lunes, 6 de febrero de 2012

La semana del amor presenta: La triste historia de las personas sombra

Para quienes hayan seguido este blog desde hace algún tiempo, recordarán la semana culta (semana temática de temas relativamente serios). Para este mes, quiero hacer una semana temática con motivo del día de la marmota... ejem, del día de San Valentín, así que tocaré temas de amor amoroso y anexas.
De aquí al 14 de febrero, todos los días una actualización: lunes, miércoles y viernes habrá tema y los otros días una historia con canción.
Espero que lo disfruten y que recuerden que esta es solo una opinión, y que si desean profundizar en el tema siempre pueden consultar a un experto en materia (o sea, un psicólogo o algo).
*********************************************

Todo empezó cuando decidí que debía ser perfecta porque me daba cuenta que se estaba yendo. Pero bueno, él de todas formas se iba a ir y yo no podía hacer nada al respecto.
Así empieza casi siempre la historia de las personas sombra. Gente normal, divertida y valiosa que poco a poco se va convirtiendo en la sombra de una pareja que ya no los ama, y que se está quedando por lastimita (como bien diría el personaje de Peter Coyote en Luna amarga: solo falta un masoquista para sacar el lado sádico de cualquier persona).
Todos hemos pasado por persona sombra, así como todos hemos tenido una relación codependiente y todos hemos comido helado de chocolate. Es decir, nadie se ha salvado de algo así porque es parte del crecimiento personal y el autoconocimiento. No puedes saber quién eres si no la cagas un poco antes de empezar.
El problema es quedarse estancado en este estado y no QUERER darse cuenta.
Piénsalo de este forma: ¿Te da pavor que tu pareja te deje? ¿te empieza a gustar lo que antes no te gustaba con tal de agradarle? ¿tus opiniones ahora son las opiniones de él (o ella)? ¿te vistes o usas el corte de pelo que a tu pareja le gusta, solo por no llevarle la contra? ¡Felicidades! ¡Eres la copia al carbón, malhecha del otro!
Pasar por una experiencia así puede ser desgastante y triste, pero también harto enriquecedor si te armas de valor para aceptar que las cosas en el país de la autoestima no andan nada bien. No digo que sea una verdad fácil de asimilar, y mucho menos de superar (a mi me costó 2 años pasarlo) pero es mejor empezar por algo que estancarse años en la mismo patrón.
Porque después de un tiempo eso se vuelve: una rutina patética en la que haces las mismas cosas, cometes los mismos errores y luego te preguntas por qué tienes tan mala suerte en el amor. Es necesario comprender que no está mal estar solo. ¿Por qué hacer caso a las afirmaciones de que si no estás en pareja estás mal? ¿No es peor estar con una pareja con la que te sientes ídem?
Sí sufrirás, estarás en la calle de la amargura, pero cuando recuperes el valor y la dignidad que dejaste tirada en el bote de la basura, empezarás a ver el mundo con otros ojos.

Recomendable si lo necesita:
Adictos a las relaciones destructivas
Directora general: Lic. Guadalupe González Macías.
Amado Nervo # 53 b,
Col. Moderna, C. P. 03510,
Deleg. Benito Juárez,
México, D.F. México.
Tel: 5590-2727, fax: 53 41 48 05, e-mail: 
ggmacias@df1.telmex.net.mx