lunes, 14 de junio de 2010

El Bicentenario me hace llorar

En México está a punto de celebrarse el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución, pero francamente y a riesgo de sonar poco patriótica, me parece una burla y un escupitajo en el ojo para CASI todos los mexicanos (digo casi porque seguramente los empresarios que ganarán dinero con eso, serán muy felices).

De hecho es un tema bastante complejo. Tanto si se festejara como si no, habría emociones y opiniones encontradas al respecto. Por un lado, la celebración de 15 de septiembre y 20 de noviembre son fechas casi tan sagradas como el día de la Virgen de Guadalupe y era de esperarse que para 2010 se celebrara con gran pompa y toda la cosa. El punto es que si bien, las fiestas abrieron fuentes temporales de trabajo para mucha gente (una de mis más queridas amigas, entre ellas) también es un desperdicio de dinero.
Es como ir a una fiesta de 15 años y saber que el papá de la quinceañera empeñó la casa, los calzones y hasta la vieja para lucirse frente a las amistades, siendo que no tiene en qué caerse muerto. Y además, todos los invitados los saben.
En México, este año la inseguridad creció a niveles alarmantes, los descabezados se han contado por miles en las páginas de los periódicos y la justicia social tomó la vertiginosa velocidad de una carrera de caracoles.
Por ejemplo, una niña discapacitada que necesitaba ayuda para moverse, solita se envolvió en las cobijas y murió... y como era muy limpiecita y ricachona, después de 8 días de muerta no apestó. También, una señora murió de gastritis mal cuidada, pero era una gatritis muy extraña porque encontraron esperma en su cuerpo de 9 personas. A estas alturas del partido, como bien escribió Jairo Calixto Albarrán en su columna de Milenio, a final de año van a decir que la  versión oficial de la muerte de los niños en la guardería ABC fue un suicidio colectivo; seguramente cuando el niño más grande soltó el cerillo, todos dijeron: (los que podían hablar) "nos vemos en la nave".

¿Con qué cara vamos a llegar a septiembre y gritar Viva México y la independencia cuando estamos secuestrados (permanentemente) por los grupos armados?
Decía una maestra en la preparatoria que en México realmente no había habido revolución  porque esa palabra significa cambio total, y aquí, el cambio con el poder sólo fue de manos. El poder es así, envilece hasta a la persona más sensata. 
¿En serio la revolución nos hizo justicia? ¿De verdad tenemos una patria? 
No sé ustedes, pero a mí, el bicentenario y el centenario me hacen llorar y no precisamente de alegría.
Hartísimo.

Pero para que se animen les dejo Yakety sax. Esa ingenua música siempre me pone de buenas y es un excelente soundtrack para este post. Con esa canción me imagino que transcurre la situación económica, política social de México.
=)

9 comentarios:

Uno de los Condenados dijo...

La credibilidad, tan importante, lo que nos da confianza en terceros y que a la vez nos une, es algo que ya se perdió, no creemos en nuestra selección, porque lo que mejor hacen es sandwiches y poner cara bonita mientras se rasuran o hacen cualquier cosa menos jugar, nuestras autoridades? hace mucho que dejaron de ser un punto de apoyo para la sociedad. Una sociedad a la que le ven la cara sin el menor de los remordimientos.
Revolución e independencia? por Dios, por favor que alguien venga y libere a este pueblo, cautivo no solo del crimen, sino de la incredulidad, el hartazgo... México... :(

STELLA dijo...

Me gustó el soundtrack del post, y una vez más me encanto el post. Efectivamente esto de festejar o no es un rollito.

Hablando de cosas revolucionarias. La revista proceso sacó ediciones especiales o algo asi sobre el bicentenario, y en una de ellas leí un ensayo sobre las Soldaderas por Elena Poniatowska, muy muy bueno. Recomendado. Saludos :)

Ro dijo...

Me encantaron tus observaciones sobre los hechos que han afectado a la sociedad mexicana en los últimos meses. Nos vemos en la nave ... simplemente épico ! =)

Yo me siento también decepcionado por lo que hemos logrado en México. Estaba muy chico cuando sucedió esto para acordarme, pero al parecer en el 94 ya nos veíamos del otro lado...México industrializado y próspero. Desde entonces sólo hemos estado descubriendo que se pueden tocar nuevos fondos. ¿Qué si algun día lograremos salir de la situación el la que estamos? Quizás sólo si tocamos lo más profundo y oscuro de lo que una sociedad y un gobierno completamente degradado puede ofrece.

Mientras tanto, sigamos esperando las celebraciones del bicentenario! Es una lástima que no podré verlas.

JuanP. dijo...

Yo totalmente apoyo tu punto de vista, y para mi siempre esas fechas me han parecido una burla, total.

Pregúntales a cualquiera de los que veas en el Zócalo el día dichoso quien fue alguien que no haya sido Miguel Hidalgo y que hizo en la fecha y no te saben responder, por que no lo saben, así que bueno, cualquier fecha es buena para echar la fiesta, esta gente me cae mal.

Pero me he salido totalmente de tu tema, aunque solo veía mi punto de vista del por que a mi me hace llorar...

Saludos! (n_n)

ana dijo...

Yo estoy muy triste por lo que esta pasando en nuestro país... sobretodo por la inseguridad que se vive en las carreteras... antes podías decir vamos a Michoacán de fin de semana, agarrabas 500 pesos y te ibas a acampar a las playas... ahora NADIE se anima a ir a Michoacán y lo mismo pasa con Zacatecas y Aguascalientes... Además de que los políticos siguen siendo tan desvergonzados de salir en revistas mostrando sus fiestototototas y a nosotros Que nos importa!!! que hagan algo por este país... y se dejen de Mam... de celebraciones por la indenpendencia e iniciativas "México"

La Maquinista Yey★ dijo...

Estoy de acuerdo contigo, muy muy de acuerdo... es una lástima que nuestro México viva 'amordazado' y con mucho miedo...

Además de que las agresiones a periodistas no paran, esta vez le tocó a nuestro amigo bloguero Pako del Redablog y la verdad que cuando le pasa algo a alguien más cercano más horrible se siente, se siente uno incompetente!

Saludos!

Anónimo dijo...

El Bicentenario ha dejado un gran legado aunque parezca extraño, la cantidad de actividades culturales, educativas, las reflexiones de historiadores de la talla de Javier Garciadiego, de Josefina Zoraida Vazquez o de Louise Noelle, han sido tan significativas, comparto totalmente que los costos son hasta groseros, y que la verdadera REVOLUCIÓN no ha llegado, pero sin duda alguna, muchos espacios, conferencias, ciclos de cine valen la pena.

Yo pediria un Emiliano Zapata que levante las armas en contra de la injusticia, un politico como Lázaro Cardenas.

En fin se vale soñar...

Bere TOT dijo...

En verdad es triste lo que nos esta pasando. Te digo algo, a veces pienso que no quiero regresar a México y eso me da coraje. A veces me pregunto ¿por qué yo no puedo vivir en un país donde no me de miedo salir a la calle, donde no tenga que leer todos los días noticias de secuestros y matanzas? ¿Que no se supone que a la gente buena le pasan cosas buenas?

En fin, no quiero tristear.

Un beso

DiablitaCody región4 dijo...

Hey anónimo! la Louise Noelle que mencionas de pura casualidad no se apellida Mereles Gras?