jueves, 28 de junio de 2012

Yo hace un año...

Yo hace un año estaba por irme a Argentina. Era mi primer viaje al extranjero y estaba muy feliz porque yo pagué toda la travesía, y aún más porque tenía 25 años y doblemente porque me fui sola; todo ese rush de independencia y autosuficiencia me hizo sentir lo máximo.

______________________________
Yo hace un año estaba por perder a mi mamá. No queríamos aceptarlo pero el cáncer se la llevaba poco a poco y no podíamos hacer nada al respecto más que darle amor para que luchara ante ese viaje. No pudimos, se la llevó y hace casi un año que la extrañamos.
_____________________________
Yo hace un año estuve a punto de no viajar a Argentina. Toda la emoción y la felicidad a la vez se empañaban porque no veía bien a mi mamá. En una de las últimas crisis que tuvo le dije que si no se reponía no me iría. Y ella se repuso y salió del hospital.
Y yo me fui.
_____________________________
Yo hace un año estuve 15 días en Argentina y Uruguay. Conocí, comí, viajé, me maraville, pero no conseguía estar tranquila. A pesar de que mi familia me decía que todo estaba bien, que no me preocupara, que me divirtiera, algo en mí no creía del todo lo que escuchaba.
Una de esas noches soñé que mi mamá se iba a despedir de mi para siempre. Desperté sobresaltada y llorando. Hablé con ella a la mañana siguiente y se escuchaba muy bien.
____________________________
Mi familia hace un año, mientras yo paseaba, vivió los 15 días más horribles de su vida. Mi mamá estuvo muy grave en el hospital y estuvo a punto de fallecer en ese periodo. Yo no hubiera podido regresar porque justo un volcán hizo erupción y el espacio aéreo argentino estaba cerrado.
Finalmente nada pasó y ella le dijo a la doctora que no se podía morir porque tenía un pendiente.
____________________________
Yo hace un año regresé de Argentina. Al bajar del avión lo primero que me dijo mi papá fue que mi mamá había estado gravísima en el hospital pero que ya estaba estable. Ese día en la tarde corrí a verla y me vio con los ojos más apasibles del mundo. La llené de besos y le dije que todo iba a estar bien.
Era miércoles.
____________________________
Yo hace un año cumplí 26 años. Mi mamá estaba en el hospital y yo dije que era un cumpleaños muy triste porque ella estaba hospitalizada. Mi hermana dijo que no era un cumpleaños triste porque ella seguía viva. Subí a verla y pasó algo muy bonito que no voy a compartir con nadie porque fue nuestro momento especial de cumpleaños.
______________________________________
Yo hace un año, el 28 de junio, perdí a mi mamá dos días después de cumplir 26 años.
_____________________________________

Hasta la fecha pienso que si hubiera sabido que se iba a ir, no hubiera viajado. Hubiera estado con ella 15 días más, la hubiera abrazado 15 días más. Pero también pienso que así debieron pasar las cosas.
Ahora creo que quizá no le dije suficientes veces todo lo que la amaba y admiraba, por ser una mujer tan valiente, amorosa, fuerte y hermosa; por haberme educado con tanto amor y esmero. No sé.
Quizá si me hubiera quedado algo se habría roto en mi. O no.
Sólo sé que ella se fue hace casi un año y que junio de 2011 ha sido uno de los meses más agridulces de toda mi vida.



Que ya viví, que ya te vas/ Silvio Rodríguez

martes, 26 de junio de 2012

Hola pecesito, hoy cumplo 27.

Hola querido pecesito dorado, hoy cumplo 27 años.
(el aplausómetro estalla)

El año pasado (muchos lo saben, muchos no, a otros no les importa, otros comen caramelos) mi mamá estaba muy grave en el hospital luchando contra el cáncer. Finalmente falleció dos días después de esta fecha por lo que decidí que mi cumpleaños 26 es el cumpleaños más doloroso de mi vida. Pero bueno, ella seguía viva y eso lo hizo bonito; dios me la prestó dos días más.
Así que hoy que llego al año 27 no sé qué pensar al respecto. No sé si festejar, dejar que pase el día en la ignominia, esconderme abajo de una piedra o drogarme con drogas duras como pastel de trufa de chocolate.

Supersticiosa como soy, siempre he creído que en los años pares es cuando menos bien me ha ido (no mal, sino no tan maravilloso) y los años nones han traído cosas muy buenas en mi vida. Si bien, no todo fue horrible en el año 26 de mi vida (conseguí este increíble trabajo na'más) el primer semestre me quedé sin chamba gracias a la fucking burocracia. A pesar de que crecí muchísimo, el proceso de maduración fue a puros madrazos. En otro aspecto, decidí por fin darle fin al remedo de relación podrida y fétida de la que no había podido deshacerme en dos años, y ese autoconocimiento me llevó a la conclusión de que no quiero estar con alguien por obligación social, sino por convicción del estómago, las endorfinas y todo lo que humanamente indique que estoy enamorada.
En este año conocí a muchas de las personas más increíbles que han rockeado mi vida en aspectos tanto laborales como amistosos (como Alex, Sylvia, Ollin, Óscar y Ruy). Con uno (Ruy, por supuesto) no hay una relación real amistosa, pero sin la oportunidad y la confianza que me brindó en el plano laboral, no estaría donde estoy ahora, y no puedo menos que agradecérselo.
Mención aparte para el 'chaviza de onda'. Gracias por escuchar mis lloriqueos, reírte de mis chistes, compartir la buena música, el café, los buenos libros y buenas historias. Sobre todo gracias por la confianza y por la amistad. Te quiero por ser un gran amigo y un ídem ser humano.

El otro día hice un balance de cómo iba a llegar a los 27 años: sin mamá pero con una familia unida; con un buen trabajo (palomita, check); sin pareja pero con sanidad emocional (aunque sigo siendo la misma torpe de siempre en cuanto a cosas del ligoteo y del amor se refiere); con los mejores amigos que se puedan tener (palomita, check). En fin: soy un año más vieja, más sabia y hasta ahora, relativamente feliz.

Estoy lista para lo que tengas en la bolsa año 27. Que según mi estadística supersticiosa, este será un buen, buen año y sólo espero lo mejor.
=)

miércoles, 13 de junio de 2012

Una pequeña disertación (para iniciados) sobre Pedro Almodóvar

Pedro Almodóvar es mi director de cine favorito (del mundo mundial) PERO, a pesar de eso,  no me ha alcanzado la vida para ver todas sus películas (me faltan 7 de 18).
Conocí sus películas con Tacones Lejanos. Supongo que iba en la universidad porque esa película me la consiguió el que en ese entonces era mi novio, en un puestecillo afuera de  la facultad de Filosofía y Letras; fue amor a primera vista.

Luego de ese primer encuentro, como buena obsesiva que soy, busqué más filmografía y así fue como di con Todo sobre mi madre, Hable con ella, La mala educación y creo que en ese tiempo estaban por estrenar Volver. Desde aquel año empezó un romance que hasta hoy no ha podido caducar.

Desde que conozco sus filmes, siempre he dicho que al cine de Almodóvar o lo amas o lo odias, no hay medias tintas, (sobre todo para los hombres). Y sí; hace unos años el periódico La Nación, dijo que sus películas retrataban una España llena de travestis, yonquis y desadaptados, pero también la Academia se ha acordado varias veces de él.
Y finalmente eso era Pedro: un gay que aceptaba, machacaba y dignificaba su sexualidad por medio de un cine agresivo, lleno de color, basado en tramas 100% homoeróticas y con mil escenas incómodas (por ejemplo el golden shower en Pepi, Luci y Bom). Pero con cada película asentaba su estilo y reforzaba su estatus de director de culto.

Después de la alocada época gay (que incluyen La ley del deseo, Kika y Qué he hecho yo para merecer esto, entre otras) empieza una etapa mucho más madura, con fotografía menos pop e historias mucho más introspectivas (para Pedro, analizar a la mujer es parte de analizarse a sí mismo también). Quizá las referencias gay continuen, como en Todo sobre mi madre (como 'La Agrado' uno de los personajes más entrañables de toda su filmografía) pero no son el eje de la historia. Pretende contar algo más allá de que, ejemplo, la Agrado tenga pene, o que Huma Rojo sea lesbiana.

Para Hable con ella ya tenía madurado el concepto del universo femenino que inicio con La flor de mi secreto y aún antes con Mujeres al borde de un ataque de nervios. La preguntas, ¿de qué hablan? ¿qué piensan? ¿cómo sienten? ¿cuál es el tipo de relaciones que establecen entre ellas? se respondian una por una. Para Volver (olvidemos ese tropiezo espantoso  de 'La mala educación' con el imbécil de Gael García) ya estaba completamente en el núcleo del universo femenino; inmerso en las causas y azares, las lealtades y los secretos que están presentes en la vida de cualquier mujer y las mujeres que le rodean.

En Los abrazos rotos comienza la siguiente etapa de maduración en su filmografía: los coqueteos con el cine noir (pero no completamente). Es decir, más que un salto, es fue una evolución gradual. Si bien, continua hablando sobre las mujeres (porque de alguna forma el personaje de Penélope Cruz es un eje) adquiere un aspecto nuevo al darle mucho más juego a Lluis Homar como el personaje principal, pero con la variante del tinte policiaco. Ese fue el guiño para desatar por completo la nueva era en la que se gestó La piel que habito.
En La piel, además de marcar el retorno de la dupla Pedro Almodóvar-Antonio Banderas, los cambios son sustanciales empezando por  el guión, que es una adaptación del libro 'Tarántula', del escritor Thierry Jonquet.
(Iba a darles una mini sinopsis pero como es un post para iniciados, pues seguro ya saben de qué se trata)
Okay, les dejo el link de la señora wikipedia. Hay un chingo de spoilers, pero no digan que no les avisé.
Finalmente, creo que La piel habito es la muestra fehaciente de la superación de su filmografía. Sólo basta compararla con cualquiera de las otras películas para darse cuenta que logró afinar el lenguaje, la fotografía y las historias. Amén, por supuesto, de la música que acompaña a todas las producciones.
Pero ese tema es para otro post.
continuará...