domingo, 18 de julio de 2010

La familia que me merezco

Como algunos leyeron hace poco, vi a parte de mi familia paterna, a la que tenía aproximadamente 12 años que no  veía. 
No por falta de cariño o de ganas de juntarnos, más bien eran problemas de geolocalización ya que unos viven en EU, otros viven en Argentina (los que están lejos). Unos más, viven en otros estados del país y por falta de dinero o de tiempo no es posible reunirse tan seguido como quisieramos. Los menos, simplemente no quieren vernos a pesar de que se les busque y eso es respetable (triste pero respetable).
(Fue muy gracioso ver que la mayoría de ellos no recuerdan ni mi nombre, sólo que soy la hija más pequeña de mi papá. Y si se juntaran los que faltaron sería la misma historia)
Me gustó ver ese mosaico de personalidades, caras, gestos tan diferentes pero unidos por ciertos rasgos en común. Lo que de alguna forma, me lleva hacía mi propia familia.
Creo que la cosa con la familia, como bien leí hace mucho tiempo, es que no los eliges. Dicen que son un grupo de personas reunidas por azar y juntos por la hipocresía.
Y es verdad ( a medias). Es cierto, a la familia no la eliges y lo peor, es difícil que las personalidades de mínimo tres personas se sincronicen. Porque una cosa es que los padres se entiendan luego de un proceso de conocimiento, amor y tolerancia (en el mejor de los casos)  pero se debe tomar en cuenta que el nuevo miembro viene con temperamento y personalidad propia y que es posible que no combine con la de los padres. Y si además, no sólo es un hijo, sino tres como es mi caso (o más en otros lados) pues estamos jodidos.
En mi casa (creo) que fue un proceso complicado. No sólo por lo anterior, sino porque mis papás  con su educación sesentera, se enfrentaron con que su hijo fue padre adolescente, su hija  no creía en el matrimonio (aunque mi hermana hace año y medio cambió de opinión), y la más pequeña reniega de la religión que le inculcaron, amén de que se quiere ir a vivir  del otro lado del continente. Pobres.

A pesar de eso, tenemos buenos momentos porque nos queremos mucho. Recuerdo que mi mamá nos sentenciaba que nosotros no nos podiamos dar el lujo de enojarnos o dejarnos de hablar porque éramos tres (ella tiene 10 hermanos y decía que si se enojaba con uno, pues tenía otros nueve). Y sí, a esta altura acepto que tiene razón, una familia pequeña no puede distanciarse.
A lo largo de mi vida (no lo niego) ha habido veces que quisiera ser hija única y que no he podido ni ver a mis hermanos, porque  al final del día, somos personas infinitamente distintas, con personalidades polarizadas y temperamentos  "fuertes" (herencia de papá, por cierto). Entre la parsimonia de mi hermano, la explosividad de mi hermana y el alma de soldado que vive en mi.
Y supongo que ellos también me han odiado (no digan que no, par de méndigos). PERO creo que la comunicación nos ha ayudado muchísimo a no separarnos y superar los pequeños problemas que tenemos.
(Ah, quiero a mis hermanos).
Y también existe el otro lado de la moneda. Como unos señores que me platicó la prima de una amiga, que son hermanos y no se hablan por una red de suposiciones y malos entendidos que no han tenido el valor de enfrentar porque son muy orgullosos.
Ñe para ellos.

PS. con chayotazo: Hagan favor de visitar "Préstame tus lentes", el tumblr de @deliziosa_. Me hizo el honor de incluir una foto mía con lentecitos de conocida marca, que no diré porque no quiero que me secuestren. (Pero que me costaron una ganga).
¡Síganla en twitter! (a mi no, porque digo muchas pendejadas).
=)

5 comentarios:

PepeLeches dijo...

Comunicación, o al menos la intención de esta... sin ello solo serian genes amontonados.
Parece que eso vendría siendo el alma de la familia. Todo bien.

JuanP. dijo...

Si yo te contara de mi familia, no acabamos, mejor leo sobre la tuya y simplemente digo "que cosas de la vida"

Saludos!!! (n_n)

Ald0rad0 dijo...

No pues qué te cuento... si conocieras a los míos creerías que soy adoptado. Coincido con Juan, qué padre que se reencuentren!!!

Besos!!!

L De dijo...

jejeje pues tampoco en mi casa a sido facil la situacion y menos al ser mi papa en realidad mi padrastro y eso mezclado con la inmadurez en como un bomba! pero si hay muuchisimo amor de por medio y la verdad es que no llevamos todos bastante bien, claro no ha sido facil pero nos emos ido acoplando y bueno yo solo tengo un hermano con el que ahora me llevo bien asi que no nos damos el lujo de enojarnos mucho tiempo y de mis demas familia casi ni la conosco por no mencionar a los que no conosco para nada incluso viviendo en la misma cuidad ahora imaginate los que viven en francia! no ps no se puede hehe


bueno en fin un besote!!

Camélida Invernal dijo...

Qué post más genuino!! Te juro, me encantó! Por ahí uno de estos días hago lo mismo, pero con arrebatamientos incluidos.
Besos!