martes, 3 de agosto de 2010

Profesión: Ama de casa

Para mi Susy
Por motivos que no trataré de explicar aquí, desde hace un tiempo tengo que desempeñar un poco el papel de ama de casa y quiero decir que apesta.
En estos últimos días he comprendido en CASI toda la extensión de la palabra la vida de una ama de casa y vaya que tienen por qué estar desesperadas. Con mi mentalidad dosmilera, no puedo explicarme cómo las mamás le hacían para tener la casa limpia, la ropa lavada y planchada, tener tiempo de educar a los  hijos, estar relucientes y hermosas para el esposo, tres comidas hechas puntualmente y además complacer al marido (en toda su complejidad: atenderlo, darle de comer y "darle de comer", guiño-guiño).
No puedo, no puedo. Y es que parece que el pinche quehacer no se acaba nunca.
El ejemplo más cercano lo tuve ayer:
Me desperté a las 8 am. Empecé a recoger, hice café para mi mamá y le saqué las pastillas; luego recolecté la ropa sucia y me puse a lavar pero (risa sarcástica) no es "deja la ropa y olvídate". Acá está el proceso:
Llena la lavadora, pon detergente en polvo y parte jabón en barra, mete la ropa blanca. Cuando termine el ciclo de lavado, saca la primera tanda de ropa blanca y mete la siguiente de color. Deja que tire el agua con la de color, sácala, mete la blanca. a exprimir. Llena la lavadora de nuevo con la blanca, pon suvizante; saca esa para meter la de color; antes de exprimir, checa que no haya ropa que ese llene de pelusa. Si sí, hay que sacarla. Deja que se exprima, sácala y mete a exprimir la blanca. Sácala y empieza a tender.
Eso hice con cuatro cargas de ropa, lo que mi mamá traduciría como dos lavadoras.
Cuando iba en la segunda lavadora, recordé que tenía hambre. Hice un par de sandwiches, uno para mi mamá y otro para mi. Quería tomar un te, pero cuando el agua estaba hirviendo ya tenía otra cosa que hacer y así me la aventé hasta las 2:00 pm.
Saqué la ropa y desayuné a la 1:00 pm de pie. Terminé con la ropa, me bañe e hice el quehacer normal de la casa. Para cuando finalicé esa actividad ya eran las 2:30 pm y no había hecho la comida (¡Y a mí que me choca cocinar!).  Fui por pollo para hacer caldo, lo lavé y metí a la olla express junto con verdura y otras cosas. 
En ese inter, tuve un poco de tiempo y pude sentarme a leer documentos para la tesis.
Comimos hasta las 4:00 pm porque hasta ese momento estuvo el pollo. Terminamos, recogí, lavé los trastes y me senté un poco a descansar. Empezó a llover así que corrí a meter toda la ropa, alguna todavía no se secaba y hubo que buscar lugar para colgarla adentro.
A las 6:30 pm pude encerrarme a trabajar, por fin.
Pero, ¡sorpresa! a las 8:30 pm llegó mi papá y mi mamá pidió de cenar. Hacer café, poner mesita, sacar medicamentos y ah! la ropa que estaba seca había que quitarle el gancho y ponerla en su lugar. Con la promesa de plancharla al siguiente día (cosa que no he hecho, porque el día de hoy apestó igual que ayer).
¡Por la buena madre de Troya, mujeres del pasado! ¿Cómo podían hacer aún más y ser felices? ¿Sentirse realizadas y contentas haciendo de sirvienta para los demás? 
¿CÓMO? (Y mientras, me jalo el cabello, me retuerzo en el piso  y me desgarro las vestiduras como en los cuentos árabes).
¿Y sus aspiraciones personales, sueños, crecimiento personal, metas...?  Me pregunto si la frustración era el pan de todos los días en muchas casas de años anteriores.

Le platiqué a mi mamá y me dijo: "Y eso que no tienes que ir por los niños a la escuela ni ayudarles con tareas". Fuuuu, esa mujer es una sabia.
Yo agregaría, "ni un marido cabrón que quiera cena y además, después de todo ese agotamiento las 100 posiciones del kamasutra, porque si no, se siente mal atendido".
Mi abuelo (sí, hombre) alguna vez le dijo a mi mamá antes de casarse: "No dejes que nunca, jamás te digan que eres una mantenida, porque el trabajo doméstico es mucho más pesado que salir a la calle a trabajar".
Si antes lo creía, ahora estoy mil veces más convencida de que es verdad. Mi abuelo era todo un visionario.
Ahora, quiero hacer un reconocimiento a todas esas mujeres que nos criaron, siendo "nada más" amas de casa y madres de tiempo completo como la mía. Reconocimiento con fuegos artificiales, dianas, aplausos y toda la cosa. Son todas unas mártires.

Pero pst, pst, parejas de estos tiempos... Los mártires ya pasaron de moda, no chinguen.
Por un futuro sin amas de casa, pero sí con personas integrales que comparten responsabilidades.

Y ya me voy a escribir tesis y si me queda tiempo, planchar ropa.
Insisto, el pinche quehacer nunca acaba.

10 comentarios:

JuanP. dijo...

Hasta el momento a mi no me ha tocado hacer todas las tareas en un solo día, pero si para mi hacerlas de forma repartida es complicado y tedioso, para las mujeres de aquel tiempo hacer todo junto y diario debe ser el horror...

En fin, yo comparto tu ideal y aplaudo a aquellas mujeres que bien merecida tienen su felicitación por aguantar a su familia.

Saludos! (n_n)

Camélida del Solsticio dijo...

1.- Tu abuelo sí era un visionario, aplauso al abuelo, (porque de esos no quedan).

2.- Pienso que muchas mujeres que se dedican enteramente a los trabajos domésticos pero que tuvieron la oportunidad de estudiar y hacer algo con su vida, pues tal vez no tenían aspiraciones; o sus aspiraciones eran exactamente esas: terminar el cole, conseguir un buen partido, casarse y traer vástagos al mundo y cocinar, lavar, planchar y vivir por ellos; mas una vez que el marido las engañó y se fue con la Fulana, se dieron cuenta de que perdieron años de su juventú en criar y amar y no en hacer algo útil con su vida, y claaaro, ahí recién se arrepienten y van con el consejo de: "nunca cometas los errores que yo cometí" y así se repite en 3 o 4 generaciones, hasta que nacen los otritos "iluminados" (por no decir menos brutitos), y pretenden hacer de su vida una historia impresionante de realización personal y de metas cumplidas...

-Nada personal-

Me gustó el post!!

Seidvg dijo...

Hola, me gusto el post, me hizo reir bastante. Nadie tiene por que menospreciar el trabajo de nadie, todo por pequeño que sea cuesta trabajo y esfuerzo. Es verdad que cuando te dedicas a "cosas de la casa" puedes empezar a las 9:00 am y cuando vuelves a ver el relog ya dieron las 3:00 pm.
Animo.

Tropiezos y trapecios dijo...

Las tareas del hogar son también un trabajo, exigen tiempo y esfuerzo, y una dedicación las 24 horas del día.

Tu abuelo era un visionario sí.

Un abrazo.

Ehse

btto dijo...

Pues está bien que uno aprenda las labores del hogar, sobretodo si uno planea volverse independiente o vivir solo donde tiene que ver cómo resolverlo todo. Las mujeres y hombres de épocas pasadas llegaban a tu edad con una mentalidad distinta a nuestra generación, donde a cierta edad si uno no se había casabo, ya era todo un "quedado"(a), aunque les tocara tanto por vivir y conocer. Mucha suerte con los quehaceres de tu casa. ¡Saludos!

ana dijo...

Que buen post! bueno yo soy una ama de casa mouderrnaaa, trabajo de 8 a 5 corrido, pero gracias a Dios mi esposo come con sus papás y llegando del trabajo es cuando hago todo eso que tu dijiste (lavar, cocinar, acomodar, etc.) Y yo no plancho... llevo la ropa a la planchaduría... pero mi esposito adoradisimo me ayuda xej a lavar los trastes, a sacar la ropa de la lavadora y a lavar el patio... ya en estos tiempos el matrimonio es un equipo y ambos tienen que contribuir... a mi me ayuda el sábado una señora pero solo de 9:30 a 1:30 el resto de la semana pues depende de nosotros. Y una vez me dio mucha risa porque recien casada mi papá me habló muy preocupado " que le vas a dar de cenar a tu esposo " y yo...mmm vamos a ir a los tacos porque los dos estamos muy cansados!!!

L De dijo...

corazon dejam ete dijo que en mi casa mi mama es de las que piensa que mi hermano no deve hacer nada por que es hombre, ya se le a quitado un poco ahora guarda los platos hehe pero entre ella, se la pasa cocinando y yo haciendo el queacer por que la verdad es que no me molesta, al contrario encunetro casi terapeutico lavar la ropa, y no me molesta plancharla, de hecho si no lo hago yo nadie lo hace por que lo hacen mal y odio mi nropa mal lavada, pero en fin eso no quiere decir que no sea moderna feminista y que tenga aspiraciones en la vida y quiera hacer muchas cosas, por ejemplo no planeo tener hijos antes de los 30, si es que los tengo, me gusta ganar mi dinero y no rendirle cuentas a nadie y me vale madres lo que diga mi mama y pongo a mi hermano a lavar el banio, asi que si es una gran tarea llevar una casa, pero a mi desde chiquita como desde los 12 me enseniaron a llevar una por que mis papas viajaban y yo me quedaba y cocinaba, limpiaba y pagaba las cosas y me iva a la escuela y es algo que les agradesco mucho por que por lo menos se valerme por mi misma se que dios no lo quiera algo les llega a pasar y se hacer todo eso por mi misma, no dependo tanto de ellos en ese aspecto, por que una prima mia tiene 26 anios y no tiende ni su cama.

en fin ya se puso muy largo esto hehe un besote!!!

Botica Pop dijo...

pues... si. el trabajo en casa es finalmente un servicio profesional. y pues... también. hay mujeres (y hombres) a quienes les gusta dedicarse a su hogar mientras el cónyuge trabaja. lo que no se vale, es que alguien diga "te toca". nel.

yo hice de ama de casa durante el tiempo de la mítica huelga de la unam, y agarré una depresión de su puta madre. en la tarde estaba tan cansada y bajoneada que me era imposible sentarme a leer asi que me ponía ver la tele y como mis papás no tenían cable adivina que veia... si, telenovelas. mientras desconectaba el cuerpo, un día mi cerebro dijo "ah, conque ahí está el secreto de las telenovelas". y al día siguiente, vuelta a empezar.

en serio admiro a las personas que pueden llevar una casa con elegancia y eficiencia.

-Y- dijo...

Lo que no me explico, es cómo el pollo tardó en cocerse hora y media estando en olla en express... O_o

Guapóloga dijo...

Te mando un abrazote, Diablita! Conozco la historia muy bien (acuérdate que tengo familia numerosísima).

Y creo que lo más importante de todo lo que narras es que es importante hacerse responsable de las propias decisiones y si, por la razón/justificación que suene más convincente, una mujer u hombre termina haciendo un trabajo que no le guste (sea o no doméstico) es cuestión de tomar las decisiones adecuadas para perseguir el desarrollo personal. Nadie dice que sea fácil, pero "tarde" es un pretexto.