miércoles, 5 de enero de 2011

¡Primer día de escuela!

Entrar a un trabajo nuevo es como el primer día de escuela. La sensación de desorientación y confusión pegan feo. A pesar de que yo nunca llegué a un nuevo salón donde todo mundo se conocía y tenían sus grupitos (porque cuando cambié de un nivel a otro, todos llegaban igual de pendejillos que yo) si me he cambiado muchas veces de trabajo y a pesar de todas las ganas y energía que me acompañan, también me siento un poco triste porque tengo el sentimiento permamente de ser la nueva, de la que nadie se acuerda cómo se llama y no invitan a comer porque aún no saben si es psicópata, chismoso (a) en potencia o tetazo disfrazado de cul.

Cuando entré a mi trabajo anterior no tuve tanto problema porque ya conocía a dos personas, pero aún así, hacerme de amigos resultó complicadísimo porque mis habilidades sociales en estos casos son limitadas. Siento que si me quiero pegar a la plática o a comer, me verán con un letrero gigante que dice "lapa"; entonces me siento en mi lugar, saco mis cajitas de comida y como rápido cuando no hay nadie en la oficina. Claro, tengo otras técnicas para agradar como tener la cajita de los dulces abierta al público en general, ofrezco cigarros, los pañuelos desechables o tengo botiquín de hipocondriaco disponible (gracias a mi condición de hipocondriaca recién aceptada); sonrio mucho, todo lo pido por favor y digo gracias (diablos, la amabilidad no debería ser un plus, pero desgraciadamente lo es).

Todo esto viene al caso porque tengo un nuevo trabajo en el que me siento muy contenta porque por fin, después de pasar por el caos de vivir en la paranoia y la psicosis de mi antiguo empleo, ahora puedo dedicarme a lo que en realidad me gusta y al parecer, no hay problema porque le diga a las demás personas que hago. No tengo que cuidarme de los "insider" ni tengo que vestirme con ropa que no me gusta.

Soy bien feliz pero la condición de "nueva" es la que me pone triste y me deprime de 2pm a 3pm.

Bueh, seguiremos informando...




Por cierto, ya hay comentarios otra vez por si gustan. O no

sígueme en @DCodyR4

7 comentarios:

JuanP. dijo...

Pues échale muchas ganas a eso del trabajo, será complicado, pero en la vida ¿Qué no es complicado? (A lo mejor subir de peso pero no cuenta).

Pues sigue informando y seguimos leyendo.

Saludos!

Botica Pop dijo...

¡oiga! yo quiero saber que es ese nuevo trabajo!!!

creo que nunca antes te he dicho que me gusta como escribes. helo aqui.

hugo charles dijo...

Felicidades por el trabajo! y con cigarros la gente cae fácilmente (risa de villano malvado :P)

Neurotic Marianita dijo...

Qué emoción!!! como que se hace un nudito en la panza cuando uno empieza en un nuevo lugar :)
Feliz año!!

C. Thunders dijo...

Para mi la condición de nuevo siempre me ha parecido un punto a favor.

Nadie te conoce y casi no se sabe nada de ti, asi que hay una posibilidad real de conocer gente que te caiga bien y que valga la pena.

En otros lugares donde la gente te ve seguido, lo más seguro es que ya tengan una idea preconcebida de ti, si no es que uno que otro prejuicio.

Y hablando de cosas amables ¿hubo novatada?

DÆMOИ dijo...

Felicidades Diablita!!

Que bueno que tengas un empleo donde te sientas feliz de hacer lo que haces, en cuanto a lo social, ya verás que poco a poco entran en confianza y te sentirás mas parte del equipo laboral XD (sonó a capacitación genérica).

Feliz año nuevo XD (tarde pero seguro)

Guapóloga dijo...

Te invito un café (o una chela) para celebrar tu nuevo empleo. Y platicar de la estrategia de sociabilización si quieres ;)