domingo, 30 de mayo de 2010

Hoy en la cháchara: El secreto de sus ojos

Sé que ya Argentina ya desfiló por acá en la sección  "La Cháchara...", pero ayer vi una película que vuela por su grandiosidad: "El secreto de sus ojos".

Esta producción fue premiada por la Academia como mejor filme extranjero. Hace dos años, me pareció que los Oscar´s carecieron de credibilidad porque premiaron cosas que no brillaban exactamente por su calidad (como muchos saben, odio con odio defeño a los hermanos Coen, así que sabrán a qué me refiero. Aunque he de admitir que medio se reinvindicaron con "Slumdog Millionaire"). 
La cosa es que este año, se lucieron de verdad. 

Y a pesar de que sea muy tarde para referirme a los Oscar, la cosa es que apenas el viernes se estrenó "El secreto..." en México, y me pareció una obra de arte. Juan José Campanella la volvió a hacer. En "El hijo de la novia" sólo se preparaba para lo bueno  (que también fue nominada a  la misma categoría, aunque no ganó) pero en "El secreto..." llegó con un trabajo templado y maduro para imponer su película como una de las más taquilleras en Argentina.

El tema, los actores, la trama tan bien hilada entre otras cosas, hacen de esta producción argentino-española la gran cosa; Ricardo Darín cada vez se posiciona más (si no es que ya lo hizo) como uno de los mejores histriones de su generación. Desde trabajos como "El hijo de la novia" y "Nueve reinas"  ha demostrado la calidad de su trabajo actoral, dando ejecuciones dignas, creíbles y muy bien realizadas.
En la cuarta película de la dupla Campanella-Darín, la trama es sencilla: un agente de justicia federal jubilado escribe una novela sobre un caso con el que trabajó, que por distintas razones le impactó  tanto emocional como profesionalmente. A esto, agréguenle pequeños toques de humor negro y el factor romance (ojo: nada de melosidades ni corazones rosas, sólo lo justo para enriquecer) hacen de esta película una delicia sin grandes presupuestos, nada más una historia muy bien contada.


El secreto de sus ojos (2009)
Director: Juan José Campanella
Escritores: Juan José Campanella (writer) Eduardo Sacheri (novel)
Género: Crimen | Drama | Misterio | Romance | Thriller
Reparto:
Soledad Villamil /Irene Menéndez Hastings
Ricardo Darín /Benjamín Esposito
Carla Quevedo /Liliana Colotto
Pablo Rago /Ricardo Morales
Javier Godino /Isidoro Gómez

sábado, 29 de mayo de 2010

Crónicas nocturninas y algo menos

1.
Hace un rato tuvimos un accidente doméstico en casa. Esto no vendría al caso si no hubiera sido porque me sorprendió mi tremendamente calmada forma de proceder y mi insomnio posterior (es decir, si el accidente doméstico no hubiera pasado, yo estaría dormida y un jovenzuelo más, podría salir ebrio de un bar en la condesa, o algo... pero no es el caso.)

El punto es que a pesar de que hubiera podido perder la calma o ponerme a pegar de gritos. Y lo que ocurrió fue que ayudé y luego prendí la computadora para consultar un dato médico que luego me produjo angustia por lo que terminé llamando a Locatel... 56581111. Me congratulo por ello, eso significa que ya soy niña grande... y que ahora no puedo dormir.

2.
Hubo un tiempo (aproximadamente hace unos 13 o 14 años) en los que me daba miedo que llegara la noche porque a la mitad de la madrugada despertaba con pesadillas que me hacían sudar. Como algunas vez comenté en este espacio, fui digna representante del Pato Wade, por lo que casi cualquier cosa me cortaba el sueño: alguna nota impactante en las noticias, una película de "espantoS" (dixit macho cabrío), historias de OVNIS, ver imágenes de representantes de la ETA y el Ku Klux Klan (lo que me parece más digno de miedo que cualquiera de las opciones anteriores)...

La solución casi siempre era (y ha sido) prender la tele; me quedaba dormida viendo caricaturas en el sillón, pero despertaba toda torcida y con la firme promesa de que nada volvería a interrumpir mi sueño. De hecho, (y estas son fuertes declaraciones), desde hace muchos años, durante mis oraciones para antes de dormir, entre una serie de peticiones que no voy a enlistar, incluyo la frase: "por favor, déjame dormir bien toda la noche". Coincidencia o no, desde esa época no he vuelto a tener problemas para dormir, a menos que tenga conflictos o en su defecto, que esté muy emocionada por algo...

3.
Cuando iba en la prepa y un periodo de la universidad, era muy resistente para estar despierta toda la noche. Íbamos de fiesta y entre los aferrados que se quedaban despiertos hasta las 8am, siempre  se encontraba su servidora. Claro, al otro día las ojeras  naturales herencia de la abuela Lupita me llegaban hasta el piso, traía una cruda de sueño increíble y nadie me soportaba porque me ponía de muy (muy) mal humor. (A esto, mézclele la adolescencia, y un papá con el temperamento equivalente al Trinito Tolueno; tendrá una bomba devastadora no apta para el domingo en la tarde).

Al pasar los años, acostumbré a mi cuerpo a cierto horario. A las 3am sin importar que la fiesta estuviera buenísima, ya tenía que estar en casa haciendo la meme (expresión horripilante pero jocosa). Es terrible porque si estoy en una fiesta, noto que ya es la hora del puerco y sigo departiendo, me pongo de mal humor y empiezo a calcular: tengo casi 24 horas sin dormir; llevo 25 horas sin dormir, llevo...
Me imagino que las exigencias del sistema de vida capitalista en una ciudad de este tamaño, hacen que uno madure, quiera llevar una vida sana y con el paso del tiempo vaya dejando la fiesta de lado (suspiro).

Y tristemente de eso no se trata . No y no.

PS. Le mando un bonito saludo cariñoso y así y asado a mi prima, alias Yayis. Me mandó un comentario en el que decía que era yo muy gráfica, cosa que me causó mucha risa aunque me pregunté a mí misma y a mi dulce hermano:
¿Habrá sido por la bola de chingaos que aviento en este espacio semana con semana?

A lo que me respondo: No soy yo, es la herencia familiar. 
Ella sabrá a que me refiero

viernes, 21 de mayo de 2010

Creo que moda y política no son amiguis

En la mañana vi fotos de Margarita Zavala, primera dama de México, dada la visita oficial que  la pareja presidencial está haciendo a Barak Obama y Michelle Obama, por lo que calmadamente me pregunté:
¡¿Por qué chingados esta vieja es tan fodonga, maldita sea?! ¿Qué parte de "La primera dama de México", "la imagen de México ante el mundo" no entendió?

Yo entiendo que es posible que no tenga buen gusto para vestir, o que para ella, tener  clase sea ponerse cualquier trapo y taparlo con un rebozo para resaltar la "mexicaneidad"... Eso lo comprendo, pero que no tenga un asesor de imagen que le diga cómo vestir, me parece que está de la jodida.

Margarita no es fea, tiene  un poco de porte, si quizá si no se enjorobara se vería más alta y linda. Ah, pero como es esposa de un chaparro que seguramente está re-acomplejado, se viste como fritanguera, lo que estaría muy bien si fuera eso y no  lo que es: la abogada, política y por si fuera poco, esposa del presidente.
Pena ajena me dio ver las fotos de la visita oficial de Carla Bruni y Nicolás Sarkozy, por ejemplo. Ok, Carla fue modelo, pero por qué tenía que deslucir Margarita con su peinado casa y jardín de siempre, el casi inexistente maquillaje y el vestido horrible y simplón azul marino, que usó? (Del que por cierto, no encontré fotos)
Fuuu

¿Será que su marido le prohíbe verse decente para que el mundo sepa que él manda? No quisiera decirlo pero espero que la siguiente primera dama, sea una suerte de la  inteligencia de Margarita, el estilo de Martha Sahagún, la discreción de Nilda Patricia Velasco de Zedillo y la elegancia de Cecilia Occelli. Pero claro, pido mucho. Mejor recemos para que el próximo presidente se case con Carmen Aristegui o que sea gay. 
Está comprobado que esos muchachos siempre tienen mucho estilo.
O algo.
Y acá, muchos botones de muestra...



(ohh, no había notado que Nicolás Sarkozy también es petit)

martes, 18 de mayo de 2010

Adiós Cognac!!!

Y después de tanta arena, sol y mar, viene la noticia triste del momento...
Mi pequeña Cognac falleció el 10 de mayo (justo un día antes de irme).

Ya era algo que esperábamos porque estaba enferma y además tenía 13 años, pero de cualquier forma es una experiencia demasiado fuerte e intensa ver a un ser morir. Aún subió la escalera y se echó en su camita; respiró agitado y le dio un infarto.
Aunque mi mamá y yo corrimos a la veterinaria, cuando llegamos no había nada que hacer. Después de eso nos fuimos a caminar porque estabamos demasiado impresionadas. Ni hablar gorda, no fue un feliz día de la madre.

Fue curioso porque justo una semana antes, el perrito maltés de mis sobrinos, "Killer", fue atropellado por un camión de agua. Para consolar al pequeño Olaf, que fue el que se llevó el mayor paquete porque vio como arrollaron a su mascota) le dije que Killer ya estaba en el cielo de los perros con Brandy (mi otra perrita que falleció justo hace un año).  Cuando regresé de la veterinaria luego de dejar a Cognac, mi mamá me consoló justo con las mismas palabras; a pesar de que tengo 16 años más que Olaf, también me confortó saber que madre e hija estaban juntas de nuevo.

Ni modo, c´est la vie.

Nuevo blog y así y asado...

Notición personas, tengo un nuevo blog.
Y no significa que vaya a dejar este, sino que ahora tendrán otra alternativa para leer más pavadas de su servidora. (pausa para babear mientras veo como a Cristiano Ronaldo se le quita la caspa mientras sigue siendo un súper futbolista o algo... ya).
Este nuevo espacio se hace llamar "Raras impresiones de una viajera neurótica" y como su nombre lo indica, en este lugar el tema principal son los viajes.
La idea ya estaba cocinándose en mi cabeza, pero nunca la terminaba de concretar por lo que viene a ser la procrastinación. Pero gracias a una muchachita de mata rizada cuyo nombre empieza con Lo y termina con La, me animé, ya que me dio la oportunidad única de hacer un pequeño trabajín de freelance, cuyo destino ya sabrán si leyeron la entrada anterior.

¿Por qué hacer un blog aparte?  Porque aquí basicamente escribo sobre lo que se me ocurre, y allá lo único que encontrarán son viajes, fotos y anécdotas pendejas que merecen ser contadas.
Así que acá sigue la programación normal y como primer post, por allá podrán leer sobre mi bonito viaje a Playa del Carmen y cómo pensé que la Quinta Avenida de esos lares, se vería exactamente igual  que la de Nueva York (no, no es broma).



Y bueno, ¿qué esperan?

miércoles, 12 de mayo de 2010

De cómo su servidora pierde la dignidad cuando ve a sus ídolos

Pues estoy en Playa del Carmen amiguitos.
No diré cuales fueron las circunstancias (muy) afotunadas por  las que llegué aquí, pero puedo mencionar que nunca había visto un mar de ese color y que este lugar es muy parecido a Tecolutla, pero con tiendas y hoteles de lujo.
En eso estaba, saliendo de cenar y de hacer unas entrevistas, arrastrando una desvelada y desmañanada desde las 5 am y con un par de copas encima, cuando llegamos al hotel y alguien del grupo con el que iba, dijo: "En el bar de enfrente están los Babasónicos chupando".

Me quedé helada y lo único que acerté a preguntar fue, "¿se verá muy naco que les pida un autógrafo? es mi grupo favorito..." A lo que la mayoría respondió: No, para nada.

Así que me armé de valor y le pedí a unos perfectos desconocidos que me acompañaran porque me cagaba de miedo de acercarme. Me acordé de Adrián D´Argelo bailando en el escenario del Palacio de los deportes y yo gritando como adolescente ochentera que ve un vídeo de Luis Miguel. Respiré profundo y me acerqué:

Diablo cagada de miedo: -"Hola, sé que estás descansando pero, ¿te molestaría si me das tu autógrafo?"-
Adrián DÁrgelo medio pedo: -Para nada me molestas, no me da ningún trabajo, no te preocupes minita"-
DCM: Gracias, me llamo ____.
ADMP: ¿de dónde eres?
DCM: del DF
ADMP: Ahh, es muy bonito. El DF sólo se compara con Buenos Aires...
DCM (y excesivamente cansada): Gracias, que tengas buena estancia.

Y me fui.
Cuando regresé, los perfectos desconocidos me felicitaron por mi valor y les pregunté que si a ellos no les gustaban los Babasónicos. Uno de ellos me respondió que sí le gustaban pero que no veía caso pedirles un autógrafo porque ya hasta los había entrevistado.
Fue un poco triste.
Y lo gracioso es que traía la cámara en la bolsa y me acordé de sacarle una foto después de media hora. Y me sentí más estúpida
=(

Pero ahora que veo su firma y leo "con amor y delirio" se me quita un poco el pudor.
Ahh lo que ser grupi...

lunes, 10 de mayo de 2010

La cháchara cinéfila musical (con dedicatoria)

Hoy adelantaré la cháchara musical para homenajear a la autora de mis días con motivo de la presente fecha.
La canción es de Edith Piaf, Sous le ciel de Paris; mi madre es gran fan de la música y del cine francés (como yo).
¡Felicidades amá!

En película, me gustaría recomendarles un filme que quizá no es la joya del cine francés, pero es ligera, divertida y cualquiera que haya estudiado en intercambio estudiantil se podrá identificar con sus personajes: El albergue español. 
Trata de las aventuras de Xavier, un parisino egresado de Economía, quien debe pasar un año estudiando un posgrado en Barcelona para obtener el empleo "correcto" a su regreso.
(como dato, en este filme hace su aparición -bastante sosa para mi gusto- la ex Amelié, Audrey Tautou).

L' Auberge espagnole/ Cédric Klapisch

Francia/ España

2002

Comedia

122 min.
 Elenco:

Romain Duris
Cécile de France
Judith Godrèche
Audrey Tautou
Cristina Brondo
Disfruten y esperen un post playero con fotos y todo.


Sous le ciel de Paris/Edith Piaf



L´auberge espagnole

lunes, 3 de mayo de 2010

De infancias noventeras y otros bemoles

Mientras recorro los blogs que acostumbro leer, me he dado cuenta que fue día del niño y yo casi ni me enteré.
En general tuve una infancia muy feliz, una adolescencia regida por la miseria autoimpuesta (de seguro yo hubiera sido emo de haber existido algo así en esa época) y una juventud adulta un poco más plena (no sé si exista el término, pero ya pueden usarlo).

Es decir, cuando era niña no recuerdo ningún momento en el que haya tenido motivo para preocuparme por algo: mis papás me querían, iba excelente en la escuela, tenía muchos amigos y mis hermanos me molestaban relativamente poco. Los veranos estaban compuestos (básicamente) de juegos, albercas inflables en medio de la calle y casas de campaña en donde no nos dejaban dormir porque no había reja en el estacionamiento.
Me parece que todos los problemas existenciales empiezan en la adolescencia porque a los púberes les gusta hacerse difícil la vida, si no, creen que no están viviendo. Y es cuando empiezan todos los problemas de autoestima y demás masturbaciones mentales (¿ya notaron que propia soy para decir vulgaridades?).
Por ejemplo, hace poco en una de esas búsquedas infructuosas donde uno termina encontrando todo menos lo que estaba buscando, recobré el cuaderno que fungió de "diario" durante tres años de mi adolescencia. Dicen que para aprender, uno tiene que mirar a su pasado, y vaya que para mi fue una regresión increíble y escalofriante que me ayudó a comprender un par de cosas de mi presente que no había notado. 
En resumen, muchas de las cosas que me pasaban (y escribía) son cíclicas. Por ejemplo, el hecho de que desde esa edad he sido una persona solitaria, que si bien necesito de mis amigos, también hay periodos en los que me aíslo completamente y no hablo con nadie, porque esa es mi necesidad (la revista Eres y la sabia Pilar Obón dirían que soy la amiga "cometa" que se aleja y luego regresa... Grandes tiempos aquellos).
ejem, ejem... pero estabamos hablando de otra cosa.
El punto es que, en mi caso, no desarrollé esta conducta ermitaña y estúpida que intento sacudirme, sino hasta que crecí y pude darle un vistazo a la vida adulta y todas las cosas que ello implica. Porque era bien alternativo y rebelde oír Nirvana (4 años después de que se murió Cobain, por supuesto), clamar que la vida  y la sociedad eran una porquería y tomar actitudes que no sentía en pos de forjar una personalidad propia.
Creo de verdad que de vez en cuando deberíamos acordarnos de la simpleza de los niños. Para ellos todo es sencillo y no hay dobles intenciones (a menos que sea "El ángel malvado"). Claro, también tienen sus bemoles; mi papá dice que no hay ser más cruel que un niño, porque ellos dicen todo con sinceridad brutal y no se preocupan si van a molestar o herir. Son hedonistas, inconcientes, amorales y por otro lado, no saben lavar los trastes ni pueden ir a pagar la luz o el teléfono.

A decir verdad, cada vez que lo pienso y veo a mis sobrinos (un niño y dos adolescentes) me congratulo por crecer.
PS. ¿Les gustaron mis referencias noventeras? Eso pasa cuando uno tiene hermanos mayores y creció leyendo Eres, viendo Beverly Hills y pegándose tremendos sustos con los posters de Iron Maiden)

(Foto de  una servidora cuando era una feliz y  babeante niña de vestido de bordado español y peinado de bacinica).