sábado, 31 de julio de 2010

Heroínas antiheroínas

El cine, como ya muchos saben, es de mis grandes pasiones en la vida. Soy una cinéfila consumada, vaya. Pero me pregunto, qué sería de las películas si el público no se identificara con los personajes, o al menos, deseara ser como alguno de ellos. Yo creo que ese es uno de los grandes encantos de la pantalla grande: Ofrecer quimeras para soñar.
Y estas son las mías.



 Recuerdo que en noviembre (¿o diciembre? no lo recuerdo) vi Sherlock Holmes y además de quedar impresionada con lo estúpidamente guapo que es Robert Downey Jr, quedé prendada del personaje de Irene Adler. ¡Diablos, quiero ser como ella! Segura, controlando la situación, ruda y a la vez muy femenina. Salí del cine creyéndome Adler mientras caminaba con aplomo por Insurgentes cuando, ¡zaz! una camioneta se derrapó por la lluvia y chocó con un coche.  Y yo emití un gritito rídiculo y asustado; claro, Adler haría algo así...


La primera vez que vi Annie Hall, fue hace unos 6 años. Al principio me llamó la atención por la escena en la que sale Marshall McLuhan; luego volví a verla y me sentí muy cercana al personaje de la propia Annie, (Diane Keaton). El momento en el que Annie y Alvy acaban de conocerse y ella piensa que tiene que impresionar a Alvy porque seguramente él piensa, que ella es poco inteligente.

 Picnic, una película de 1955 que inmortalizó a grandes actores como Kim Novak y William Holden. En ella, Susan Strasberg actua commo la intelectual y rebelde Millie Owens, hermana de la chica más hermosa del pueblo, Madge Owens (Novak). Por lo tanto siente que debe compensar con su intelecto, la falta de belleza que ella no cree poseer.

Por otro lado, quién no querría tener el arranque, la seguridad y el temple de Elizabeth Bennet (Keira Knightley) en Orgullo y Prejuicio? Lizzy es uno de los personajes mejor escritos de Jane Austen. Segura y decidida, sabe lo que quiere y va por ello (excepto) en el amor, (por ser demasiado orgullosa y prejuiciosa, claro). Es la visión de una mujer totalmente adelantada a su época.

Y Sam (Natalie Portman) en Garden State. Que manera de enamorarse. Me agrada que el personaje no se deja cubrir por el miedo y entrega sus emociones de manera casi natural.
Aunque mentir es un arma de defensa.
Y ya.
El lunes espere una entrada jugosa (pues lo de casi siempre)
Ñe.

jueves, 29 de julio de 2010

La cháchara presenta: Wristtcutters: a love history

¿Qué sucede cuando la frase, "Si no estás conmigo, me muero" llega demasiado lejos?
Pues éste, es el tema de la genial "Wristcutters: a love history". ¡Abusados! El título podrá ser morboso pero no se vayan con la primera impresión, no es un drama propiamente)
Este road movie, opera prima del croata Goran Dukic, intenta responder a las preguntas básicas con respecto a la muerte y al amor (¿hay vida después de la muerte?, ¿El amor trasciende barreras?, ¿será que hay pizza hawainana en el otro mundo?...)
Zía se corta las muñecas cuando comprende que su novia no volverá con él. Cuando muere, llega al mundo de los suicidas, un lugar donde nadie puede sonreir. Lo que hace más desagradable la sensación de vacío y dolor.
¡Pero! la situación cambia cuando se entera que su exnovia, también se suicidó y junto con Eugene (un cantante ruso de rock, cuya familia entera corre con la misma suerte) y Mikal (que busca a las personas a cargo para que la regresen a la vida, ya que está ahí por accidente) emprende la búsqueda del amor de su vida.  Una trama muy dantesca y al mismo tiempo refrescante.
Óbviamente no crean que la van a encontrar en el puesto de la esquina, pero vale la pena hacer el intento de buscarla. Este filme independiente, es uno de esos esfuerzos por hacer buen cine. Sin gran producción, sólo una historia fuera de lo común y buenas actuaciones.
Los actores son toda una sorpresa. Patrick Fugit (Casi famosos), Shannyn Sossamon (Corazón de caballero) hacen lo suyo (a pesar de que Shannyn sale casi siempre de segundona en películas idem). Una bocanada de aire puro es la aparición de Tom Waits en un papel adorable  (recordando por ejemplo, su actuación en Iron weeds (1987), al lado de Jack Nicholson y Meryl Streep) quien por cierto, participa en el soundtrack con la canción "Dead and Lovely".
La banda sonora tiene mención aparte. Como ya es tradición, los filmes independientes se caracterizan por el soundtrack y este no es la excepción. Participa Gogol Bordello, Joy division, Artie Shaw y Del Shannon entre otros.
Vean, oigan y disfruten






lunes, 26 de julio de 2010

Esos que veo también soy yo

Yo tengo una hermana. Y es mi mejor amiga, enemiga, aliada, complice, soplona, querida, odiada.
No recuerdo cuando la conocí. Supongo que ella sí lo recuerda ( básicamente, mi llanto no la dejó ver su programa favorito "Cachún cachún , ra ra"). Yo no me acuerdo.
Intento rescatar la imagen más antigua de ella y no puedo. Me ayuda la foto en la que salimos con perro al que yo veía enorme y atrás de nosotras, un hombre que resulta ser nuestro hermano, por cual en algún tiempo nos debatimos el cariño y la atención.
Ella es lo que yo siempre he querido ser (aunque no lo quiera admitir... bueno lo acabo de hacer). Extrovertida, ruda, cariñosa, generosa, por momentos puede ser terriblemente molesta. Por momentos puede ser terriblemente querible.
Es dificil pero por muchos años mantuvimos una rivalidad (muy velada pero rivalidad al fin). O al menos, yo la tuve con ella.
Ella era atrabancada y traviesa, yo era tranquila y estricta, un freak caminando, y lo que más quería era tener muchos amigos como ella, salir a fiestas, ser tan inteligente, tan segura y con ese arranque que muchas veces me ha faltado.
Cuando terminé la preparatoria me rehusaba a seguir sus pasos, aunque me muriera de ganas. Las dos escribimos, las dos compartimos la pasión por esta carrera ingrata.
Dejó de ser mi rival para convertirse en mi colega, mi mejor amiga en todo el mundo. La confidente que tiene el consejo (no siempre correcto) pero sí, lleno de amor. La persona que, además de mí, me conoce tan bien.
Cuando se fue de aquí, mi corazón se petrificó un poquito. Verla llegar al altar con la cara llena de sueños y el amor de su vida esperándola, fue increíble. Sin embargo no pude llorar por su partida. El lunes que siguió después de su boda, para mí fue un día normal... (esperen, creo que tengo una basurita en el ojo...)
Esa mujer es mi hermana. Pero no sólo es eso, es mucho más, casi soy yo.


Yo tengo un hermano. Y lo extrañé durante casi 16 años.
Lo perdí durante muchos años, aunque él siempre ha estado ahí. Se casó demasiado joven, cuando tenía 19 años y yo tenía 8.
Él fue mi primer contacto con el mundillo masculino. Jugabamos a las luchas, me compraba dulces y creo que estaba un poco orgulloso de mi. El recuerdo más querido que tengo, fue cuando me llevó a la preparatoria.
El problema es que sólo puedo hablar de él a través de recuerdos porque durante 16 años fue lo único que me quedó. No es fácil tener una relación estrecha cuando hay tres hijos de por medio. De repente fue más importante saber que pensaban y sentían sus chicos que sus hermanas. Y no lo culpo ni tengo rencor, sólo que ahora que soy adulta creo que en realidad me hizo falta.
Ahora tiene 36 y yo tengo 25. Ahora estamos mucho más cerca. 
Él tiene hijos adolescentes y yo sobrinos adolescentes con quién jugar, ir al Chopo y a los conciertos; hablarles de temas serios como a mi me hubiera gustado que me hablaran. Apretarles la nariz y sentir que aún son niños.
Quiero que él me conozca realmente, porque ya no soy la niña de 8 años que dejó cuando se fue a vivir con su mujer. Quiero conocerlo realmente, porque él ya no es el muchachito inexperto que se fue a formar su propia familia. Poco a poco bro

Amo a ese par de pelafustanes. Sería muy tonta si no

lunes, 19 de julio de 2010

Post fachonista cinéfilo

El sábado vi una de mis películas favoritas, Wristcutters: a love history. Me gusta mucho porque el suicidio es sólo una forma de contar una historia de amor. Me parece un buen manejo del tema sin ser del todo morboso.
Pero eso no era lo que yo quería decir hoy. 
Influenciada por todos los blogs de moda que leo (porque son de amigos muy queridos, no porque yo sea muy fachonista) quisiera hacer una recopilación de todos los atuendos de películas en las que he basado mi vestimenta los últimos años. 
Creo que ésta ha variado mucho; digamos que sí maduré en ese aspecto: en la prepa era (como ya muchos saben) seudo hippie y ahora soy seudo adulta (me gusta mucho el street wear por ejemplo). (Abusados, que también les estoy recomendando películas).
Por ejemplo, cuando vi Hard Candy me entró la obsesión por tener una sudadera roja como la de Ellen Page:
misma que reafirme cuando vi Wristcutters y Shannyn Sossamon traía algo así:
(aunque ahí fue donde adquirí la costumbre de ponerme la gorra de la sudadera y aderezarlo con falda o vestido)


Cuando vi Annie Hall, empecé a usar corbatas igual que Diane Keaton. Y también conseguí unos lentes iguales a los de la portada:

A pesar de que siempre he sido afecta a los sombreros, gorros, y todo lo que se ponga sobre la cabeza, esta boina (junto con el abrigo) que usa Soledad Villamil en El secreto de sus ojos, me parecen un 10.
 Y hablando de sombreros, ahora estoy a la caza de un sombrero como el de Ingrid Bergman en Casablanca {que por cierto, ya vi en la Lagunilla (mercado de pulgas en México)}:
 Pero no todo es ropa. En la universidad traje mucho tiempo la mitad del pelo, rosa. En ese tiempo fue cuando me obsesioné con Eternal sunshine of the spotless mind, me gustó como se veía Kate Winslet y probé suerte

Por otro lado, adoro los lentes de Thora Birch, aunque los míos también son de pasta, tienen forma cuadrada. Todavía sigo buscando algunos parecidos
 Y por último, Daria quien fue mi fuente de inspiración más querida durante la prepa. No tuve esas botas industriales sino hasta hace poco, pero bueno, me sentía intelectual y repudiaba al mundo junto con mis queridas Magda y Norma.
Y ya.  Juro que el próximo será un post con más contenido y menos fotos
=)

domingo, 18 de julio de 2010

La familia que me merezco

Como algunos leyeron hace poco, vi a parte de mi familia paterna, a la que tenía aproximadamente 12 años que no  veía. 
No por falta de cariño o de ganas de juntarnos, más bien eran problemas de geolocalización ya que unos viven en EU, otros viven en Argentina (los que están lejos). Unos más, viven en otros estados del país y por falta de dinero o de tiempo no es posible reunirse tan seguido como quisieramos. Los menos, simplemente no quieren vernos a pesar de que se les busque y eso es respetable (triste pero respetable).
(Fue muy gracioso ver que la mayoría de ellos no recuerdan ni mi nombre, sólo que soy la hija más pequeña de mi papá. Y si se juntaran los que faltaron sería la misma historia)
Me gustó ver ese mosaico de personalidades, caras, gestos tan diferentes pero unidos por ciertos rasgos en común. Lo que de alguna forma, me lleva hacía mi propia familia.
Creo que la cosa con la familia, como bien leí hace mucho tiempo, es que no los eliges. Dicen que son un grupo de personas reunidas por azar y juntos por la hipocresía.
Y es verdad ( a medias). Es cierto, a la familia no la eliges y lo peor, es difícil que las personalidades de mínimo tres personas se sincronicen. Porque una cosa es que los padres se entiendan luego de un proceso de conocimiento, amor y tolerancia (en el mejor de los casos)  pero se debe tomar en cuenta que el nuevo miembro viene con temperamento y personalidad propia y que es posible que no combine con la de los padres. Y si además, no sólo es un hijo, sino tres como es mi caso (o más en otros lados) pues estamos jodidos.
En mi casa (creo) que fue un proceso complicado. No sólo por lo anterior, sino porque mis papás  con su educación sesentera, se enfrentaron con que su hijo fue padre adolescente, su hija  no creía en el matrimonio (aunque mi hermana hace año y medio cambió de opinión), y la más pequeña reniega de la religión que le inculcaron, amén de que se quiere ir a vivir  del otro lado del continente. Pobres.

A pesar de eso, tenemos buenos momentos porque nos queremos mucho. Recuerdo que mi mamá nos sentenciaba que nosotros no nos podiamos dar el lujo de enojarnos o dejarnos de hablar porque éramos tres (ella tiene 10 hermanos y decía que si se enojaba con uno, pues tenía otros nueve). Y sí, a esta altura acepto que tiene razón, una familia pequeña no puede distanciarse.
A lo largo de mi vida (no lo niego) ha habido veces que quisiera ser hija única y que no he podido ni ver a mis hermanos, porque  al final del día, somos personas infinitamente distintas, con personalidades polarizadas y temperamentos  "fuertes" (herencia de papá, por cierto). Entre la parsimonia de mi hermano, la explosividad de mi hermana y el alma de soldado que vive en mi.
Y supongo que ellos también me han odiado (no digan que no, par de méndigos). PERO creo que la comunicación nos ha ayudado muchísimo a no separarnos y superar los pequeños problemas que tenemos.
(Ah, quiero a mis hermanos).
Y también existe el otro lado de la moneda. Como unos señores que me platicó la prima de una amiga, que son hermanos y no se hablan por una red de suposiciones y malos entendidos que no han tenido el valor de enfrentar porque son muy orgullosos.
Ñe para ellos.

PS. con chayotazo: Hagan favor de visitar "Préstame tus lentes", el tumblr de @deliziosa_. Me hizo el honor de incluir una foto mía con lentecitos de conocida marca, que no diré porque no quiero que me secuestren. (Pero que me costaron una ganga).
¡Síganla en twitter! (a mi no, porque digo muchas pendejadas).
=)

jueves, 15 de julio de 2010

La historia de la amiga de mi amiga

(aaaaaaantes de que empiecen a leer, no sean personitas desagradables y contesten la encuesta que está justo al lado; es para un subtema de mi tesis. Esta persona les agradecerá con dulces de mantequilla imaginarios o sonrisas insulsas de agradecimiento, lo que más les acomode)

Mi amiga vino a visitarme la semana pasada y me contó algo así: 
Un sábado, una amiga de mi amiga fue invitada a una reunión con desconocidos a la que no pensaba ir, porque a pesar de lo que muchos imaginan, es una persona muy tímida e insegura a la hora de conocer gente nueva. Pero se llenó de valor, pensando que como en la escuela, algunos no se conocían y eso le daría ventaja.
Llegó a la cita y efectivamente, pudo sacar la máscara de sociable. Pero ese día algo pasó; algo que le sigue dando pequeñas puñaladas en el estómago, el raciocinio y el corazón a pesar de que fue hace mucho: quedó prendada de un muchachito que asistió a dicha reunión. Desde el primer momento, aún sin saber su nombre, estado civil, complicaciones de personalidad o  preferencia sexual (es que en estos tiempos, primero hay que viriguar antes de fusilar).
Según supe, ella se expuso ante él (¿saben qué tan difícil es para una persona que piensa casi cada paso que da, decirle al otro las horribles palabras: me gustas...? una de las frases más terribles, imposibles y desgastantes, por cierto) pero nada pasó realmente.

Me contó mi amiga que el tipo en cuestión es uno de esos que abundan, con personalidad "complicada". Así que se alejó al no encontrar la respuesta positiva que su amiga esperaba.
Y se fue, dejó de verlo, se relacionó con otras personas, reincidió con otras, aprendió... pero no dejó de pensar en él. Como un dolorcillo molesto y discreto, cada que tomaba café, que oía música clásica o cuando visitaba Mundo E (centro comercial, para los que no vivan en México) (o sí, pero no en el DF). Y sentía un hueco en el estómago recordando el beso que se dieron o las cosas que platicaban.

Porque tenía mucho que no le pasaba eso y se enojaba consigo misma por ser tan estúpida, por recordar a alguien que no la buscó... por algo que realmente no fue nada y no duró más que un mes.
Pero se lo volvió a encontrar... Y a pesar de que se dijo a sí misma que sólo lo vería como un amigo  más (porque seguramente él no ha cambiado ni lo hará BTW) ahora, sin darse cuenta revisa su Facebook con un poquito de emoción por si hay algún mensaje suyo. Un caso perdido.

Esa es la historia de la amiga de mi amiga.
Mi amiga me pidió opinión sobre el caso. Cerré los ojos, me quedé callada un momento y le dije seriamente: 
"Dude, se me antoja un helado ¿quieres ir por uno?"

viernes, 9 de julio de 2010

6 películas mexicanas que están en mi corazón

Pues la cosa es que hoy no hay tema.
(sad)

Es que estoy muy emocionada porque vienen mis primos paternos de Argentina, Estados Unidos y San Luis Potosí. Siento como si fuera navidad o algo; creo que la última vez que estuvimos juntos fue cuando murió nuestro abuelo.
Entonces lo único que se me ocurre para llenar el espacio (que diga, para que los lectores no se den su vuelta en balde) es hacer un listado de algo.
En este caso, como soy bien fan de las películas mexicanas viejas, les dejo mi top 6 de las que recomiendo porque me gustan.

6. Las tres perfectas casadas
Director: Roberto Gavaldón
Año: 1953
Reparto: Arturo de Córdova, Miroslava Stern.
Drama
5.Mecánica Nacional.
Director: Luis Alcoriza
Año: 1971
Reparto: Manolo Fábregas, Sara García, Lucha Villa
                                  Tragicomedia
Mecánica nacional

4. El Gran Calavera
Director: Luis Buñuel
Año: 1949
 Reparto: Fernando Soler, Rosario Granados, Andrés Soler

3. La malquerida
Director: Emilio "El indio" Fernández
Año: 1949
Reparto: Dolores del Río, Pedro Armendariz, Roberto Cañedo
                                               Drama
2.La Otra
Director: Roberto Gavaldón
Año:1946
Reparto: Dolores del Río
Drama

1. Escuela de vagabundos
Director: Rogelio González
Año: 1954
Reparto: Pedro Infante, Miroslava Stern
Comedia


PD.¡ Arriba la Furia Roja!

miércoles, 7 de julio de 2010

Ni en mis peores pesadillas

Tuve que mentir por mi maldita vecina del demonio. Hablé bien de ella.
 mierda
Como muchos no sabrán (o quizá los que me siguen en twitter, sí) mi vecina del piso de arriba es tan encantadora como una diarrea crónica y convivir con ella es tan agradable como compartir la mesa con Maradona luego de golear a México. En fin.
La cuestión es que durante aproximadamente 18 años, esta mujer y su familia  nos han hecho la vida lo más conflictiva y desagradable que han podido. Claro, no es personal, la cosa es que es gente sin educación, ética o siquiera, valores morales. 
Episodios de horror se pueden contar a granel, como la vez que la hija de la vecina se robó el pants nuevo de mi hermana y días después lo traía puesto,  las múltiples veces que nos han cerrado la llave de paso del agua para poder lavar, o cuando su otra hija aventaba al patio de tendido basura y ropa interior usada, cuando incendiaron su basura en la azotea y tuvieron que llegar los bomberos... bah, los aburriría con la lista interminable.
La cosa es que el lunes pasó algo inaudito. Mi mamá y yo estabamos tranquilamente desayunando cuando tocaron la puerta. Era la vecina del horror con una chica desconocida; resultó que la ídem, quería hacerme unas preguntas sobre la calidad moral y convivencia de la fulana a causa de una entrevista de trabajo. Lo juro por el osito bimbo, nunca antes mentí tan descaradamente como lo hice en ese momento.
Por eso, quiero reivindicarme con el destino. No quiero mal karma, así que aquí está la verdad encuerada.
Pregunta: ¿Cómo considera que es su vecina?
Respuesta fake: tranquila y amable.
Respuesta verdadera: Es una perra desgraciada que nos ha jodido la vida desde que llegó.
Pregunta: ¿su vecina es conflictiva o ha tenido altercados con usted o con otros vecinos? 
RF: No que yo sepa.
RV: ¿Por dónde empiezo? Durante la sequía, le robaba el agua a la vecina de al lado, a la señora de abajo la acusó de falsa infidelidad con su marido, sólo porque le comentó que venía un amigo  (de la vecina) a "visitar" a sus hijas cuando ella no estaba; a mi, me acusó (falsamente) de hacer fiestas salvajes cuando no estaba mi papá (y seguro mi mamá es una alcahueta, entonces)... ¿sigo?
Pregunta: ¿Piensa que es una persona con calidad moral y valores?.
RF: sí, claro.
RV: ¿es broma? ¿verdad? ¿VERDAD?!!!!!!!!!!!

Cuando entré, mis mejillas casi estaban ardiendo. ¡Era la oportunidad, LA OPORTUNIDAD de joderla como ella lo ha hecho, y la dejé ir! Cuando le platiqué a mi mamá, me dijo que mejor hubiera dicho que casi ni la conocía y que no podía dar informes de ella. Pero lo hice porque mi más ardiente deseo respecto a esta situación, es que ella consiga un empleo mejor, gane mucho dinero, compre una casa, se largue de aquí para siempre y nos deje vivir en paz.
que así sea, que así sea, que así sea.
Y es todo lo que tengo que decir al respecto. 
Maldita sea mi buena cabeza y poca capacidad para la venganza.

viernes, 2 de julio de 2010

De cómo 925km deshacen las ilusiones de las personas

Haré lo que hago siempre que no tengo tiempo de escribir: poner un video o una canción  y decir alguna pavada.
Bueno, en este caso sí es video pero no tan pavada. Resulta que, como muchos leyeron, fue mi cumpleaños el sábado pasado y vi a mi querida amiga Chinos chilanpatios y a un amigo en común (que es más amigo de ella).
La cosa es que nos vimos y me la pasé la mar de bien porque tenía mucho que no veía al individuo en cuestión y basicamente teníamos un asunto pendiente que tratar (cosas de sentimientos y eso). 
Me reclamó amistosamente (con toda la razón del mundo) y yo traté de justificarme con una verdad muy estúpida, pero verdad a final de cuentas. No quedamos en nada, pero curiosamente estoy tranquila porque gracias a los cuatro años que me he pasado aplanando el sillón del psicólogo, ahora sé que  no quiero (ni necesito) ilusionarme con lo que NO puedo tener. Y creo que esas cosas de sentimientos no llegarán a concretarse pronto con ese individuo (a menos que haya un cambio de 925 kms lo que no ocurrirá al menos en el futuro cercano).
snif.
Y entonces no tengo nada alegre que contar, salvo mis problemas estomacales de la semana anterior y cómo aprendí que no debo tomar leche entera en la noche (y a amar la bomba).
Pero no creo que a alguien le interese mi sistema digestivo.
Así que les dejo esta canción para que lloren o algo. Es Every gotta learn sometimes en la boca y versión de Beck; la verdad yo prefiero la de Jean Philippe Verdin (aunque estoy segura que el guerroso del señor Btto va a decir que la Beck es mejor), pero la cosa es que ya la postee y no me gusta repetir material. Y también me gusta Beck.
Y si se preguntan, en efecto, va dedicada al individuo de las cosas de sentimientos.  Es cierto, Todos podemos aprender algo... lástima que en mi caso sólo haya aprendido y no puesto en práctica. 
Aún así, sabe tristísimo.