miércoles, 18 de abril de 2012

No me votes por ser bonito

Hace un par de días, mientras hacía un relajante y delicioso paseo por el metro capitalino, me encontré con un anuncio electoral que al principio me dio risa y cuando lo vi bien, me dio miedo. 
Pero antes quiero acotar algo para darle contexto a lo que viene.

En México, existe un programa de variedades matutino que pasa en una de las televisoras de señal abierta (Tv Azteca), misma que es conocida por sus programas de bajísima calidad. Ahora bien, dicho programa, "Venga la alegría" es como cualquier otro en el que salen modelitos de escaso talento que necesitan bailar arrítmicamente antes y después de los comerciales para sacar lo de la renta, y sus conductores están por las mismas, solo que dos pasitos arriba del escalón. Uno de esos conductores que dicen pendejadas para alegrar la pupila de la bonita ama de casa, es Raúl Osorio, cuya biografía dice que uno de sus pasatiempos es broncearse, ha trabajado en bares, distracciones de playa y como modelo hasta dar el gran salto a la televisión.

Esto no sería noticia para nadie si no dijera que este individuo está postulado por el PRI para diputado federal en el DF. Y justamente eso fue lo que me dio risa y luego llanto.

Desde 2007 aproximadamente, cuando el otrora delfín del gobierno calderonista Juan Camilo Mouriño estaba en la mira de los periodistas, el jefe de gobierno perredista Marcelo Ebrard levantaba la manita y ya se apuntalaba el hoy candidato a la presidencia Enrique Peña, se decía que en las elecciones de 2012, la gente no iba a votar por el más capaz, sino por el más guapo y carismático.

Suena frívolo pero es cierto; los posibles candidatos eran (son) jóvenes, atractivos, con gran carisma e historias de amor que han saltado de la vía privada a la pública para que la gente los siga como si de una telenovela se tratara.
Finalmente sabemos que Juan Camilo para mala suerte de los panistas, falleció en un horrible accidente en 2008 y que Marcelo no pudo completar la carrera presidencial para cederle paso a Andrés Manuel López Obrador (menos atractivo, menos joven, pero con más pinta de líder). De ellos, el único que sigue en la carrera es Peña Nieto, del que sabemos hasta a qué lugar lleva a la esposa a comer.

Juan Camilo Mouriño qepd
Dicho esto, quisiera hacer una reflexión. Me parece que esta elección (que a mi gusto es una de las más importantes desde la de 2000 y el pintoresco Vicente Fox) está regida más que por las propuestas, por las personalidades y las jetas.

Es decir, los partidos, en específico el PRI que está tratando de ganar nuestra confianza otra vez, está repitiendo la fórmula Peña Nieto (guapillo y joven) para acaparar votos irreflexivos de ñoras que van a votar por estos candidatos porque en sus sueños chaquetitos, el candidato se las va a coger. Créanme, lo he oído: "pues votaré por fulano porque está bien guapo".
Y al parecer es una estrategia masiva, ya que justo hoy descubrí otra propaganda de un tal Pablo Escudero, con más jeta de modelo que de político y sorpresa, es del PRI.

Es decir, ¿haremos un voto razonado? ¿Queremos que el modelito cuyo hobbie es broncearse tenga su propia curul? Y no es un asunto de discriminación del tipo todos los guapos son idiotas, pero que haya trabajado en modelos Glenda y en el barco pirata de Cozumel no me habla de sus capacidades políticas. Porque si el tipo mínimo hubiera terminado la universidad o tuviera trayectoria política (insisto, mínimo) podríamos considerar el voto, pero sabemos que es una marioneta cuya cruceta está manejada por un colmilludo que lo hará renunciar para pasar su puesto al suplente al más puro Juanito style.

Y lo mismo pasa con la votación de género. Mujeres, voten por las otras mujeres que se están postulando porque entre mujeres nos debemos apoyar para derrocar el imperialismo machista que nos subyuga. Mujeres del mundo, uníos...
No por el simple hecho de ser mujeres, automáticamente van a gobernar bien. Insisto, debemos revisar en serio las propuestas, analizar sus apariciones, reacciones, si se contradicen para quedar bien en un lugar o en otro (como cierta candidata a la que oí decir que era muy católica porque su papá la ponía a rezar frente a la cruz antes de la merienda, pero de devota la cabrona no tiene nada. Obviamente estaba en un evento de católicos).

Como saben soy totalmente apolítica, PERO sí soy una ciudadana consciente a la que le interesa su país. Por favor, infórmense antes de votar.

Y eso es todo lo que diré al respecto.
(y como este no es un post que dirija simpatía hacia alguno de los candidatos mencionados, no habrá fotos de los mismos)