lunes, 2 de abril de 2012

Manifiesto sobre los noviazgos y esas cosas

En los primeros minutos de Pride and Prejudice, (que como saben, es una de mis novelas favoritas) Lizzy Bennet suelta una sentencia así: Sólo el más profundo amor podrá persuadirme al matrimonio, es por ello que yo terminaré siendo una solterona"
Y estoy totalmente de acuerdo con ella.

Desde hace días llegó una idea a mi mente que no he podido soltar. 
Verán, a partir de la experiencia cercana con parejas que creen ser felices o que de verdad son felices, puse bajo la lupa mis verdaderas necesidades afectivas. Porque mi familia me presiona, mis amigos me presionan y en general, el entorno me presiona para que consiga una pareja porque así deben ser las cosas y es qué raro que una "niña como tú" no tenga novio.
Desde que terminé con el tipo con el que estuve el año pasado durante exactamente tres meses, me di cuenta que solo había andado con él por andar. Es decir, no estaba realmente enamorada, ni tenía algún sentimiento profundo. Yo pensaba que sí, pero no.
En ningún momento sentí la liberación y la felicidad que dicen que te da el amor. Así como que terminé con él y al mes siguiente andaba en feliz circulación.

Luego de examinar exactamente lo que había, decidí que sí y solo sí aceptaría atarme a una relación cuando no sintiera justo eso: sentirme atada. Digo, me imagino que cuando la gente se enamora y decide pasar tiempo con la otra persona y alinearse bajo el compromiso moral del noviazgo, ni se da cuenta de que está atado; vaya, ni siquiera lo ve como tal. A mi me aterrorizaba sentirme "la novia de..." hasta que me acostumbré. 
Pero amor no es costumbre. ¿O sí?
Entonces caí en la cuenta de algo: que (por ahora) no me siento cómoda siendo la novia de alguien. Me da terror siquiera pensarlo. Tener a un tipo que me esté jodiendo con mensajes y llamadas a toda hora, o que quiera que le ponga mensajitos en facebook (o peor aún, que me ponga mensajitos en facebook o que  anuncie como si importara, que somos novios en FB), o que le gusten las demostraciones públicas de afecto... (insértese aquí un grito de terror). 
O que simplemente no tenga expectativas en la vida, que no sea un dude con el que pueda platicar... (¿se dan cuenta como cada vez esto se pone peor?)
Simplemente no puedo. 

Y no es que sea antisocial, que no me gusten los hombres, sea rara o lo que sea. Cuando se da la oportunidad salgo y si puedo ligar, ligo. Pero hasta ahí. Quiero ser leal a mis principios y sincera con mis sentimientos. No me quedaré con alguien solo por tener novio, eso es tan de la preparatoria y tan victoriano. 
Porque hasta ahora me doy cuenta que no hay lugar para esa afirmación que hacía Jarabe de palo en la canción "No sé estar enamorado". No ni madres, el amor es absolutista, lo sientes o no lo sientes, no hay lugar para ambigüedades pendejas de "te quiero, pero más o menos" "como que sí te amo, pero no". O se ama o no se ama, punto. Y no estoy dispuesta a aceptar menos de eso porque mi valor como individuo y lo que yo estoy dispuesta a dar, no está a discusión.

Resulta que tengo 26 años, soy una mujer adulta, responsable de mis decisiones y lo que esto afecte o beneficie a mi corazón.

Por eso:
Quiero ser libre, tomar mis propias decisiones y manejar mi propia vida. Y cuando esté lista para tener una relación, que sea paralela, con individualidad y respeto. No estoy dispuesta a cambiar mis gustos, mi forma de pensar, mi filosofía de vida o mi forma de vestir para agradar a ningún hombre. Solo cambiaré por convicción, o porque así lo crea conveniente para la relación. 
No quiero más relaciones destructivas, en las que me tengo que mimetizar para que me quieran. No deseo ser comprendida porque a veces ni yo puedo hacerlo, solo respetada.  

Así que retomo como total y única filosofía afectiva las sabias palabras de Lizzy Bennet (y lo pongo de nuevo): Sólo el más profundo amor podrá persuadirme al matrimonio.

Sé que cuando el amor verdadero llegue, ni siquiera me acordaré de ello. Porque eso es lo que debo tener; no al mejor hombre ni al peor, solo al idóneo para mi.

2 comentarios:

Camilo Vega dijo...

Interesante.. Yo amo a alguien como tu.. No sabes cuanto duele, pero obviamente no es culpa de ustedes..

Juan P dijo...

Eso eso!! Yo te apoyo!! Mientras disfrutemos con las amistades que no presionan porque ah como caen mal las que si.

Saludos!