los niños son chicos.
También mi papá cuenta que cuando era pequeño, un día mientras jugaba escuchó la voz de una mujer (que asoció con la de una de sus hermanas mayores) diciéndole: "ve a ver que está haciendo mi papá". Él, muy obediente fue y regresó con la que pensó le había dado la orden y le dijo: "está durmiendo". Mi tía se extrañó porque no sabía de que hablaba mi papá, según ella, no le había dicho nada. (Y según mi papá, mi tía no era de las que hacían esa clase de bromas, aunque tampoco lo podremos saber porque ella ya murió).

Hablando de la tía Bertha MM, mi hermano cuenta una anécdota al respecto. Mi tía murió de cáncer, por lo que en sus últimos días dicen (yo no tuve el gusto de conocerla) estaba muy débil, caminaba con pantuflas y arrastraba los pies. Pues dice mi hermano que el día después que murió, se quedó a dormir en casa de mis abuelos y en la noche un ruido lo despertó: era el sonido de alguien que arrastraba los pies y decía: mamá... Según él, está seguro que era mi tía.

O mi papá por ejemplo, dice que la madrugada que murió mi abuelo materno, lo soñó en una escalera que pertenece a la casa de mi mamá, y que le agitaba la mano diciendo adiós. ¿Y saben que lo despertó? la llamada de uno de mis tíos para avisarle que su suegro había muerto.
Coincidencia o no, el tema de los muertos es muy variable. Puede ser que estemos tan atados a los recuerdos de las personas que amamos, que nos imaginamos que aún siguen con nosotros. También puede ser que su energía no termine de irse (digo, si partimos de que la energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma... tiene sentido no?)
Mi abuela materna (originaria de León, Guanajuato y sobreviviente de la revolución y la guerra cristera) contaba que en su pueblo, las historias de aparecidos corrían a cargo de los curas como herramienta para tener a la población aplacada. 
Por ejemplo, una mujer iba a quejarse con el sacerdote porque su marido tomaba mucho. El padre le ponía un ultimátum: o deja de tomar o se le aparece "el sin-cabeza"; si reincidía, entonces se tomaba acción, mandaban a alguien disfrazado de... y bueno, la imaginación y la ignorancia hacían su trabajo, y ya estaba. A los que toman y no le hacen caso al cura, se les aparece "el sin-cabeza".

Recuerdo que cuando murieron los papás de mis papá, a ambos los velaron en su casa (yo nunca había visto eso, porque a mi abuelo materno (que fue el primero que murió) lo velaron en una agencia funeraria). Después de eso, la verdad que si me daba miedito ir a la casa, pero mi papá decía que había que tenerle más miedo a los vivos que a los muertos, y que además, que si se llegaran a aparecer, lejos de dañarme más bien vendrían a cuidarme, porque ellos me habían querido mucho. (Lo supe y lo he sabido siempre)

Como colofón, diré que a mi nunca me ha pasado nada así, pero tengo "mi gran anécdota de espantoS"  que se le parece. 
Antes deben saber que JAMÁS veo películas de terror. Pero hace unos años, por quedar bien con el chico que tiempo después fue el David Goldman de mi historia (si ya vieron "An education" sabrán por qué) lo hice. Me llevó al cine y para mi desgracia escogió "El aro". Por si no la han visto, sabrán que el objeto de terror es una niña con camisón, que camina arrastrando los pies y lleva el pelo suelto tapándole la cara.

Pues esa noche no pude dormir; sudaba frío y en cuanto cerraba los ojos veía a la niña. De repente en mi terror nocturno, vi venir una figura en camisón, arrastrando los pies con el pelo tapándole la cara...
Uaaahh, era mi mamá que es chaparrita, en ese tiempo tenía artritis reumatoide y arrastraba los pies para caminar.

Creo que el grito que solté espantó a todos los de la calle.
Y esa personas, juré que sería la primera y última vez que viera una chingada película de terror.
Tan segura como que soy periodista e hija de mi papás.

12 comentarios:

Uno de los Condenados dijo...

Anoche vi actividad paranormal, hasta eso no me asustó, pero mi hermano se durmio con la puerta abierta, jajajajaja

La Maquinista Yey★ dijo...

jajajajajaja!!! eso está bueno! lo de An education! yo también quiero uno jejeje

Y sabes que yo tampoco creo en eso de los espantoS pero si me han pasado cosas raras, pero siempre trato de buscarle una explicación.

Hubo un tiempo en el que tuve muchas pesadillas, que hasta deseaba que no se hiciera de noche, porque era seguro que soñaba algo...
Tampoco veo pelis de terror! porque también me afectan.

Y la noche que murió mi abuelo paterno!

Soñé o sentí, ya ni supe como fue, pero alguien se subía a mi cama! neta que sentía el movimiento y me decía en silencio: YA DUERMETE!... NO TE PREOCUPES NOS VEREMOS PRONTO... mi familia juró que fue mi abuelo, pero no me agradaba la idea esa de que nos veríamos pronto jeje pues yo creo que yo tenía que morir para que pasara y la neta ahora no tengo ni tiempo ni ganas!

Un saludo Diablo!

L De dijo...

pues la verdad es que no me da miedo, ni las peliculas de terror ni nada de eso al contrario mientras mas sangrientas mejor jeje

no pues si me an tocado varias situaciones asi y de escuchar cosas por ejemplo en la casa de la mama de mi papa dicen que se aparece un viejito en la noche y como es un rancho y no hay luz ni nada si da bastante miedo, pero ps nha nunca lo e visto jeje

un besote!!
y cuando te vengas de paseo me mandas un mail pa q te de un tour jeje

JuanP. dijo...

Ya me dio miedo :S

Saludos! (n_n)

Tomás Esparza dijo...

Tuve que dejar de leer el post por miedo ¬¬

Guapóloga dijo...

Yo también detesto las películas de terror! No me gustan las emociones que me provocan, aunque no soy tan miedosa la verdad jajaja.

Coincido en la parte de la energía, buen planteamiento, guapa...

Ald0rad0 dijo...

Uffff, yo vivo al lado de un panteón, entonces trato de recordar que no hay nada de qué temer. Eso sí, pocas películas de terror me gustan, me causan miedo y asco cuando tienen mucha sangre y tripas.

Besos, coleguita!!

Manu dijo...

Precisamente, ahora mismo estoy yo viviendo una de esas historias de 'aparecidos' en mi propia casa!!! No sé qué hacer... estoy por cambiarme. Nunca antes me había pasado algo así. En fin, ya te contaré. Mil besos desde VPC!!

Lilith dijo...

Voy llegando del Blog de Ana y lo que he leido hasta ahorita me ha "enganchado". Me encantan las historias de aparecidos y fantasmas, pero como bien decia mi abuelo "todo tiene una explicación... o casi todo". Lo de los sonidos que se repiten, no veo por que la gente le tiene miedo a eso, cuando escuchan un Cd no dicen uyyy un fantasma me esta hablando por el estereo, es normal que algunos ruidos se graben en los materiales y se "reproduzcan" de cuando en vez. Sin contar eso, creo que toda familia tiene un par de historias sobrenaturales =0P
Felicidades por tu blog y si no te molesta me estare dando vueltitas.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

a mi me gusta mucho todo lo que sea paranorma, ase tiempo se murio un tio mio su hija de el la habia dejado su marido y vivia con nosotrod tenia un bebe de meses yo lo cuidaba ese dia mi mama fue a inscribir a mi hermana yo no queria quedarme sola y le dije yo voy con ustedes mi mama no quiso me dijo q me quedara con el bebe ni modo mi casa es de dos pisos estabamos en el de abajo el lloraba mucho ya habia comido recuerdo q en el segundo nivel se oye q estaban caminando en eso volteo atras era mi tio muerto q estaba con nosotros yo corri y deje al bebe alli alcabo era su nieto de el q hiba a visitarlo fue horrible.

Anónimo dijo...

a mi si me gustan las peliculas de terror, en la casa de mis padres se aparece una muchacha de negro, se oye q se caen los trastes q suben las escaleras corriendo, sientes q alguien esta atras de ti.

The Maldito Roedor dijo...

Jaja, que bueno lo de la niña y tu mamá. Enhorabuena por tu blog. Por cierto que toda esa tradición de 'aparecidos' quizás sea un trasunto de las historias de 'ánimas' que por aquí (España) eran muy conocidas en ambientes rurales, heredadas de creencias antiguas prerromanas célticas o quizás anteriores. Y puede que ustedes las heredaran a su vez. Aunque quizás los aztecas también aportaron sus propias costumbres porque seguro que después de sus celebraciones más de uno tendría pesadillas, jaja. Saludos.